¿Encaja Jesús de Nazaret en su iglesia?

@ellibelaresc

No se entiende que la iglesia católica, que se dice seguidora de Jesús de Nazaret, diga y actúe con parámetros muy opuestos a los de este personaje que, independientemente de su legado religioso, fue un inconformista, un ser distinto, heterodoxo, que fue divinizado por la iglesia, sobre todo a partir de Pablo de Tarso que es el fundador de esta secta, para cubrir sus flaquezas y sus miedos. No era un héroe. Él nunca se dijo Dios, sólo ´hijo del hombre´. Fue un antisistema. Su vida y sus dichos eran una paradoja y una contradicción. Arremetió contra la familia tradicional, algo sagrado entre los judíos: ¿Quiénes son mi madre y mis hermanos? (Lucas 13,31ss), se preguntaba. Defendía a las mujeres adúlteras (Juan 8,3ss) contra la hipocresía de los fariseos, y exaltaba a las prostitutas: ´Ellas tendrán un lugar mejor que vosotros en el Reino de los Cielos´ (Mateo 21,31).

Si la caspa eclesial leyera con objetividad los hechos de este profeta tendrían que cambiar de táctica y dejar de asustarse por todo lo que se salga del orden por ella trazado en la liturgia, la fe, la familia, el sexo. A Roma, diga lo que quiera Francisco, le dan miedo todos los distintos, los que disienten de las rígidas normas de conducta por ella trazadas. Teme a los diferentes sexuales: gais, lesbianas, transexuales, prostitutas; a los diferentes religiosos: ateos, agnósticos, animistas, protestantes, judíos o musulmanes. Le irritan los divorciados, los sacerdotes que dejan los hábitos, las mujeres que abortan, los que practican la eutanasia, los suicidas, los adúlteros, los drogadictos. Arrecia sus castigos contra todos ellos. Pero no contra sus miembros.

¿De dónde nace este miedo al diferente en la Iglesia, cuando Jesús de Nazaret, en quien dice inspirarse, era un ser diferente, que actuaba fuera de las normas, más aún, estaba contra las normas de su iglesia, la judía, cuando consideraba que contradecían la libertad del hombre? Se pronunció contra la ley del sábado, sagrada para los creyentes judíos; contra los sacrificios de animales en el Templo y las especulaciones económicas derivadas de aquellos sacrificios. La tomó a latigazos contra aquellos mercaderes.

A la Iglesia católica le da miedo todo lo que no se encuadra en el orden por ella trazado. Le gusta sólo la familia tradicional, y anatematiza otras formas de relación humana más aptas a la mentalidad de los nuevos tiempos;  se escandaliza con el tema del aborto (¿lo permite a las monjas que son violadas y quedan embarazadas en las Misiones? ¿Qué aconseja a los responsables de estas monjas? ¿Les deja libertad para dar a luz a ese hijo? Tengo entendido que Roma da normas secretas a sus obispos al respecto. Las podéis imaginar.

¿Y todo lo relativo al celibato obligatorio para los sacerdotes? Un absurdo histórico. Sabemos que no sólo Jesús, los apóstoles y los primeros Papas estaban casados, sino también los obispos en los primeros siglos del cristianismo. Lo único que se les pedía a esos obispos casados era que tuvieran una sola mujer, para dar ejemplo a los fieles. ¿Qué pretende la iglesia con esta norma? Evidentemente controlar.

La Iglesia ha tenido y sigue teniendo miedo del Jesús hombre. Profesa que ´se encarnó´, que nació de una mujer, que tuvo todas las pasiones humanas pero, en realidad, cubre su humanidad con un tupido velo divino, para alejarlo de los hombres. Para los de su tiempo Jesús era un profeta loco que no tenía miedo al poder al que más bien desafiaba. Jesús no era un diplomático, ni hombre de medias tintas. Tenía alergia a la hipocresía y a la violencia. No condenaba, salvaba. No soportaba a los que juzgaban a los demás. Lo perdonaba todo. Sufría viendo sufrir. Curaba las enfermedades. No tenía miedo de la alegría, de la felicidad, ni del sexo. Multiplicó el vino en las Bodas de Canaán para que siguiera corriendo la fiesta. No dejaba ayunar a sus apóstoles. Comía y bebía en las mesas de los ricos fariseos, aunque personalmente era pobre, sin casa y a veces sin qué comer. Era un inconformista. Todo lo contrario que los Rouco, Reig Pla, Munilla, Cañizares, Rico Pavés y los demás.

¿Cómo encajar este perfil del hombre-Jesús, un verdadero diferente en su sociedad, en la iglesia católica, que aparece cada día más lejana de sus orígenes, con sus condenas, con sus alergias a todo lo que no comulga con ella, con sus aversiones al sexo, con su miedo a los que no piensan como ella, con su arrogancia de creerse la única fe verdadera?

En la gacetilla de mañana hablaremos de RAJOY ES CULPABLE.

Qué gran actriz eres, Esperanza

@ellibelaresc

Hacía ya tiempo que en mis gacetillas no tenía cabida Esperanza Aguirre. La había desahuciado porque su discurso populachero y su protagonismo impostado ya empezaban a cargarme. Pero los últimos acontecimientos que ha protagonizado, sobre todo el vertido de sus lágrimas de cocodrilo, de nuevo me han cautivado y motivado a escribir esta gacetilla para con motivo de su dimisión (en el día de ayer). A no ser por alguna que otra rana espero no volver a nombrarla en mis gacetillas.

