M. Rajoy, mentiroso compulsivo y presidente

@ellibelaresc

Ya hemos hablado en este Liberal más de una vez del mentiroso compulsivo que es Mariano Rajoy, pero seguiremos insistiendo en esa virtud del presidente que tan buenos resultados le da y denunciaremos la noria de sus votantes que, pese a las evidencias y declaraciones de jueces de la mafia que preside, le siguen votando. La mentira, en Rajoy, le sirve para ganar elecciones y mantenerse en el poder.

En un político se pueden justificar o perdonar ciertas frivolidades, incluso que se sobrepasen en promesas electorales. Pero la mentira, el engaño debería inhabilitarlo. Y es que Rajoy la dice y cree hacernos ver que lo suyo no es mentira, tanto que se atreve a teorizar sobre las bondades de la verdad y a tachar, ex cáthedra, a los dirigentes secesionistas de mentirosos por haber casi obligado a los catalanes a caminar por los cerros del independentismo sin el calzado adecuado, sabiendo que el camino les produciría ampollas en los pies y no los conduciría a ninguna parte. Interesante reflexión si no procediera de uno de los mayores embusteros del reino. La sartén dando lecciones al cazo. Vivir para ver.

Y no se acuerda de sus mentiras, tantas que casi se hace imprescindible un inventario que nos permita actualizarlas. Os recuerdo las más escandalosas: no se iban a subir los impuestos porque significaban más paro y recesión, especialmente el IVA que era un sablazo de malos gobernantes; se iba a meter mano a todo menos a las pensiones, la sanidad y la educación; jamás habría una amnistía fiscal porque era injusta y antisocial; nunca se abarataría el despido sino que se promovería el contrato indefinido como norma general; se llamaría a las cosas por su nombre, y de ahí que no hubiera rescate sino línea de crédito en condiciones ventajosas, ni amnistía sino regularización, ni aumento del IRPF sino recargo temporal de solidaridad.

De la misma manera, Rajoy nunca cobró sobresueldos en dinero negro, ni supo que la reforma de la sede de su partido se pagaba en B, ni escuchó los martillazos con los que se destruyeron los discos duros de los ordenadores de Bárcenas, ni conocía su fortuna en Suiza cuando le pedía que fuera fuerte, ni era capaz de identificar a aquel tipo que aparcaba el coche en el garaje del PP al que todos llamaban Correa, ni podía saber que aquel mismo individuo y no el PP le pagó un viaje gratis total a Canarias con la familia para relajarse, ni controlaba los gastos cuando era jefe de campaña ni se enteraba de los donativos que graciosamente llegaban al partido a cambio de obras, que son amores y no buenas razones.

Por eso, sumido como está en esa mentira que rehabilita a Rajoy, preguntado sobre si volverá a presentarse a las elecciones contesta que evidentemente sí, porque se ve en uno de los mejores momentos de su vida y que Aznar diga lo que quiera sobre si con ocho basta. Salta a la vista que la tensión entre José María Aznar y Rajoy Brey puede cortarse con un cuchillo.

Que me disculpen los votantes de Rajoy (no digo del PP). Pienso que, y no quiero que suene a insulto, lo vota gente con el cerebro más destruido que los discos duros de Génova. Irresponsables que no saben que la corrupción del PP significa pobreza para todos, incluidos los que le votan.

La última: Rajoy tacha de ‘absoluta vergüenza’ y una “enorme mentira” que Marta Rovira, ERC, le acuse de amenazar con “muertos en la calle”. Y Méndez de Vigo llama a los catalanes “a tomar nota de quién miente por sistema”. ¿Estará hablando de Rajoy?¡No me lo puedo creer!

En la gacetilla de mañana hablaremos de ETERNIZAR EL CONFLICTO CATALÁN.

Anuncios

La izquierda desnortada de este País

@ellibelaresc

Con la gacetilla de hoy no es la primera vez, y supongo que tampoco será la última, que recriminamos a las llamadas izquierdas españolas su nefasta tendencia a la polarización, a encasquillarse en irrelevantes discusiones cuando hay principales que ejecutar y en ser responsables de muchos de los males que aquejan a esta sufrida España. Ya lo hemos dicho en más de una ocasión: la extrema división y subdivisión de la izquierda en la guerra civil fue una de las razones por las que se perdió la contienda, y con ella la pérdida de la República y la llegada de la nefasta Dictadura. Y para no ir tan lejos también les acusaremos de ser las culpables de que este País siga siendo gobernado por un partido político que debería estar ilegalizado hace tiempo por culpa de su corrupción y, con ella, haber ganado elecciones autonómicas y estatales con ventaja económica respecto de los demás concurrentes.

