Solo era cuestión de tiempo

@ellibelaresc

Manda madre que Cifuentes no dimita por el escándalo del máster y sí por robar unos potingues de crema antiarrugas en un Eroski. Algo tiene que inventarse el sistema: ahora resulta que es cleptómana, ¿y antes no? ¿Desde que se conoce su enfermedad de cuánto se habrá apropiado de la caja b del PP y de la Asamblea de todos los madrileños? Pobre Cifuentes, declara que lo de las cremas fue un error involuntario ¿Alguien lo entiende? Yo sí. Involuntario porque creía que Eroski era una empresa pública, en la que ella y algunos de su calaña tienen licencia para robar.

Como era de esperar Rajoy ha dado su interpretación, esa asepsia cínica que todo el mundo espera de Eme Punto: “Cifuentes ha hecho lo que tenía que hacer, era obligada su dimisión”. ¿Ayer o anteayer, cuando se daban ese beso conciliador en los premios Cervantes? Tras la dimisión obligada queda claro que a pesar de falsificar un máster y robar en un supermercado no dimitirá como diputada y seguirá cobrando 7 360 € al mes (103 090 € año). Además, le interesa mantener el escaño porque así estará aforada y tendrá una protección ante posibles acusaciones legales tanto por el máster como por la adjudicación de la cafetería de la Asamblea.

Lo curioso del caso es que el PP de Madrid conocía el robo de Cristina Cifuentes en 2011 y, a pesar de ello, la ascendió a delegada del Gobierno en la Comunidad de Madrid, es decir, como máxima responsable de la seguridad en la región, según ha explicado, en Al rojo vivo, Eduardo Inda, director de Ok Diario, que es quien ha desvelado el vídeo sobre el hurto. ¿Cuál es la fuente? Nadie duda que el propio PP: Esperanza Aguirre, Ignacio González y Francisco Granados conocían los hechos.

Por fin la máster más famosa de la URJC ha dimitido, o la han hecho dimitir. Cifuentes debería haber dimitido hace tiempo. Los que nos creemos la enseñanza sabemos que la Universidad es en saber y conocimientos el equivalente al Vaticano en religión católica. Ni la Comunidad de Madrid ni esos hombres y mujeres que diariamente acuden a las aulas se merecen el bochorno al que les están sometiendo precisamente aquellos que son responsables de velar por sus conocimientos. Y en estos momentos el caso Cifuentes ha puesto sobre el tapete el daño y el desprestigio que unos señores han hecho a la institución. Daño infringido por las políticas del Partido Popular, que en el caso de la Universidad Rey Juan Carlos actúa así por considerarla su propio cortijo. El descrédito de esta Universidad, en estos momentos, es total y ha puesto sobre el tapete las nefastas políticas educativas del PP.

Centenares de miles de estudiantes y profesores se ven ahora sometidos a una sospecha y una desconsideración tan infundadas como injustas. Urge, pues, rescatar la dignidad de las instituciones universitarias. Y esta regeneración pasa por garantizar en el caso de la URJC que cada uno de sus centros de decisión se pongan al servicio de la sociedad y no a la orden de intereses particulares y espurios.

No nos vamos a meter en los contenidos ni en la calidad de la enseñanza, que se presuponen buenos. Pero sí en cómo una institución pública deteriora su credibilidad con casos como el de Cifuentes y con sus prácticas nepotistas. La Universidad del máster de Cifuentes es una “agencia de colocación” para esposas, hijos, hermanos, sobrinos y cuñados de personas afines al PP. En ella trabajan como profesores o como personal administrativo decenas de familiares de políticos del PP, de rectores y de altos cargos de esta institución académica madrileña.