Qué sentidas lágrimas las de doña, y cuánto cursillo en artes escénicas puesto en práctica al salir de declarar de la Audiencia Nacional como testigo del caso Gürtel. Viéndola no sabía si estaba del lado de la comedia, el sainete o la tragicomedia, ´doña Esperanza de Trevélez´, habría escrito esta vez Arniches, aunque con otro argumento, o no. Lo cierto es que esta vez Esperanza se ha superado porque en las tragicomedias, o en los dramas, no es necesario que el actor llore, sino que llore el público. Y ella lo ha conseguido. Su puesta en escena ha sido total, si bien no ha convencido del todo a los críticos porque lo normal es que llore el espectador. Por eso tal vez la actriz Esperanza se ha salido un poco del guion y ha puesto al tanto a Mariano que, cuando le llegue el turno, no va a salirse de su personaje ni un milímetro.

No lloraba de pena por lo que, seguro, le iba a pasar a su mano derecha (como si alguna vez hubiera tenido mano izquierda) Ignacio González, expresidente de la Comunidad Autónoma madrileña, sino por sentirse una mujer burlada y estafada, una Lina Morgan que no se enteraba de nada y con menos vista que un topo. Ella que había regañado a Manuela Carmena una vez, diciéndole que en política se venía llorada de casa, se rompió en lágrimas en el momento más inoportuno, rodeada de testigos y cámaras. Dio la sensación de ser una mujer con mucha pena, con mucho desencanto, pero su teatro nos decía que su llanto era de rabia, de soberbia al verse apeada del pedestal de Margaret Thatcher, del que presumía, al de tonta del bote, reducida al estado catatónico de infanta.

Su ignorancia, su no lo sé llego a tener unos niveles cercanos a la ignorancia socrática del ´solo sé que no sé nada´ cuando la fiscal le preguntó si no sabía tampoco que en muchos de sus actos públicos se cobraban comisiones. Ante la disyuntiva de conocer o desconocer los abusos y tropelías de su cuadrilla, Aguirre admitió desconocerlo todo. No le quedaba otro remedio que admitir, ante un tribunal público, que habíamos tenido a una inconsciente y a una inepta al frente del PP madrileño durante décadas. El modo habitual de hacer política en un país donde, desde hace decenios, el presidente se entera de sus cagadas leyendo los periódicos. Excepto Mariano, que le echa la culpa al árbitro.

Cabría pensar que en todo este asunto corruptivo y sus consecuencias doña Esperanza, tan proclive a hacer declaraciones populistas, se hacía la tonta. No es así. Esperanza es tonta, en el sentido de las acepciones de: ´persona de poco entendimiento o inteligencia´ y de ´aparentar que no se da cuenta de nada´. ´El grave problema de Aguirre no consiste, seguramente, en que ella sea corrupta o haya permitido la corrupción de sus cargos de confianza, sino en que es una política incompetente que ha suplido sus muchas carencias en la capacidad de gestión y control por un populismo de corte supuestamente liberal y que ha exigido a sus colaboradores más próximos -y a los que no lo eran- una fidelidad perruna al tiempo que recibía complacida una sistemática adulación. En la medida en que practicaban esa actitud sumisa, ella ponía por ellos la mano en el fuego. Por eso la tiene abrasada´, opina José A. Zarzalejos. Ha querido serlo todo porque le susurraban al oído que era una política a lo anglosajón (su comportamiento no puede ser más opuesto a ese modelo), una gran liberal, una mujer valiente y decidida. En realidad ni se ha estilado al modo británico, ni ha sido arrojada sino temeraria y nunca fue decidida sino parlanchina e indiscreta. Convencida de disponer de un carisma popular, de verbena goyesca, de chulapa matritense, no ha parado de aparecer, declarar, denunciar, poner la mano en la brasa por este o por aquel… en definitiva, no ha dejado de comportarse como una política imprudente, desavisada y torpe, incapaz de detectar -¿no ha querido o no ha podido?- la rapiña que se estaba produciendo ante sus mismísimas narices. Aguirre, por desgracia para el PP y para la derecha española, ha sido una ignorante que por incompetencia y por ambición ha sido –“in vigilando” e “in eligendo”- la dirigente popular que más daño ha hecho a su partido. Creo yo, o por lo menos una de.

En definitiva, en todo este asunto lo más loable que ha hecho Esperanza Aguirre ha sido dimitir. Que su señor dios la tenga en la gloria.

En la gacetilla de mañana hablaremos de ¿ENCAJA JESÚS DE NAZARET EN SU IGLESIA?

Importancia del aprendizaje temprano de la Religión

@ellibelaresc

Uno ve el proceder de la secta católica y la pertinaz insistencia con que presiona a los gobiernos para estar presente en los planes de estudios y se pregunta a santo de qué tanto interés y qué beneficios esperan conseguir a corto, medio y  largo plazo. Me lo he preguntado muchas veces, y presumo que puedo tener, al menos, una respuesta.