En la misma dinámica insiste el periodista José María Izquierdo en un zasca radiofónico al PSOE y a Podemos por dejar que Cataluña les despiste de lo importante. “Pues nada, ustedes sigan que si Colau, que si la CUP, que si Puigdemont […] ¿Y si nos ocupamos de lo importante, despejamos un poco la cabeza y nos ocupamos del destrozo social que está generando en nuestro país una política neoliberal más agresiva, si cabe, que en el resto de Europa?”.

Las actuaciones del PSOE y de Podemos en estos últimos tiempos son desconcertantes. El PSOE, con la victoria de Pedro Sánchez frente a la derecha de Susana Día y su coro de barones y “ex”, ilusionó mucho a su electorado aquella noche mágica y siguientes. Sánchez se presentaba con un sólido proyecto social para encarar la política de derechas y neoliberal del PP. Pero llegó lo de Cataluña, dice Izquierdo, “y de aquello que entonces se dijo, habrá que aguardar a que corran tiempos mejores”. Y por otro lado los “muy revolucionarios” de Podemos, “inmersos en el marasmo del sí y no del independentismo” y cada vez más contradictorios, perdidos, ambiguos y desnortados.

Y mientras, el PP dando carnaza, ofreciendo titulares afines a sus intereses que permiten desviar la atención (por ejemplo que la deuda externa de España ha llegado a un máximo histórico de 1,911 billones de euros entre pasivos públicos y privados, como ha publicado el Banco de España) y ocultar al País no ya su corrupción e indecencia, sino lo realmente crítico y demoledor: que el 13% de los trabajadores españoles tiene una renta inferior al umbral de la pobreza, dato solo superado en Europa por Rumanía y Grecia; que la tasa de paro es insoportable; la precariedad no cesa de crecer, alcanza a uno de cada tres asalariados, y los salarios se devalúan escandalosamente. ¿De verdad pueden pavonearse Guindos o Rajoy de nuestra extraordinaria mejora económica? ¿Quién puede disfrutarla? Pues nada, ustedes sigan que si Colau, que si la CUP, que si Puigdemont.

ÚLTIMA HORA: como ya comentábamos ayer los malos presagios se han confirmado. Barcelona ha sido eliminada en primera ronda en la carrera por la Agencia Europea del Medicamento. Ni su majestad ni Rajoy han podido evitar el desastre que culpan al independentismo, y Puigdemont a la policía y al artículo 155.

En la gacetilla de mañana hablaremos de M.RAJOY, MENTIROSO COMPULSIVO Y PRESIDENTE.

¿La AEM será hoy para Barcelona?

@ellibelaresc

Entre la corrupción del PP y el Procés uno no sale del asombro diario. La noticia que comentamos hoy tiene toda la mala leche del mundo porque si se consigue es debido a que la monarquía española y el PP están siempre pendientes de Cataluña, la aman y estiman y hacen lo indecible por conservar y promocionar su bienestar; y si sale mal será debido, cómo no, a los independistas que con su obcecación (y ahora nos enteramos que todo lo hacían de mentirijillas, para probar a ver qué salía) han destruido a Cataluña.

El PP y sus asesores en el Gobierno se han dado cuenta de que la propuesta podía ser un estímulo muy grande para votantes indecisos y se han puesto manos a la obra implicando a la PPmonarquía.

El caso es que nos hemos enterado de que el rey Felipe VI y Mariano Rajoy se han implicado una vez más con Cataluña y lideran la batalla final de España para intentar conseguir algo que estaba prácticamente hecho y que los independentistas desbarataron con su insensatez: que la Agencia Europea del Medicamento (AEM) se instale en Barcelona tras verse obligada a dejar Londres por el Brexit. La Ciudad Condal era la gran favorita hasta que se puso en marcha el proceso independentista. Fracasar supondría un duro mazazo que, unido a la amenaza latente de que el Mobile World Congress ya no celebre en Barcelona su edición 2019 -la de 2018 está asegurada-, dejaría muy tocada la imagen de Cataluña; por contra, la concesión de la AEM sería un potente revulsivo para la recuperación.

El Rey, nos dicen desde Zarzuela, sabe que es casi imposible conseguir la Agencia tras la crisis catalana, pero se ha ofrecido a hacer gestiones con los gobiernos europeos que más se resisten a la opción de Barcelona, y Rajoy hace público que también está actuando personalmente en la ofensiva para conseguir votos suficientes en la Unión Europea hoy, día 20. El PP no quiere darle excesivo protagonismo público al Borbón por si las cosas salen mal y se le pueda acusar de que su gestión ha sido inefica (como lo será, pienso yo). Así y todo se dice en la prensa que Felipe, preocupado como está por el bienestar de sus súbditos catalanes, ha telefoneando en los días pasados a otros jefes de Estado y de gobierno para “tranquilizarles” respecto a una solución satisfactoria del conflicto secesionista a corto plazo. Las otras ciudades que luchan por hacerse con la agencia son Bonn, Milán, Ámsterdam, Atenas, Bratislava, Bruselas, Bucarest, Copenhague, Dublín, Helsinki, Lille, Oporto, Sofía, Estocolmo, Malta, Viena, Varsovia y Zagreb.