Leo en la página web de la cadena SER que entre los parientes de relevantes políticos figuran Margarita Cifuentes, la hermana Cristina Cifuentes; la prima de Ruíz Gallardon, Isabel Ruíz Gallardon de la Rasilla; la sobrina de Mayor Oreja, Isabel Mayor Bastida; la cuñada de Francisco Granados, María del Mar Alarcón. También tiene plaza de profesor Fernando García Rubio vinculado con la Operación Púnica, y el exdiputado en la asamblea de Madrid y ex alcalde de Móstoles David Ortiz, también implicado en la corrupción. También trabajan la mujer de Pedro González Trevijano, actualmente magistrado del Constitucional; la esposa de Fernando Suárez, María Teresa Martialay; y dos hijos de otro rector, de Rogelio Pérez Bustamante, Diana y David Pérez Bustamante. También está contratado Mariano Sánchez Magdaleno, el hermano de María Teresa Sánchez Magdaleno, la todopoderosa gerente general de la Universidad hasta febrero cuando fue cesada. La lista es de los que públicamente se conocen. Desconocemos los tapados, que seguramente estarán disfrutando también de los favores del PP. No quiero pensar en el día que este partido sea apartado del poder. Los juzgados y supremos se van a quedar pequeños, y más de una cárcel, también.

El caso de la Rey Juan Carlos muestra algo evidente: que esta Universidad ha sido un “chiringuito universitario” del Partido Popular. Chiringuito, por supuesto, pagado con dinero público. Esta Universidad (obviamente no toda su estructura pero sí un buen número de sus profesores y departamentos) ha promovido, sin mucho disimulo, un retiro dorado para una buena cantidad de políticos del partido, ha servido también de espacio de formación de futuros cuadros y además ha sido la incubadora de algunas consultoras y laboratorio de ideas del PP.

Volvamos al principio: lo de Cristina robando cremas en un súper, y más sabiendo la de pasta que ha ganado durante los últimos treinta años esta interfecta, es el retrato perfecto de los políticos del PP: ladrones, tahúres y descuideros metidos a políticos. Y lo peor de todo es que para gobernar necesitan el apoyo de las mayorías. Y lo tienen.

En la gacetilla de mañana hablaremos de VALORACIONES POLÍTICAS.

Anuncios

Desengaño

@ellibelaresc

¿Qué nos ha quedado en claro a los españoles del asunto real ocurrido en Mallorca el día de Pascua y de la ópera bufa montada con motivo de la visita de Felipe, LZ, sus hijas y Sofía al hospital donde estaba ingresado el emérito? Dos cosas: la primera, que esos egregios deben saber que ya somos mayorcitos, que hemos dejado de ser unos patanes y palurdos que nos acabamos comiendo todo aquello que nos echan al plato por muy incomestible que sea y que nos hemos quedado con la sensación de haber sido testigos negativos de un sinfín de odios ocultos, reproches enquistados y desprecios acumulados en años de desencuentros hipócritamente disfrazados en la llamada Familia Real. Y todo por una maldita foto de una abuela con sus dos nietas.

Y la segunda: el desengaño de lo que creíamos que era y no es. Creíamos que en la actualidad las cosas en esa familia eran como antaño. Años en los que, a tenor de lo que podíamos ver o leer en los medios de comunicación de la época, todos ellos comían perdices sin parar; años en los que el ahora emérito no tenía amantes ni en el mundo del espectáculo, ni en el de la alta sociedad mallorquina, ni tan siquiera entre la rancia nobleza europea; años en los que él quería con locura a su esposa, no había convertido el palacio de El Pardo en un picadero, no tenía al CNI de mamporrero y no hacía negocios a espuertas amparándose en su corona. Eran años en los que todos ellos vivían dulcemente acomodados alrededor de una mentira piadosa y dentro de una burbuja que les protegía de la curiosidad malsana de la plebe.

Así que ya nadie come perdices en Zarzuela. Y digo yo: ¿lo sucedido no es suficiente para que alguna productora nos monte un programa de telerrealidad (“reality show”) que lleve por título Cómo sobrevivir en palacio con Letizia y no morir en el intento? Y ya no os digo nada si es cierta la noticia que anticipábamos en la gacetilla de anteayer. De ser verdad quedará claro que Felipe quiere salvar a toda costa la monarquía. Y hace bien.