Efectivamente, es innegable que las creencias religiosas no provienen de ningún aprendizaje natural y racional, sino de un temprano, constante y firme adoctrinamiento. De ahí que las religiones otorguen tanta importancia a estar presentes en la Educación, especialmente en las primeras etapas. Porque los primeros años de vida son los más importantes en la educación humana; lo que se cuenta a los niños en esas edades, en las que se carece de herramientas de defensa intelectual, formará parte de sus esquemas mentales y de su subconsciente, la mayor de las veces el resto de su vida.

Durante casi los más de veinte siglos de su existencia el cristianismo ha ostentado y ha hecho suyo el monopolio de la enseñanza, de la cultura y de la educación. En realidad, ha hecho suyo el monopolio de todo, pero eso es otro cantar. La Educación siempre la ha orientado, poderosa como es o ha sido, según sus intereses. El cristianismo ha quemado libros, la Biblioteca de Alejandría entera fue saqueada y quemada por los cristianos en siglo IV; ha vetado a la ciencia, ha perseguido y aniquilado a sabios y científicos, ha retrasado de manera infame el progreso, ha alentado la incultura de los pueblos, ha formateado el conocimiento, siempre cribado por sus vetos y creencias, y según sus dogmas e intereses.  La iglesia católica acepta el progreso solo donde ya no puede impedirlo.

Por eso sigue queriendo ostentar el mismo potente influjo en la Educación española del siglo XXI que ostentaba en el siglo XVI. Decide en buena parte los contenidos curriculares, adoctrina a los niños y adolescentes en las clases perennes de Religión en la enseñanza, lo cual es una vergüenza nacional, porque en los países realmente democráticos la religión está fuera de la Educación pública, cuya obligación es ser ideológicamente aséptica. Buena parte de las empresas editoriales de libros de texto son de su propiedad. Consigue que el Estado financie sus negocios educativos privados en lo que llaman conciertos; forma parte activa, en definitiva, de los ámbitos educativos, que deberían ser ámbitos dedicados a la formación y al conocimiento, no a expandir dogmas, ideas irracionales ni verdades reveladas.

Es evidente que en cuestiones de laicidad en este país avanzamos al revés, dirección la Edad Media. La libertad de pensamiento, que es la columna vertebral del resto de libertades, en este país está ignorada, ocultada, mancillada. Vivimos en medio de una especie de teocracia aliada al capitalismo y a la doctrina neoliberal que nos lleva a esperpentos de este tipo. El conflicto fe/religión es tan antiguo como las más antiguas religiones, porque el pensamiento mágico-religioso siempre ha sido el gran enemigo de  la luz del conocimiento. Las religiones se basan en mitos que se derrumban ante un mínimo atisbo de ciencia o de razón. El conocimiento enseña a dudar y analizar, las religiones enseñan a someterse y a obedecer. De ahí el eslogan que suelen aducir los defensores de la enseñanza racional y laica, y de los que se oponen al adoctrinamiento en la escuela: Si vienes a rezar a mi escuela, iremos a pensar a tu iglesia.

En la gacetilla de mañana hablaremos de QUÉ GRAN ACTRIZ ERES, ESPERANZA.

Para tranquilizar al personal

@ellibelaresc

Rajoy niega tajantemente que el PP se esté quedando sin granujas´. Harían falta ochocientos nuevos juzgados, cincuenta toneladas más de vergüenza institucional y otros diez mil jueces para que el Partido Popular empezara a preocuparse ligeramente por la acción de la Justicia´, según afirman desde la directiva del Partido Popular. ´Y aun así, hay que tener en cuenta que la mitad de esos nuevos magistrados serían del Opus, o por lo menos lo serían sus esposas´, ha puntualizado el propio presidente.

Mariano Rajoy ha querido así tranquilizar a la Banca, a la Iglesia y al empresariado en general, desde las grandes mafias eléctricas a las medianas y pequeñas empresas corruptoras o los simples comisionistas de provincias. ´Quien diga que en un plazo de veinte años estaremos limpios está absolutamente equivocado y no tiene ni idea de lo que significa España ni sabe por qué somos una unidad de destino en lo universal´, ha recalcado el presidente a los periodistas que le recordaban los numerosos procesos judiciales que se abren cada día contra el partido en el Gobierno.

Según explican desde Génova, el Partido Popular cuenta con un protocolo de seguridad muy sofisticado, ´y muy informático´, para evitar que su porcentaje de sinvergüenzas se sitúe por debajo de un nivel establecido. Al parecer, cada vez que un miembro del partido es imputado se proyecta una señal infrarroja sobre el cielo de todas las poblaciones españolas donde el PP mantiene puestos en las diferentes instituciones. Inmediatamente los dirigentes que la han visto se ponen a delinquir en el primer asunto que se les pone a mano, según palabras de los responsables del sistema.

ACTUALIDAD CORRUPTIVA: Tras la detención de ‘compi yogui’, ¿se arrepentirá Letizia de estas palabras que escribió al empresario cuando se vio envuelto en el escándalo de las tarjetas black de Caja Madrid con las que gastó casi 35.000 euros de dinero B en restaurantes, hoteles y viajes?: ´Te escribí cuando salió el artículo de lo de las tarjetas en la mierda de LOC y ya sabes lo que pienso, Javier. Sabemos quién eres, sabes quiénes somos. Nos conocemos, nos queremos, nos respetamos. Lo demás, merde. Un beso, compi yogui. (miss you!!!)´. Javier le contestó así: ´Os lo agradezco mucho. En el futuro extremaré el cuidado, vivimos en un país muy difícil y seré aún más consciente de mi conducta´. Después de los últimos acontecimientos, ¿seguirán pensando igual el Borbón y su esposa de su amigo?