La nueva estrategia, tras el conflicto, la aplicación del 155, la inseguridad jurídica que ofrece en estos momentos Barcelona, la inestabilidad política, huida de empresas y una alcaldesa que actúa como una independentista, cosa que conlleva claramente su apuesta euroescéptica, dicen los medios afines, consiste en convencer a los socios de que con la adjudicación de la Agencia a Barcelona la Unión Europea daría un mensaje claro de que no hay secesiones en su territorio y se respeta la integridad territorial de sus miembros, lo cual favorecería la estabilidad no sólo de España, sino del club en su conjunto. La candidatura, vistos los antecedentes y cómo se ha resuelto el conflicto, redundaría, según Alfonso Dastis, ministro de Exteriores, en beneficio de «la Unión Europea en su lucha contra los populismos y los nacionalismos […]por la economía de Barcelona, por el dinamismo empresarial que generaría y por su impacto en las ciencias de la salud».

Pero si somos objetivos diremos que las cosas no pintan bien. La pasada semana el periódico Financial Times descartaba a Barcelona por los sucesos de octubre y situaba como favoritas a Milán y Bratislava (Eslovaquia), pero ni el Gobierno español ni las otras dos administraciones (Generalitat y Ayuntamiento de Barcelona) tiran la toalla. El ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, también admitía el pasado miércoles en la sesión de control al Gobierno en el Congreso que la batalla para conseguir que la elegida sea Barcelona «se antoja difícil» por la situación política que atraviesa la Ciudad Condal, pero que el Ejecutivo ha «redoblado los esfuerzos» por conseguirlo.

En la gacetilla de mañana hablaremos de LA IZQUIERDA DESNORTADA DE ESTE PAÍS.

Por las mañanas ya refresca

@ellibelaresc

Además de mantenerse firmes en su postura sobre las bajas temperaturas matutinas, los dos sindicatos mayoritarios españoles, CCOO y UGT, se han mostrado muy interesados en saber cómo van las cosas por España, aunque no han precisado si se refieren a la clase trabajadora, a los ciudadanos más acomodados, a los arzobispos, al gremio de pasteleros, al piolín o a la Casa Real. “Es una pregunta en general, sin ánimo de señalar a nadie”, puntualizaron ayer al unísono los líderes sindicales de estos sindicatos desde algún lugar indeterminado del Universo todo y que muchos analistas insisten en situar en una dimensión perpendicular, compuesta de gas, pequeños fragmentos de roca, fantasía y color. “No están en la Luna pero tampoco en una nube ni en un planeta, y menos aún en una oficina”, advierten los expertos.

La astronómica distancia existente entre los dirigentes de ambos sindicatos y la corteza terrestre no ha sido obstáculo para que esta madrugada se volviese a recibir una señal muy clara en la Estación Espacial Internacional que, una vez descifrada, fue remitida al Centro Superior de Investigaciones Científicas de España. “¿Estáis bien?” y “¿Cómo van las cosas por ahí abajo, campeones?” son los dos mensajes recibidos por los astrónomos y que hoy mismo ya han sido difundidos entre todos los militantes y la población en general, especialmente entre los casi cuatro millones de parados que permanecen atentos a las señales del espacio exterior. Una tercera señal de los dos secretarios generales a través de Rusia, confirmando que las mañanas en España están siendo ya más frescas, ha vuelto a reforzar la imagen de unos líderes que a pesar de su lejanía con la atmósfera de la Tierra continúan preocupados por las pequeñas cosas del día a día. “Creemos que están diciendo que os pongáis una rebeca”, han dicho los rusos, y también Toni García, digo yo.

En la gacetilla de mañana hablaremos de ¿LA AEM SERÁ PARA BARCELONA?

Podemos ya es republicano

@ellibelaresc

Yo también estoy de acuerdo con que una de las actitudes que menos me gustan de Podemos es la ambigüedad con que tratan ciertos temas que tienen en sus Estatutos pero miran de perfil porque no les favorecen. Ya se lo he reprochado más de una vez en este Liberal, al no entender que, pese a los votos, a su posible sangría, no defiendan públicamente lo que tienen escrito: que este país añora la República y la van a proponer y defender con uñas y dientes.

Ha sido en estos días pasados cuando con su otra ambigüedad, el tema de Cataluña, Podemos ha tenido que dar un paso adelante, desactivar a los independentistas del grupo y declararse abiertamente republicano, que ya lo eran en los Estatutos. Por eso es de aplaudir que el secretario general de Podemos se ponga más antimonárquico que nunca y recupere un discurso más social y a la izquierda. Y un consejo: con Podemos ya está ocurriendo como con la izquierda antes, durante y después de la guerra civil: se pasan el tiempo discutiendo ideales y propuestas y ahí se acaba todo. Llega la ineficacia, la imposibilidad de aplicar programas y el desconcierto general. De ahí a nada asistiremos a su atomización y posible desaparición o presencia en un lugar político muy insignificante o testimonial.