En la gacetilla de mañana hablaremos de SOLO ERA CUESTIÓN DE TIEMPO.

Son peores algunas cosas que están pasando

@ellibelaresc

Lo del máster fantasma de Cristina Cifuentes no es algo trivial, y es posible que estemos a “un tris” de que Eme Punto Rajoy diga eso tan socorrido de “esa persona de la que usted me habla…” cuando le pregunten por enésima vez por la susodicha. Tiempo al tiempo. Hemos pasado de la Convención popular celebrada en Sevilla del “estás estupenda” a ignorarla por completo. Ya no la nombra, y la sensación que tenemos los que seguimos el tema es que Cifuentes es una “muerta viviente” con poca o nula respiración asistida. Los aplausos reincidentes sevillanos casi certifican su caída.

De momento, Rajoy tiene la agenda muy repleta. Veremos si le dice algo directamente, lo dudo, o actúa de manera interpuesta vía Mª Dolores de Cospedal o Fernando Martínez Maíllo para ejecutarla. En casos similares, desde que ha quedado abierta la inmensa mierda corrupta que el PP ha sembrado en sus filas, se ha hecho famosa la displicencia por parte de Rajoy. Y en el caso que nos ocupa ya va haciendo mella en Cifuentes. Sufre ya la soledad partidaria y la agonía política a la que le somete su líder. Acude a un acto protocolario con el presidente de Portugal y no acude a la cena. Rajoy no tiene agenda para ella, aunque ayer disimularan saludándose en el paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares.

Ahora Cifuentes es solo una pieza en el tablero a la que se dará el jaque mate cuando convenga al partido y sobre todo a Rajoy. Acabaremos viendo un suicidio político por agotamiento, como ya ocurrió en Murcia con Pedro Antonio Sánchez, o en Valencia con Camps y Rita Barberá.

Pero mientras llega ese tris nos viene a decir Eme Punto Rajoy en declaraciones públicas (su vergüenza no tiene nombre) que utilizar el poder que confiere un cargo público para conseguir un título universitario es peccata minuta, que lo de Cristina Cifuentes no es tan grave, que “son peores algunas de las cosas que están pasando”. Y, por mucho que me pese, tengo que darle la razón a Eme Punto, al menos parcialmente. No estoy de acuerdo con nuestro presidente en que no sea grave lo de Cristina Cifuentes, lo es y mucho, y estoy plenamente de acuerdo con él en lo de que son peores algunas de las cosas que están pasando alrededor de este caso. La más grave, pero la que menos me sorprende, es la propia defensa de Rajoy de la todavía presidenta de la Comunidad de Madrid.

La gravedad de las palabras del presidente del Gobierno es tremenda. Nos viene a decir el máximo mandatario español que utilizar el poder que confiere un cargo público para conseguir un título universitario, falseando o haciendo falsear documentos oficiales, mintiendo descaradamente en sede parlamentaria y llevándose por delante el prestigio de toda una universidad pública, es peccata minuta. Ni más ni menos.

¿De las palabras de Eme Punto he de suponer que está dando a los españoles vía libre para cometer actos delictivos, siempre que no pongan en peligro la sagrada unidad de la patria, por supuesto? La magnánima tolerancia de don Mariano con la delincuencia, unida al abuso de cargo público con el objetivo de obtener beneficios personales hace pensar si se deberá a la mala conciencia propia, a la amenaza de chantaje o, no seamos mal pensados, a lo abierto de su carácter. En cualquiera de los casos ya sabéis: a delinquir, que no es tan grave.