En la gacetilla de mañana hablaremos de IMPORTANCIA DEL APRENDIZAJE TEMPRANO DE LA RELIGIÓN.

¿Cometerá perjurio Rajoy?

@ellibelaresc

A lo largo de su trayectoria política don Tancredo Rajoy se ha caracterizado por ser un mentiroso compulsivo. Ahora ha sido citado a declarar por el caso Gürtel. ¿Mentirá también en esta ocasión? ¿Se atreverá a cometer perjurio? Se le terminaron las oportunidades de decir, descaradamente, chorradas (no sé si conscientes o innatas). Esta vez no podrá contestar con reticencias o inexactitudes, ni silenciar hechos o datos relevantes, como nos tiene acostumbrados. Don Mariano, esta vez, tendrá que declarar con la obligación de decir la verdad, que es un concepto complejo para alguien que lleva años instalado en la postverdad. En este caso no utilizará el plasma para dar un aburrido, monocorde y vacuo discurso, sino que tendrá obligación de colaborar con la Justicia, contestando verazmente a todo lo que se le pregunte. No se esperan muchas preguntas por parte de la Fiscalía ni de la Abogacía del Estado. Normal, después de oponerse vehementemente a que ´su´ presidente fuera llamado a testificar, y tiene que quedar claro que las preguntas que se le hagan a Mariano sólo serán las pertinentes a la primera etapa de la Gürtel, que es la que se está juzgando.

El PP cuando de Justicia se habla siempre defiende que ellos son los primeros en colaborar, menos cuando el suceso les afecta a ellos. Tal es el caso que nos ocupa. No cabe duda de que desde el Gobierno se llevan años intentando impedir que Rajoy declare y ello por diversos motivos: por las consecuencias que su declaración pueda tener para muchos pero, especialmente, para el propio presidente del Gobierno. Entre los riesgos a los que se enfrenta Rajoy el más relevante es el de autoincriminarse en alguna de sus respuestas por esa tendencia lingüística que tiene de decir una cosa y la contraria en la misma frase. También puede incurrir en un delito de falso testimonio si es sorprendido mintiendo en su declaración o, incluso, sin llegar a mentir en el caso de que se evidencie que está contestando a las preguntas con reticencias, inexactitudes o, simplemente, silenciando hechos o datos relevantes. Sea como fuere, su comparecencia nos va a dar mucho juego. Yo estoy convencido de lo mucho que miente en este caso y en los demás y que es posible que en esta ocasión algo salga a la luz. Lo suficiente para encarrilar el tema y desenmascarar a toda una panda de corruptos y mandarlos a Soto del Real, por lo menos. Eso sí, después de haber devuelto lo que han robado.

Independientemente de lo anecdótico del hecho la resolución del Tribunal de llamar a declarar al presidente del Gobierno es una decisión acertada si tenemos en cuenta que el susodicho ha jugado un papel esencial dentro del PP en todos los años en que Bárcenas ha sido gerente y luego tesorero, es decir, en los años que se están investigando. La cita también pone de relieve que aunque somos muchos los que estamos desencantados con una Justicia al servicio del PP todavía nos queda la ilusión de que ´aún quedan jueces honestos´ que ven los desmanes del PP desde otra perspectiva que no sea la partidista o la impuesta por las altas esferas y con el objetivo de avanzar con tiento y prudencia pero sin pausa, para intentar desentrañar una de las mayores tramas de corrupción de la historia de España. Lo lamentable no es que Rajoy tenga que acudir a declarar sino que lo haga obligado por un Tribunal. Cualquier presidente de Gobierno que vea su nombre relacionado con un caso de corrupción no debería esperar ocho o más años para declarar y, mucho menos, intentar todo tipo de maniobras para evitarlo. Porque quien nada debe nada teme. Pero en el caso de Rajoy el auténtico problema es que ´todo es falso, salvo alguna cosa´ y esa ´cosa´ es la que puede terminar pasándole factura.

Esperemos que esta iniciativa de la Justicia no frustre las expectativas creadas y tengamos a un presidente de Gobierno amnésico total y tonto de remate, que no se acuerda de nada, ni se enteraba de nada. Y que no corrobore con su actitud lo que miles de ciudadanos de a pie pensamos: que estamos gobernados por un imbécil. De todas formas veremos cómo queda la cosa porque, y no esperaba otra cosa, un PP nervioso ya le reclama al tribunal de ‘Gürtel’ que motive su decisión de llamar a declarar a Rajoy como testigo, aunque por otro lado, y forma parte de la jugada, Rajoy ya anuncia que irá encantado a declarar, y todos sabemos  que dirá poco, incluso puede superar los 579 ´no lo sé´ de la hija del emérito. Ya se sabe, a él no le consta nada, nunca, salvo alguna cosa.

Y atención: habrá que ir con mucho cuidado porque estamos llegando a un nivel de imputaciones que votar al PP tiene que ser enaltecimiento de algo.

En la gacetilla de mañana hablaremos de PARA TRANQUILIZAR AL PERSONAL.