En un acto celebrado hace unos días en Madrid en el Teatro del Círculo de Bellas Artes y en defensa de la “plurinacionalidad” como fórmula para resolver el problema catalán, el líder de Podemos ha arremetido contra Felipe VI con mayor virulencia que nunca. “Quiero preguntar al ciudadano Felipe de Borbón: ¿Aceptaría usted que la ley se aplicase con todo el rigor a su cuñado? ¿Y a su hermana? ¿Y a su padre? Señor Felipe de Borbón, ¿aceptaría someterse a la ley como el resto de los españoles? Señor Borbón, para hablar de la ley hay que aceptar someterse a ella”.

Y en una entrevista con la cadena boliviana ATB declara que “Una España republicana es más atractiva para los catalanes y los vascos que el modelo monárquico, que excluye y agrede […] El rey anterior fue siempre un franquista confeso, llegó a la jefatura del Estado por la ley de sucesión franquista y señalado por el dictador. A pesar de eso, de la corrupción y de sus conocidos vicios, era un jefe del Estado útil. El monarca actual es educado, culto, no se le conocen vicios equiparables. Pero, ¿para qué sirve? ¿Cuál es la necesidad de tener un jefe del Estado que no ha sido votado? ¿Ayuda a que España sea un proyecto integrador? […] ¿Este rey que rara vez habla de los problemas sociales puede ser un símbolo incluyente? Parece que no. […] Me han trasladado que está enfadado por estas cosas que digo, y está en su derecho de votar al PP y hablar al favor del PP, pero nuestro país se merece un jefe del Estado que se presente a las elecciones por un tiempo determinado y si quiere volver a ser jefe del Estado se vuelve a presentar. Si quiere ser jefe del Estado, preséntese a las elecciones”.

Es de agradecer, políticamente hablando, que las críticas a la monarquía se hayan convertido ya en permanentes en el discurso de Podemos, con referencias al “bloque monárquico” donde encuadran a PP, PSOE y Ciudadanos: “Los que dicen que España es uninacional, básicamente no entienden España, no son españoles, son monárquicos […] Las banderas de nuestra patria son las que cuidan, no tienen sentido las que agreden”, porque, a su juicio, no sirven de nada “como trapos en los que se envuelven los corruptos[…] Queremos un país que cuide la sanidad, la educación, las pensiones, a los parados, a las pymes… lo que importa de las banderas no son los colores, son la dignidad civil y comunitaria que representan”.

En la gacetilla de mañana hablaremos de POR LAS MAÑANAS YA REFRESCA.

Salvarle la vida a la vieja España

@ellibelaresc

Os gustará este artículo, Cosmopaletos en acción, de Raúl Solís.

Son finos, elegantes, gente de éxito, han publicado infinidad de novelas, obras de teatro, películas y sido invitados a cientos de actos con alfombra roja. Son asiduos a las galas más rimbombantes de panorama cultural, social y económico. Militaron en la izquierda al principio de la Transición, celebraron años más tarde las victorias de Felipe González, se hicieron embajadores de la modernidad española en el mundo y dicen que corrieron delante de los grises aunque los que se batieron el cobre por la democracia dicen no haberlos visto nunca.

Con los años, se han ido cabreando con el mundo al que hablaban porque no les hacía ni puñetero caso. Algunos se hicieron correligionarios del UPyD de Rosa Díez porque les ponía el papel de Isabel la Católica que representaba la vasca más española que ha parido madre en tierras cántabras. No vieron venir el 15M y, cuando ya no les quedó más remedio que ver la ola, lo que hicieron fue criticarlo en sus artículos semanales o en sus entrevistas estelares. No criticaron el 15M con la vehemencia de la derecha, sino con el paternalismo de quienes, desde su atalaya, pensaron que tanta chavalería estaba equivocada y que ser de izquierdas se curaría con la juventud. Ellos se curaron.

No se les conoce la firma de un solo manifiesto contra los desahucios, ni a favor de una ley que pare las ejecuciones hipotecarias, ni contra las reformas laborales que tienen a un 47% de españoles ganando menos de 1.000 euros, ni contra la violencia machista que mata cada año alrededor de 60 mujeres, ni contra los recortes en Sanidad, Educación, ni contra la subida al 21% de IVA que está matando a los creadores que no juegan en la Champion cultural o contra las puertas giratorias en las que algunos han dado más de una vuelta.