ULTIMÍSIMA HORA. La prensa alemana habla de “divorcio inminente” y sin vuelta atrás de los reyes Felipe y Letizia. La gota que ha colmado el vaso parece ser el rifirrafe en LZ y Sofía el día de Pascua. En un titular en grande de la revista “Neue Post” se lee: “Ya se acabó”, dando a entender que ya no hay marcha atrás en la decisión y se plantean otras cuestiones como: por qué el rey tiene que terminar con el matrimonio, qué pasará con las niñas, la princesa de Asturias y la infanta Sofía; y cuál será “el cruel destino de la reina” después del divorcio (Vozpópuli).

En la gacetilla de mañana hablaremos de DESENGAÑO.

Notas sobre el caso Cifuentes

@ellibelaresc

  1. Cristina Cifuentes es el ejemplo paradigmático de la clase social que ha ocupado el poder político en este país, los otros poderes nunca dejaron de tenerlos. Personas de una soberbia de tal tamaño que solo es comparable a su egoísmo; de una formación ética tan pobre que ni siquiera les da para respetar la libertad de los demás; seres tan poco formados que llegan a confundir su tristísima concepción de España con los intereses, las creencias y la ideología pacata de una casta vieja y podrida. Con personas como Cifuentes en el poder un terrible problema puede llevarnos a todos a un callejón sin salida o a una salida violenta y traumática. Ahora mismo, como pueblo adormecido y escarmentado, no existe una respuesta social como merecen los acontecimientos propiciados por el partido de Cristina, que con su actitud insolidaria ha reforzado a la derecha más corrupta y autoritaria de Europa.
  2. Enrique Álvarez Conde, director del máster oficial del Instituto de Derecho Público cuya obtención podría terminar con carrera política de Cristina Cifuentes, centra la polémica tras la decisión de la cúpula de la Universidad Rey Juan Carlos (URJ) de suspenderle de sus funciones “por las graves irregularidades detectadas”. El catedrático de Derecho Público cree que es injusto que la opinión pública y los órganos directivos de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) centren sus medidas disciplinarias en él, y no contra el equipo del rector Javier Ramos o contra la presidenta de la Comunidad de Madrid. Álvarez Conde tiene en su poder abundante información sensible, recogida durante sus diez años al frente del Instituto de Derecho Público. Según ha comentado en privado a profesores de la URJC estaría dispuesto a “tirar de la manta”. Asegura tener pruebas contra el actual rectorado y contra varios dirigentes del PP de Madrid. No entiende por qué la misma universidad que lo expedienta no hace lo propio contra la presidenta regional, según establece el Ministerio de Educación.
  3. El caso Cifuentes nos ha reafirmado en nuestras convicciones: es imprescindible sacar al PP de todos los gobiernos que ocupa en minoría, sobre todo el estatal, mediante acuerdos democráticos y provisionales entre el resto de partidos, todos los que sea posible en cada lugar, y poner a disposición judicial a todos los sospechosos que aparezcan bajo las alfombras y en el interior de los cajones. Además de legítimo, es perfectamente legal no esperar a las próximas elecciones. Y que no solo los catalanes para lo suyo pidan ayuda a Europa. Que vigilen España, por favor. Yo, por ejemplo, me sentiría más europeo. ¿O no es eso lo que queremos?
  4. España no tiene una democracia con salud plena. Más bien está en cuidados intensivos precisamente por la utilización sistemática de quienes ocupan el poder —ahora azules, antes colorados— de todos y cada uno de los pilares que deben sustentar el sistema político que, teóricamente, entrega el poder al pueblo. No obstante, el pueblo español tiene de todo menos lo que se le reconoce en la propia Constitución que ahora blanden como arma de ruptura en vez de como herramienta para la unidad. Utilizar una universidad pública, financiada con el dinero de todos los españoles, para que los altos cargos de un partido engorden su currículum es más propio de regímenes totalitarios que de un país moderno, libre, ético y democrático. Nadie olvida cómo durante el franquismo si eras «hijo de tal o de cual» el camino estaba más allanado que al resto de los ciudadanos. El máster de Cristina Cifuentes ha demostrado cómo eso solo ha cambiado por los matices pero no en las esencias.
  5. El máster de Cristina Cifuentes ha destapado toda una trama curricular en la universidad pública pero, además, ha demostrado cómo los principales organismos democráticos están siendo manipulados y utilizados como ariete ideológico frente a la independencia que se les presume. Hans Frank, en los juicios de Nuremberg, afirmó que sabía que lo que estaba haciendo con los judíos polacos estaba mal pero que cuando tenía esas dudas éticas una voz en su interior le decía: «mantén tu cargo». No es una cuestión de hacer analogías, porque no las hay, pero esa frase resonará mucho en quienes saben que si están al servicio de una ideología su cargo siempre estará asegurado, lo cual, desde los valores democráticos, no es otra cosa que actuar de espaldas al interés del pueblo que, al fin y al cabo, es quien realmente debería tener el poder en un Estado de Derecho.