El testigo Mariano

@ellibelaresc

Qué acertado está Luis Maraña cuando escribe que Mariano Rajoy debería estar dando saltos de alegría. Por fin, después de ocho años largos de laberinto judicial; después de sufrir una persecución mediática intolerable; después de soportar como nadie la pena de telediario; después de aguantar durante tanto tiempo acusaciones de todo tipo en la más absoluta indefensión… podrá contar ante un tribunal toda la verdad del caso Gürtel. Enhorabuena. Ya era hora. Puede respirar tranquilo porque sus deseos se cumplen y se le ofrece la tan insistentemente solicitada oportunidad de colaborar a fondo con la justicia. Otro récord para Mariano Rajoy. Ya era el primer presidente de Gobierno que logra seguir siéndolo gracias a la abstención del principal partido de la oposición. Ahora podrá presumir de ser también el primer presidente en ejercicio que declara como testigo en un caso de corrupción.

Pero, claro, todo esto valdría si Mariano Rajoy y el PP hubieran sido mínimamente sinceros durante estos ocho años de investigación de la trama Gürtel. Si el propio Rajoy no hubiera empezado ya en febrero de 2009 proclamando que todo era “una trama contra el PP”. Si no hubiera continuado en abril del mismo año defendiendo a Luis Bárcenas y a Gerardo Galeote: “¡Nunca se podrá probar que no son inocentes!”. Si no hubiera puesto a Federico Trillo al mando de una estrategia de bloqueo y obstaculización permanente de la actuación judicial que se llevó por delante al juez Baltasar Garzón y que logró que el juez Antonio Pedreira archivara en 2011 la causa contra Bárcenas. Si no hubiera mantenido a Luis Bárcenas hasta enero de 2013 con el máximo sueldo del partido pese a que supuestamente ya ni siquiera militaba en él. Si el juez Pablo Ruz no se hubiera visto obligado a expulsar al PP como acusación ante las evidencias de que se dedicaba a defender a los procesados. Si no hubiera enviado Rajoy a su extesorero aquellos SMS de apoyo y ánimo cuando toda España ya conocía las cuentas millonarias en Suiza. Si Ruz no hubiera tenido que mandar finalmente a la Policía a registrar la sede nacional del PP para buscar unos ordenadores de Bárcenas cuyos discos duros habían sido destrozados a martillazos. Si no existieran los autos judiciales o los informes de Hacienda y de Fiscalía que acreditan que el PP financió con dinero negro actos electorales, reformas en el despacho del propio Rajoy o hasta la compra de ese plasma que servía para negarlo todo. Si hace un par de meses no hubiera defendido Rajoy en Onda Cero que ´en este asunto es bueno que haya un juicio y que los tribunales actúen…´ y no hubiera ofendido a la inteligencia de los oyentes al declararse ´sorprendido´ cuando Carlos Alsina le recordó que su partido pedía la nulidad de ese juicio.

Que el presidente del Gobierno tenga que declarar como testigo en el juicio central del caso Gürtel –Época I (1999-2005)- ha provocado estupor en el PP que, como no podía ser de otra forma, respeta la decisión de la Sección Segunda de la Audiencia pero no la comparte y carga contra la acusación particular, ejercida por la Asociación de Abogados Demócratas por Europa (ADADE), que está liderada por Javier Ledesma y Mariano Benítez de Lugo, dos personas ´muy conocidas por su cercanía al Partido Socialista´. Por eso, los populares consideran que ´todo ello supone una situación de abuso de derecho, por cuanto una petición con clara intencionalidad política se enmascara bajo un interés jurídico inexistente´. Y sí, el PP siempre colabora con la justicia.

Que quede claro: Rajoy no puede decir que no sabía de dónde venía lo que cobraba; si no lo sabía era porque no quería enterarse; y si no se enteraba es porque lo sabía. Pero de nada sirvió, porque los sms lo retrataron en su momento. Con el caso que nos ocupa estamos ante el típico caso que en Europa lleva a un presidente del Gobierno a dimitir por un escándalo de financiación ilegal de su partido. No es que Rajoy o el PP sean distintos o peores que otros. Lo singular en Mariano es la negación, incluso en el Parlamento, de la evidencia; no admitir que la rueda de la Justicia lo había arrollado. Mariano, sé fuerte.

Por cierto, a ver cómo cocinan ahora PP y Ciudadanos la detención de Ignacio González y cía., último episodio de corrupción que sitúa a la Comunidad de Madrid, donde los populares gobiernan en la actualidad gracias a los naranjitos, en el centro de las tramas de sinvergüenzas en España.

En la gacetilla de mañana hablaremos de ¿COMETERÁ PERJURIO RAJOY?

La relación del PP con la Justicia

@ellibelaresc

Es un hecho y está en el sentir de muchísima gente que el PP maneja la Justicia de este país a su antojo. Lo hace sin ningún pudor y cuando se les coge en una trampa, en una corrupción o en cualquier barrabasada ponen cara de idiotas y siempre recurren a la muletilla de que eso no va con ellos, que para eso están los jueces y que están para colaborar y hacer posible que los jueces impartan justicia. Las decisiones que tome la justica son apropiadas y el PP ‘siempre, siempre colabora’ con la Justicia. Este es el mantra con el que los miembros del Partido Popular se han estado llenando la boca en los últimos años. Una falsedad más de toda la mentira que rodea a este partido que es ejemplo de la corrupción española.