Nada dijeron cuando el Tribunal Constitucional impugnó el Estatuto de Autonomía de Cataluña que había sido votado en una consulta legal, pactada, con garantías y vinculante. Tampoco nunca salieron a manifestarse sobre las bravuconadas del PP contra Cataluña que ha conseguido la gesta de, en sólo seis años, pasar del 12% de independentistas al casi el 50%.

No dijeron ni pío de la Ley Mordaza que ha multado a casi 40.000 ciudadanos por atreverse a protestar, entre ellos a periodistas por realizar su trabajo, ni de las brutales palizas que la Policía y la Guardia Civil propinaron en Cataluña a los ciudadanos que querían votar en un referéndum sin vinculación jurídica, ni de los despidos en los medios de comunicación en los que escriben contra un país que no entienden, que no quieren entender y que desprecian desde su comodidad de ciudadanos de identidad cosmopolita.

No dicen nada de la precariedad en la que están los jóvenes creadores que intentan vivir de lo que ellos viven, no dicen nada del paro juvenil que afecta al 50% de los jóvenes españoles, ni de la insoportable desigualdad que tiene a 14 millones de españoles durmiendo en el umbral de la exclusión social sin nadie que salga a rescatarlos o firme un manifiesto por una renta social básica para que, en la cuarta economía de la Eurozona, no haya nadie sin nada.

Muchos de ellos no viven ni en España, pero saben más que nadie del conflicto con Cataluña. Son los abuelos cebolletas de la Transición, encantados de haberse conocido y con una ira inexplicable por las nuevas generaciones de españoles que dicen querer votar una Constitución que sólo han ratificado el 20% de los españoles vivos.

De tanto acudir a ágapes del Instituto Cervantes y otras entidades públicas y privadas de la élite intelectual, han olvidado que la cultura es un artefacto contra la injusticia para promover los cambios y no un instrumento de los poderosos para frenar las ansias de cambio de la ciudadanía. Dicen que son ciudadanos del mundo, aunque no se les conoce declaración en la que aboguen por la unificación del mundo en un ente político unitario. Son los Clinton de provincias, los que eran progres cuando era muy fácil ser progre con tres proclamas a favor del matrimonio LGTB o por la paridad en los consejos de administración del IBEX-35.

Son nacionalistas españoles y no lo saben, cosmopaletos en acción, que escriben sus columnas en habitaciones de Manhattan o entre vuelo y vuelo internacional, desprecian los cambios y están enfadados con una generación que ya no los considera referencia intelectual. No han tenido empacho en manifestarse al lado de la extrema derecha para perpetuar el régimen del 78 que heredamos de las imposiciones franquistas con el que a ellos les ha ido tan bien. No han firmado un sólo manifiesto para rescatar a las clases populares de la inmundicia en la que vive un 30% de la población española, pero no les ha temblado el pulso para salir a salvarle la vida a la vieja España que se lía a palos contra la España que quiere pasar página definitivamente de las bases franquistas sobre las que se levantó el actual sistema político, que ha sido portada en el mundo entero por estar más cerca de Turquía que de Portugal.

En la gacetilla de mañana hablaremos de PODEMOS YA ES REPUBLICANO.

El Borbón y los sefarditas

@ellibelaresc

En días pasados hemos tenido en España la visita de Estado del presidente de Israel, Reuven Rivlin. Durante la cena oficial con el Borbón, el mandatario no dudó en decir lo que fuera con tal de agradar a su anfitrión, ese al que los españoles le pagamos al día, prácticamente, lo que gana al mes quien perciba el salario mínimo interprofesional. “España es un país unido y el rey símbolo de esa unidad”, dijo el presidente israelí y se quedó tan ancho.

Cierto que en este tipo de actos el protocolo y muchas veces el decir por agradar son práctica habitual. Pero la verdad es que ciertas declaraciones tendrían que sopesarse antes de hacerlas públicas porque, en mi caso, especialmente, tengo serias dudas acerca de si España es un país unido, pero de lo que estoy absolutamente convencido es de que el rey no es símbolo de unidad. En todo caso y si es capaz de unir todo es, precisamente, todo lo que millones de españoles no queremos ver ni en pintura. ¿Qué monarca obvia la crisis de modelo de Estado, que cuestiona incluso su propia figura, y tira balones fuera centrándose únicamente en la cuestión catalana? ¿Qué rey que sea símbolo de unidad calla ante cifras tan demoledoras de desigualdad que tenemos en el País? ¿Qué jefe de Estado guarda silencio cuando la miseria asola al país entero mientras la corrupción se extiende, incluso, en el seno de su familia (evidenciando, eso sí, que la ley no es igual para todos)? ¿Es el Borbón símbolo de unidad de los republicanos, el heredero del heredero del dictador, impuesto por él y por su sangre azul? Somos muchos que ni lo queremos ni lo votamos, y nos indigna que se pavonee con la única justificación de que nació Borbón.