En la gacetilla de mañana hablaremos de SON PEORES ALGUNAS COSAS QUE ESTÁN PASANDO.

La pitada de anoche en el Metropolitano

@ellibelaresc

En la gacetilla de ayer ya anunciábamos la posición de Zoido con respecto a lo que intuía iba a pasar anoche en el estadio Metropolitano. Seamos sinceros: ¿qué pasó? Aparte de los sentimientos apasionados que convoca el fútbol, la expresión de unos asistentes al estadio de fútbol que no están de acuerdo con lo que la monarquía y el gobierno central están haciendo con sus pretensiones independentistas que, podremos estar de acuerdo o no, pero son muy legítimas. De alguna manera habrá que protestar. Como hacen los pilotos de aviones cuando buscan los días más significativos para reivindicar, los trabajadores del metro que paran por Fallas o los profesores en el mes de junio que hay exámenes, también cierto público catalán busca el día solemne para protestar. Y lo consiguen.

Pero nada, el ministro del Interior lo tiene claro. Las pitadas de ayer al himno, al Borbón y a la bandera como lo dice él son violencia y la voy a erradicar aplicando la ley Antiviolencia, que establece que habrá sanciones administrativas a las conductas “violentas o que incitan a la violencia en el deporte”, tales como la “participación en altercados, riñas, peleas o desórdenes públicos”; “la exhibición de pancartas, símbolos o emblemas que inciten, fomenten o ayuden a comportamientos violentos”; los “actos de menosprecio a las personas que participan en el evento deportivo”; o la entonación de cánticos que inciten a la violencia o al terrorismo. Asimismo, la ley también prohíbe los actos racistas, xenófobos o intolerantes. ¿Todo esto lo sufrimos anoche? En absoluto, y en cuando a la pitada a los símbolos diremos que esta vez se escucharon con un poco de sordina porque tuvieron dos aliados muy poderosos: la tecnología de TVE al servicio de la causa y los aficionados sevillistas que, en su mayoría, optaron por tararear el himno y maquillar la pitada. También colaboró la Ley Mordaza: la Policía requisó camisetas amarillas, pancartas y ‘esteladas’ en las puertas del estadio. Libertad de expresión.

Recurro en esta ocasión a cuatro testimonios citados por el periodista Alejandro Torrús en un artículo publicado bajo el título de ¿Pitar el himno de España es violencia? Los expertos son los juristas Isabel Elbal, Daniel Amelang y Joan Queralt, de Red Jurídica, y la portavoz de la PDLI (Plataforma en Defensa de la Libertad de Información), Yolanda Quintana, que han opinado que pitar al himno de España, a la bandera y al Borbón durante la celebración de la Copa del Rey nunca debería ser sancionado y debe considerado como una expresión más de la libertad de expresión de los ciudadanos.