Esta actitud colaborativa es deliberada y saben que aplicando los principios del nazi Goebbels les va a salir bien la jugada. Repitiendo una y otra vez de forma pública que lo suyo va siempre con la justicia consiguen aquello de que una mentira cuando se repite mil veces se convierte en una realidad. Lo ha hecho el mismísimo Mariano Rajoy cuando la sede de Génova 13 fue registrada en 2013 en busca de pruebas que esclarecieran cómo se pagó la reforma del edificio. Fue entonces cuando en rueda de prensa, y desde La Moncloa, dijo que el PP ´colaborará siempre con la Justicia y respetará las decisiones judiciales´. Es más, prometió que su Gobierno aprobaría todas las medidas necesarias para acabar con la corrupción. Y ya veis qué ha aprobado.

Cospedal, en relación con el caso Bárcenas, también sostiene que ´el PP colabora con la Justicia como no lo ha hecho ningún partido´, y por eso el PP pidió al tribunal del caso Gürtel que se anulara el juicio porque, según alegaron, durante la instrucción se cometieron un cúmulo de irregularidades; y Carlos Floriano, después de que el juez Ruz imputase a Ángel Acebes por los Papeles de Bárcenas , mantuvo que es la oposición la que ataca a los jueces y no colabora; sin olvidarnos de las múltiples veces en las que Esperanza Aguirre ha presumido de haber sido ella la que destapó el Caso Gürtel, para luego meter prisa a los magistrados, presionarles y criticarles.

O el ministro de Justicia, Rafael Catalá, que cuando el asunto está en la otra acera afirma que ´presionar a los jueces es impropio e inútil´, y cuando se le tuercen las cosas no tiene ningún pudor en afirmar que un juez ´si no es independiente, se le puede recusar´, dirigida al juez José de la Mata.

Pero si hay alguien que ha tirado de la manta de la corrupción y que conoce desde dentro cómo funcionan las tramas corruptas dentro del PP, este es José Luís Peñas, otro de los denunciantes de la Gürtel. En numerosas ocasiones ha asegurado que al descubrir, con sus grabaciones, lo que hoy se conoce como la Gürtel, lo puso en conocimiento de diferentes líderes del partido, y cuando se lo contó Cifuentes esta le dijo que ´dejase el asunto en el congelador´.

¿Y qué diremos de las denuncias de Ana Garrido? Ella es una de las denunciantes del caso Gürtel. Todo empezó cuando esta funcionaria del Ayuntamiento de Boadilla se negó a firmar informes y contratos que no veía nada claros. Tras ello, llegó el acoso laboral, los juicios y una conclusión clara: por mucho que hizo para hacer ver que había corrupción, en el PP nadie movió nada.

Hasta Aguirre dice que Rajoy algo sabía de los pelotazos en Majadahonda y Arganda del Rey; y que también sabía, junto con Camps, lo que pasaba en Valencia. Sabían que había corrupción y se encontraban muy cómodos en ella, y en Murcia también sabían lo que ocurría.

Dicen que colaboran con la Justicia  y destruyen pruebas claves como los dos discos duros de los portátiles de Luis Bárcenas, los videos y los registros de entrada a su sede nacional, que podían confirmar indicios sobre su complicidad con los empresarios que en su momento estaban imputados, sin olvidar que se han negado o han retasado la entrega de información que exigían los jueces.

Una cosa queda clara también: cuando al PP le va mal un juicio no cambia de abogado, cambia de juez. Lo hizo con el caso Gürtel, por cuya instrucción han desfilado siete jueces en total : Garzón, Pedreira, Monterde, Gómez Bermúdez, Carmona, Ruz y De la Mata. Lo intentó también con el caso de los discos duros de Bárcenas, donde a punto estuvieron de sacar a la incómoda juez que ha imputado al propio partido por destruir pruebas. Y ya han empezado las maniobras judiciales en la oscuridad para frenar el caso Púnica, su nuevo gran escándalo de corrupción.

Sí, el PP está a muerte con la justicia, a colaborar también con ella con los ojos cerrados. ¡Vergüenza que no tienen!, pero más el PSOE y Ciudadanos que, viéndose ninguneados, son incapaces de mandarlos al infierno.

En la gacetilla de mañana hablaremos de EL TESTIGO MARIANO.

El autobús de Podemos

@ellibelaresc

El pasado lunes, en cierta prensa, tuvimos la grata noticia de la presencia en las calles de Madrid del autobús de Podemos, el Tramabus, que tiene el objetivo de desenmascarar la corrupción del PP y la trama de miembros de la política, empresariado y medios que ha saqueado España. Ya se pasea por Madrid, salvados los problemas del embrague del bus.

Como podéis apreciar en los laterales contiene fotos con rostros de políticos, empresarios o periodistas que, a juicio de la formación morada, forman parte de las élites de poder que han saqueado España: políticos como Rajoy (El sucesor), los ex presidentes José María Aznar (El padrino) y Felipe González (El sacerdote), así como de la portavoz del PP en el Ayuntamiento de Madrid, Esperanza Aguirre (La condesa de la charca), el expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa (El mejor amigo), Rato (El arquitecto), Pujol (La bisagra), Villar Mir (El marqués), Gerardo Díaz Ferrán (El chapucero), Cebrián (El mensajero), Arturo Fernández (El álfil madrileño), Eduardo Inda (El repartidor) y el ex tesorero del PP Luis Bárcenas haciendo una ‘peineta’.