Pero hay más que decir de esta cena de gala. Si el israelita se pasó cuatro puertos diciendo que somos una piña y que nuestro rey es el vigía de esa unidad, el Borbón no se quedó corto adulando a los judíos, esos cuya expulsión fue ordenada en 1492 por los Reyes Católicos mediante el Edicto de Granada con la finalidad, según el decreto, de impedir que siguieran influyendo en los cristianos nuevos para que estos judaizaran. El cinismo y la hipocresía del jefe de Estado español es tal que se permite el lujo moral de declarar que “nos emociona ver cómo sefardíes de todo el mundo acuden al reencuentro con España y, sin perder su previa nacionalidad, se convierten en nuevos compatriotas nuestros […] El pueblo judío encarna una parte fundamental de la historia española”.

En ese sentido, Felipe VI sí es símbolo de unidad, pero de todas esas personas que anteponen el capital sobre los Derechos Humanos, que confunden la solidaridad con la caridad y las ayudas con las limosnas. Así pues, ese señor ni me representa ni lo elegí, me fue impuesto sin contar mayor mérito que su apellido, dicho lo cual, sencillamente, me sobra. En nuestro tiempo es difícil defender que una magistratura del Estado esté asociada a una familia en lugar de estar sujeta a una oposición o elecciones.

POR SI NO LO SABÍAS: Mariano Rajoy declara que “Hubo casos de corrupción también en mi partido, pero son casos del siglo pasado”. ¡Qué lamentable que se le consientan estas frivolidades!

En la gacetilla de mañana hablaremos de SALVARLE LA VIDA A LA VIEJA ESPAÑA.

La camiseta republicana

@ellibelaresc

Y la última de jugar al despiste ha sido el revuelo que Mariano, el PP y multitud de descerebrados (no necesariamente futboleros) han montado con la camiseta republicana de la selección nacional de fútbol. Los del PP se hacen los tontos, dicen que la noticia es de bajo perfil, que las ha habido más bonitas y se muestran satisfechos porque la polémica ya está en la calle y no se habla de ellos, de su corrupción y de, es la última, los sobres a Rajoy.

No somos un gran país, por mucho que lo repita Mariano Rajoy a modo de mantra. Somos un país de mierda que se pone patas arriba porque no acierta a distinguir con claridad si el color de una franja de la camiseta de su selección de fútbol es azul o morada. “La camiseta republicana”, advierte la prensa cavernícola. “Al Gobierno no le hace gracia el nuevo diseño”, dice un presidente de la Federación Española de Fútbol que suspendió la presentación de la camiseta y no descarta cambiar el diseño. “Al que le gusta la camicheka es a Pablo Iglesias”, escribe un ingenioso Jiménez Losantos en El Mundo, diario que financia sus regüeldos.

España es un país daltónico que solo distingue los colores que le interesan. Un país retorcido y estúpido que se desgañita gritando contra una camiseta mientras permanece en silencio contra un Gobierno que le roba (el instructor jefe de la UDEF confirma en el Congreso que Mariano Rajoy cobró en B), que se burla de sus ciudadanos (interviene las cuentas de un ayuntamiento que ha rebajado 2.000 millones su deuda), y les condena a un futuro espantoso (Los cinco años de gobierno del Partido Popular se han caracterizado por la falta de una política de ingresos destinada a sustentar el actual sistema de reparto de la Seguridad Social).

Cuando la deriva nacionalista catalana pierde fuerza, por aburrimiento, el poder confecciona un nuevo capote con el que torear a los ciudadanos. ¿La camiseta de la selección? Si sirve para que no se hable de las cosas realmente importantes, perfecto. Y los ciudadanos de este país de daltónicos, incapaces de distinguir los colores, los asuntos que realmente afectan a sus vidas, agachan la cabeza y embisten con nobleza.

¡Qué País! ¿Es que esa llamada izquierda que habita en el Congreso no será capaz de abandonar las estupideces que les separan y centrarse en lo que piden los ciudadanos? ¿No se enteran del daño que nos están haciendo? ¿Dónde está ese PSOE tan vital y fiel a no es no que con tanto denuedo nos transmitía Pedro Sánchez? ¿Y ese Podemos que está desvariado y atomizándose en disputas insultas e intrascendentes? ¡Que poca memoria histórica parecen tener los líderes y responsables de estos partidos! El objetivo primordial, se lo decimos por enésima vez, es echar a Rajoy y los suyos del Gobierno. Rajoy debe irse para que podamos vivir en paz, honradez y libertad.

En la gacetilla de mañana hablaremos de EL BORBÓN Y LOS SEFARDITAS.

Jordi Évole entrevista a Maduro

@ellibelaresc

Vi el domingo la entrevista de Évole, en Salvados de La Sexta, a Nicolás Maduro. Entrevista hecha después de haber hecho esperar en una sala al periodista durante más de 30 horas. Maduro se presentó vestido con uno de esos blusones negros y apostólicos que por algún motivo gustan tanto a los líderes del comunismo crepuscular.