“Si el Tribunal Europeo de Derechos Humanos nos ha dicho que quemar fotos de los monarcas debe entenderse como crítica política, silbar el himno de España debe interpretarse desde una óptica muy similar. Se trata de una crítica política y Estrasburgo nos ha dicho que las expresiones más airadas, más antisistema, que cuestionan la base misma del sistema, deben tener cabida en la libertad de expresión”, explica la jurista Elbal.

En un sentido muy similar al expresado por Elbal se manifiestan los otros tres expertos. El jurista Daniel Amelang también señala que pitar el himno no puede ser “violencia” y que ese concepto ya está claro desde el Derecho romano. “No es violencia. Ya desde el Derecho romano se viene debatiendo acerca del concepto de la violencia desde un punto de vista jurídico y se concluyó que la violencia es la coerción grave sobre una persona para determinarla contra su voluntad, por lo que pitar el himno es una acción de protesta y de crítica política, que puede resultar ofensiva, pero no busca doblegar la voluntad de nadie. No se busca amenazar o intimidar, ergo no hay violencia, ni se atacan instituciones, sino que solo se cuestionan”.

Por su parte, Yolanda Quintana recuerda que estos pitos al himno, que suponen una crítica a la institución monárquica o a la forma del Estado, “son expresiones amparadas por el derecho a la libertad de expresión, no como mera opinión, sino porque hay consenso de todos los organismos internacionales estableciéndolo así, desde el relator de la OSCE al de Naciones Unidas […] También el Comité de Derechos Humanos de Naciones ha expresado su preocupación por “las leyes que penalizan las faltas de respeto a banderas o símbolos […] ajenas por completo a los principios internacionales sobre libertad de expresión e instamos a todos los grupos parlamentarios a adecuar la normativa española a dichos estándares”.

¿Qué hacemos con el espectáculo de anoche? Unos dicen que deberían anular el partido. Otros proponen que se sancione o expulse de la competición a los clubes a los que dicen pertenecer estas personas. Y otros, más duros, creen que se debe identificar y meter en prisión a las cincuenta mil personas que pitan el himno. Pero todo es más sencillo: que no suene ningún himno antes del partido y que la Copa del Rey deje de llamarse Copa del Rey. ¿Por qué tiene que sonar el himno de España antes, durante o después de un evento deportivo?

El Gobierno de España asegura que todos los nacionalismos son malos. Dice que el nacionalismo es la peor cara de la política. Pero, ¿no es el himno de España la banda sonora del nacionalismo español? ¿Me equivoco? ¿Que suene el himno de un país no es politizar un partido de fútbol? ¿Acaso suena el himno nacional antes de un concierto? ¿O de una obra de teatro? ¿O de un partido de Liga? ¿Por qué tiene que sonar en este partido en concreto? Autoridades, himnos, reyes, políticos ¿no sería mejor dejar a la gente en paz? ¿Desparecer un rato, aunque sea durante un partido de fútbol, de la vida de la gente? Termino con esta frase magistral que le oí a un roquero: “Vivimos en una dictadura encubierta por una democracia. Contra Franco, vivíamos mejor”.

En la gacetilla de mañana hablaremos de NOTAS SOBRE EL CASO CIFUENTES.

Final de la Copa de España de fútbol

@ellibelaresc

Como todos los años que el C.F. Barcelona juega una final de la llamada Copa del Rey tenemos el mismo problema: cientos de catalanes acuden al partido no solo para disfrutar del juego de su equipo sino también para reivindicar que el titular del torneo, la bandera y el himno que lo acompañan no son de su agrado. Este año, además, caldearán el estadio con los lazos naranja. Todo un espectáculo que, no lo dudéis, el PP de Zoido intentará reprimir. ¿Aplicará el 155?