Llama positivamente la atención que en vez de la fotografía de ´los saqueadores´ los de Podemos hayan optado por dibujos ya que con ellos hacen honor a lo que son: villanos pop, personajes de la cultura popular, denostados y burlados por igual, y además retratados en sus poses icónicas. La mitad de ellos está en el banquillo, algunos condenados, incluso uno encarcelado.

No hace falta señalar que PP y PSOE han montado en cólera. Natural, les escuece, y mucho. Antonio Hernando, tránsfuga y portavoz del Grupo Socialista en el Congreso, lamenta que Podemos equipare al expresidente González con el resto de los rostros que aparecen en el ‘tramabús’: ´Puedo entender que Podemos discrepe de Felipe González, pero me repugna que lo ponga al lado de Bárcenas o Rato´. El portavoz adjunto del Grupo Municipal Popular, Íñigo Henríquez de Luna, ha tildado de ´impresentable y antidemocrática´ la campaña por señalar a ´personas honorables´ y ´sin tacha con presuntos delincuentes´. Todo es del color del cristal con que se mira, digo yo.

LA ÚLTIMA: ¡Vaya con la noticia del día! Rajoy dispuesto a colaborar con la Justicia (´como no puede ser de otra manera´) tras ser citado a declarar como testigo en el juicio de Gürtel. La Justicia quiere saber si existió una caja B en el PP durante su etapa de secretario general y como director en varias campañas electorales que se investigan en esta causa. Moncloa dice que respeta las decisiones judiciales y ´nunca´ las comentan (salvo cuando afectan a otros, digo yo). ¡Cínicos son un rato!

En la gacetilla de mañana hablaremos de LA RELACIÓN DEL PP CON LA JUSTICIA..

 

De la necesidad del humor

@ellibelaresc

Es ya un rumor aceptado que en España la justicia es muy lenta. Por eso sorprende, y mucho, la rapidez con que la Audiencia Nacional ha dictado sentencia contra la tuitera Cassandra y la velocidad con que han prohibido el izado de banderas republicanas en Navarra y Cádiz y ayuntamientos valencianos. Esta rapidez explica muchas cosas, entre ellas que la palabra ´retraso´ tiene múltiples significados. Sí, la prisa que se han dado en juzgar este caso demuestra que aquí nos tomamos el humor muy en serio. Los españoles podemos pasar por alto un gobierno dividido entre la perversidad y la inopia, un partido empantanado en la corrupción, una sanidad desastrosa, una educación antediluviana y un periodismo convertido en muñeco de ventrílocuo, pero hacer chistes sobre Carrero Blanco, hasta ahí podíamos llegar.

Es lamentable que el humor se persiga con tanta saña. El humor es imprescindible, tiene efectos catárticos sobre nuestros temores más profundos. Al reírnos, durante unos instantes, el miedo pierde su poder y se queda en pelotas; así podemos reírnos del sexo, la vejez, la pobreza, la impotencia, la enfermedad, la muerte. Si alguien se ofende con facilidad con esta clase de chistes, si no los soporta o le parecen de mal gusto, que no se ría, ni los oiga, ni los lea. Pero deje que los demás nos riamos, incluso aunque sea a costa de sus creencias sagradas o sus profundos sentimientos.

Por eso lo más vergonzoso de la sentencia de la tuitera, o la más reciente denuncia al gran Wyoming y Dani Mateo, no es que los jueces de la Audiencia Nacional se dediquen ahora a la crítica de chistes en lugar de juzgar delitos como el robo, el cohecho o el asesinato. Ni siquiera la doble vara de medir aplicada al chiste de una tuitera sobre Carrero Blanco frente al beneplácito judicial sobre los repugnantes comentarios de Rafael Hernando y Pablo Casado a las víctimas del franquismo. No, lo peor de todo es que en la sentencia se impone un año de prisión a una estudiante por ´humillación a las víctimas´. ¿Carrero Blanco una víctima? ¿El delfín de uno de los dictadores más criminales y putrefactos del pasado siglo una víctima? La sentencia viene a ser la confirmación de que el franquismo sigue vivo y con salud. Desgraciadamente, por muchos años.

En este país podrido por el PP vas listo si cuentas un chiste donde mezcles monarquía, Iglesia católica y ETA, con un par de toques de franquismo disfrazados de humillación a las víctimas (Carrero) y ofensa a los creyentes (el Valle de los Caídos). Lo salteas con gracia y consigues un chiste que reúne en una sola frase lo más top del Código Penal: el artículo 510 (odio), el 525 (ofensa a sentimientos religiosos), el 578 (enaltecimiento del terrorismo) y el 491 (injurias a la corona). ´Esto van Carrero, el rey, la Virgen y un etarra por el Valle de los Caídos, cuando de pronto…´. A ver quién se atreve a terminar el chiste, porque si lo terminas, aunque digas que es una broma ya sabes lo que te esperan: multas, cárcel, linchamiento, y cada vez más miedo y autocensura.