En su programa semanal televisado, una semana antes, anuncia Maduro que acepta participar en el programa de Jordi Évole, “muy bueno, candente; no es un periodista complaciente, es mordaz, creativo, informal. Yo lo veo todos los domingos, y te digo, Jordi, que puedes venir a Caracas cuando quieras, y aquí estoy a tu orden”.

Durante la entrevista Évole ha estado muy en su papel, lanzando ganchos y “crochets” que no los parecen gracias a su encanto, pero que dejan magulladuras posteriores.  Maduro se zafaba de las preguntas y evitaba responder a los datos con la misma torpeza que los políticos españoles, usaba la misma retórica grandilocuente y vacía para lanzar sus mensajes prefabricados y esquivaba las evidencias con la misma propaganda barata. Quizás el presidente no esperaba tanta “agresividad” en sus preguntas y en las respuestas se ha mostrado cerrado y solo convincente para quienes creen en él. Para mucha gente ha sido falso, difuso, populista, repleto de tópicos propios de las dictaduras suramericanas y ambiguo. No contesta, divaga utilizando la jerga revolucionaria propia del chavismo, y cuando lo hace se contradice en lo esencial, sobre todo cuando justifica los males del país en la presión del capitalismo americano y el aislamiento a que está sometido Venezuela por Trump, y no contesta cuando se ve acosado: especialmente cuando le preguntan qué es para él una dictadura y por qué la gente no dispone de lo más vital para sobrevivir: alimentos y medicamentos. Siempre la culpa es de los demás. Tampoco contesta cuando le preguntan por la violencia de su policía en las manifestaciones que se hacen contra él, y si contesta lo hace diciendo que tiene que actuar porque los violentos pretendían asaltar bases militares; ni cuando le piden que aclare si en su país hay presos políticos y contesta que no, que lo que hay son políticos delincuentes. Con ese toma y daca se llegó al momento más interesante de la noche, cuando la corrupción se asomó a las alfombras del chavismo. Así lo reconoció en parte Maduro, titubeante, como si se tratara de un fenómeno de otra galaxia. “¿Hay demasiada corrupción en Venezuela?”, insistió el periodista. Maduro encajó el golpe y se lanzó a reconocer a corruptos cercanos, que ya no están en la revolución, ni siquiera en el país. “Nosotros hablamos con el corazón y hablamos con la verdad”, se defendió el presidente. También acusa a Cáritas y a todo el contexto de la iglesia católica de contrarrevolucionarios ( y en esto tal vez tenga razón, la suya, porque ya se sabe que estas gentes siempre están de lado del capital y no de los pobres, a los que usan para enriquecerse). Maduro, abrumado, no abandonó la compostura, muy alejado del presidente que amenaza e insulta a los opositores y a sus enemigos exteriores sin contemplaciones durante sus constantes comparecencias televisivas.

Terminado el programa el Presidente ya no pensaba lo mismo, y me pregunto cómo fue posible que se plegara a esta entrevista, siendo como es, y, por otra parte, cómo después de lo visto, Maduro dejó salir de Venezuela a Évole con la grabación en la maleta, porque Nicolás Maduro, terminada la entrevista, y no sé si alguien de su equipo le indicaría lo mal que había salido para los intereses bolivarianos, ha criticado duramente a Jordi Évole en una alocución pública televisada: “Eso no fue una entrevista, fue un interrogatorio, inclusive las luces que él montó es como si yo estuviera preso en Guantánamo y él estuviera con cables de electricidad en el cuerpo y me ponía brrr, brrr.  Le faltó darme cachetadas, pegarme”.

“Yo puse mi mejor sonrisa, mi mejor disposición y contesté con la verdad. Y sí, bueno, sos candela, compadre. Me hizo 100 preguntas, 98 con veneno. Y dos y medio suavecitas para disimular […] Pero así es la vida. Yo creo que él expresó todo el veneno que en España se ha inoculado contra la revolución bolivariana. Contra el comandante Chávez y ahora contra mí. Y yo dejé que el veneno fluyera y saqué el mejor antídoto contra el veneno de la mentira, que es decir con sencillez y humildad la verdad de un país que enfrenta dificultades, que busca soluciones y que construye la grandeza del futuro de potencia que vamos a hacer los venezolanos y las venezolanas”.

Maduro asegura en su programa televisivo de horas inacabables que si hubiera sabido que Évole llevaba una tableta con vídeos, él habría llevado vídeos “mostrando la otra cara de Venezuela. Él empezó la entrevista con un truco que le hizo una entrevistadora estadounidense al comandante Chávez. Él me sacó una bolsa con billetes de 100 bolívares para decir una situación difícil, el tema de los billetes para el pago en las calles […] Han querido posicionar en nuestro país y en el mundo el relato del fracaso de la revolución socialista y bolivariana”. La semana que viene la segunda parte.