La derecha cavernícola está en pie de guerra en los tribunales, con jueces afines y leyes a medida, y en los medios, ganando espacio. Y una y otra vez marcando agenda, consiguiendo que aceptemos su marco de discusión y caigamos en sus trampas. Esta derecha se ha lanzado al contraataque. Saben bien (lo saben mejor que la izquierda) que la batalla de los símbolos puede ser la primera escaramuza para posteriores batallas más materiales. Que uno empieza quitando la misa de la tele, y acaba derogando el Concordato; y el que llama mierda al hiperprotegido Valle de los Caídos puede luego sacar la piqueta. Por eso para que Iglesia, monarquía, herencia franquista y nacionalismo españolista estén a salvo no se puede consentir ni una broma.

En la gacetilla de mañana hablaremos de EL AUTOBÚS DE PODEMOS.

El día después de los carnavales

@ellibelaresc

El teatro callejero sacramental llamado de Semana Santa ha terminado. Como hemos hecho en años anteriores queremos dar nuestra opinión, que no es en absoluto folclórica. Que a lo que procesionan en Sevilla o en Málaga, por poner dos ejemplos, le llamen expresión viva del sentimiento y de la fe católica deja mucho que desear. El caso es que, un año más, recién estrenada la maravillosa primavera, las calles españolas se han llenado, oponiéndose al curso natural de la explosión de vida de la naturaleza, de manifestaciones de penas, culpas, martirios, dolores, quebrantos, saetas, penitencias, espantos y muerte.

Con el corazón en la mano: ¿Es religiosidad lo que vemos por cada uno de los rincones de España en la llamada Semana Santa? Hemos tenido que aguantar en cualquiera de las televisiones la celebración increíble de una barbarie sin precedentes: la abominable creencia de que un pobre hombre fue torturado y sacrificado como un cordero pascual solo por nuestra culpa y para salvarnos de nuestros pecados. Y para celebrar tal injusticia llenamos nuestras calles de caperuzas tipo Ku Klux Klan, cánticos teatreros desgarrados y asaetados desde los balcones, hipocresía, legionarios transmutados y, como siempre, de penitentes convencidos o no que, sin pretenderlo, les hacen el culo grande a los poderes religiosos que siguen sirviendo a los ricos y desollando a los pobres en una formidable exaltación de farsa e hipocresía.

Tal montaje sacramental solo se puede entender, creo yo, si lo consideras desde una perspectiva literaria, al estilo de los objetivos que los griegos querían conseguir con sus tragedias: redimir las cargas afectivas y emocionales del espectador en un proceso catártico. Los griegos asistían a la representación de las tragedias con una finalidad purificadora. Las penas y tristezas que se vivían en esas actuaciones teatrales y sus soluciones se vivían como un calco de las propias penas y tristezas, y esta vivencia se convertía en un acto emocionalmente liberador. ¿Serán estas manifestaciones de dolor semanasantero la catarsis que buscan sus oficiantes y espectadores? Puede ser, porque la vida que nos ha tocado vivir necesita de catarsis y de mucho más.

¿Qué religión es esta que basa el eje de su fundamentalismo en una apología del dolor, del sometimiento, de la irracionalidad, de la negación de la alegría, de la razón y de la libertad? ¿Qué religión es esta, la católica, que adoctrina a sus seguidores, y especialmente a los niños, en estos rituales de desgarros, penas, dolor y muerte cruenta?

Y luego nos cuentan que España es un país laico. ¿Quién se lo cree?  Año tras año, lejos de atenuarse el fervor por la semana santa (en consonancia con el creciente desapego de nuestra sociedad hacia los asuntos religiosos), da la impresión de que cada vez son más los ayuntamientos, políticos y artistas o personajes famosos en general empeñados en fomentar las procesiones como un fenómeno cultural muy español y pintoresco. ¿Tan mal estamos que nos empecinamos en creer que es cultura este culto católico  a la muerte? Por qué no celebrar  esta  vida en la que estamos inmersos, estos días luminosos de primavera que nos empujan a la calle ávidos de terrazas y de amigos con los que compartir unas cervezas, esa agitación sexual que se respira en el aire cálido y fragante, con toda su diversidad. Celebrar la risa y la música y los libros, la vida sin constricciones, sin perseguidores de chistes en tuiter, sin asociaciones vigilantes de la moral pública, sin sermones oscuros y fatalistas. Celebrar el laico milagro de la vida, este sueño de tiempo que se nos escapa de las manos a cada segundo mientras nos empeñamos en complicarlo todo con miedos y prejuicios absurdos. Celebremos con urgencia que nada es eterno y que precisamente eso le da a cada instante un valor extraordinario.

​Debo decir para terminar que respeto a los creyentes: a todos los creyentes, a los del dios cristiano y a los adoradores del GADU o a los del Monstruo del Espagueti Volador (que, fiestas aparte, también los hay). A estas alturas de la vida no me considero quién para juzgar a nadie, pero no puedo evitar que me resulten cómicas ciertas actitudes. Si uno quiere ponerse a llorar delante de un monigote, allá él o ella. Otros juegan a otras cosas, por ejemplo, a la política o los negocios. Pero un anticlerical como yo siente un profundo malestar al contemplar cómo durante la llamada semana santa todas las instituciones públicas se ponen al servicio de una confesión religiosa, aportando policías, cortando calles, escoltando santos o cediendo plazas y balcones públicos para homilías y salmodias. Incomprensible.

En la gacetilla de mañana hablaremos de DE LA NECESIDAD DEL HUMOR.