En la gacetilla de mañana hablaremos de LA CAMISETA REPUBLICANA.

El conflicto catalán le viene de perlas a Mariano

@ellibelaresc

El tema Cataluña es extremadamente grave pero si analizamos bien las circunstancias que lo rodean tendremos que concluir que le está viniendo de perlas al PP y a su jefe, Mariano. Uno llega a pensar que tal vez lo han provocado ellos en su actual coyuntura: políticos en la cárcel y elecciones anticipadas para desviar la atención de asuntos también muy importantes. Se han empleado a fondo en no solucionar nada, sino todo lo contrario: hacer crecer el conflicto a los disparatados niveles actuales para tener a los simplones entretenidos mientras ellos siguen desbaratándonos el país. Parece que están siguiendo al pie de letra una máxima que se explica en Ciencias de la Información: que las noticias hay que valorarlas en función del beneficio que van a producir. Con eso está todo dicho: el secesionismo le ha venido al PP como oro en paño para, de momento, encubrir todas sus miserias, sus corruptelas y sus políticas antisociales. El tsunami informativo sobre la crisis catalana se ha llevado por delante noticias importantes que han pasado desapercibidas en los medios a pesar de que afectan a nuestro bolsillo y a nuestro futuro.

La fiscal del caso Gürtel, en sus conclusiones, sostiene que la trama liderada por Francisco Correa hizo de su enriquecimiento mediante sobornos y comisiones a cargos públicos del PP “un modo de vida” que sirvió para financiar el partido. Y queda probado que el PP y Ana Mato se beneficiaron de las comisiones que cobró el ex marido de ésta valiéndose de que fue senador y alcalde de Pozuelo de Alarcón (Madrid).

La Audiencia Provincial de Madrid ha reabierto las investigaciones contra Rodrigo Rato por presunto blanqueo de dinero al considerar que “ha tenido sociedades domiciliadas en el extranjero cuyo fin era defraudar a la Hacienda Pública”. Alberto Ruiz Gallardón está imputado en la operación Lezo por prevaricación y falsedad documental en el supuesto “desvío de fondos” ilícito para comprar en 2001 la filial latinoamericana del Canal Isabel II y la Fiscalía Anticorrupción y la Abogacía de les Illes Balears han rebajado su petición de condena a tres años de prisión para el expresidente del gobierno balear, Jaume Matas, por delitos continuados de fraude a la Administración y prevaricación.

Caso del 3% en Convergència; reducción por tercer año consecutivo en las partidas de Educación (del 4% al 3,8% del PIB) y de Sanidad (del 6% al 5,8%). En la partida destinada a pensiones, servicios sociales y políticas de fomento del empleo, la reducción será incluso mayor: pasará de recibir el 16,5% del PIB a quedarse en el 16,2%. La pérdida de más de 40 000 millones de euros del rescate a la banca y de 14 471 M  con la venta de sus acciones en Bankia y Banco Mare Nostrum (BMN) tras la fusión de ambas entidades. La confirmación por parte del Ministerio de Empleo y Seguridad Social del aumento en octubre de 3,47 M de parados. El precio de la luz alcanzó el pasado 24 de octubre el precio más alto de los últimos seis años. La aprobación opaca por parte del Senado del CETA. Diferentes grupos de izquierda consideran que sólo beneficia a las multinacionales y CCOO y UGT denuncian que merma los derechos de los trabajadores y cede la soberanía nacional.

Valiéndose del temporal catalán Mariano y los suyos han aprovechado para meter en el cajón la reforma hipotecaria. La norma, que se debería de haber aprobado en septiembre, está pensada para proteger al consumidor de los abusos de las entidades bancarias.

Y ya no hablamos de la pérdida de derechos, el control de la libertad de expresión y la aplicación de la ley mordaza. El último caso lo tenemos en los doce miembros del grupo hip-hop, La Insurgencia, por enaltecimiento del terrorismo de los Grapo en algunas de sus letras. La Fiscalía, que pide para cada uno dos años y un día de cárcel, reclama que los 12 músicos sean condenados al pago de una multa de 4 800 euros cada uno y solicita al tribunal que acuerde la retirada de internet de los contenidos objeto del delito de enaltecimiento del terrorismo. Nada, encarcelar y recaudar.

Todo lo anterior está supeditado al conflicto catalán. Ya me diréis si el tema no le viene de perlas a Mariano. Una vez más: este hombre no está capacitado para dirigir el país y debe irse, o echarlo, para que podamos vivir en paz, honradez y libertad.

En la gacetilla de mañana hablaremos de JORDI ÉVOLE ENTREVISTA A MADURO.