La prensa caldea el tema y pone carnaza y el gobierno que disfruta con ella pone lo demás: “Preocupa y nos ocupa”, sostiene Zoido al ser cuestionado sobre la presumible pitada. “La libertad de expresión hay que defenderla, pero también hay que respetar a todos aquellos, que además son mayoría, que respetan unos himnos con todo lo que tienen de simbología”. Por eso tilda la posible pitada al himno en la Copa del Rey como “violencia” que hay que “erradicar”, y aplicará la legislación de Antiviolencia en esta final, por eso que “no le quepa la menor duda [a los alborotadores] de que desde el momento en el que haya una falta de respeto hacia alguien, ya sean personas o instituciones, eso tendrá una repercusión y el Comité de Disciplina también actuará. Antiviolencia tiene una legislación para aplicarla y la vamos a aplicar”. Todo complicado, con lo fácil que sería cambiarle el nombre anacrónico actual por otro más aglutinador: Copa de España. Pero prefieren lo de Copa del Rey porque así, en estos momentos, durante unos días se ventila un poco el caso Cifuentes mientras se habla de los pérfidos catalanes.

¿La presumible pitada en el Metropolitano al Himno, a la Bandera y al Borbón constituye un acto delictivo, como sostiene el Gobierno?  Creo recordar que un auto de la sala de lo penal de la Audiencia Nacional ya consideró en 2009 que pitar el himno de España está amparado por la libertad de expresión, y no pueden considerarse difamatorios, injuriosos o calumniosos con el Jefe del Estado (es el único representante de los españoles que jamás se presenta a examen ante las urnas, qué menos que aceptar las críticas y protestas de unos ciudadanos que no son súbditos, aunque a él no le puedan votar), ni mucho menos que propugnen el odio nacional o ultraje a la Nación, no siendo merecedoras de reproche penal.

¿Se pita al himno? No es un himno sino una marcha, real y granadera. Y somos muchos los millones de españoles que estamos de la realeza hasta la coronilla. Por qué no puedo protestar. ¿Por qué no debo abuchear a un ´rey´, una bandera y un himno que no me representan? ¿Alguien me ha consultado en referéndum si quiero ese rey y ese himno y no una República y el himno de Riego? ¿Agravio? ¿Se le agravia con todo lo que le pagamos y teniendo en cuenta que su trabajo es un empleo heredado y no ha pasado ni una sola prueba de selección de personal, ni siquiera un simple test de inteligencia o un examen de cultura general? ¿Falta de respeto? Eso siempre lo dicen los mismos. Nunca les he oído decir que el palacio del rey es una intolerable falta de respeto a los que viven en la calle porque el banco ha ordenado su desahucio.

Estos autores de la ley mordaza ignoran (a lo mejor no, están en su salsa) que no hay ley en España que prohíba pitar al Himno. Durante el gobierno de Aznar se aprobó un decreto por el que se regula el Himno Nacional y en él lo único que se matiza es que ´la actitud de respeto al himno nacional de los asistentes a los actos en los que sea interpretado se expresará, en el caso del personal uniformado de las Fuerzas Armadas y de las Fuerzas de Seguridad, efectuando el saludo reglamentario´. Nada dice de la actitud de los españolitos de a pie y de los posibles ´pitadores´ en finales de fútbol. Otra cosa bien distinta es que, dado su carácter represor y autoritario, el PP quiera imponer su parecer y pisotear, como de hecho ya han hecho en más de una ocasión, el artículo 20 de nuestra Constitución que garantiza el derecho ´a expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción´.

Los poderes públicos comprometidos con estos símbolos, vete tú a saber por qué motivos insondables, tendrán que encajar de una vez por todas que cada vez somos más los que no queremos al monarca, a los que la Casa Real ni nos infunde afecto ni respeto, porque la sentimos como una imposición que choca frontalmente con la Democracia. Durante décadas nos han ocultado que el mismo Adolfo Suárez bloqueó un referéndum sobre la monarquía porque el Gobierno tenía datos que pronosticaban el NO. Es una ofensa a los valores democráticos que se nos impida llevar a cabo una consulta que ponga a prueba si queremos un régimen monárquico o no, en el que por el mero hecho de ´ser hijo de´, te conviertes en Jefe de Estado.

Por todo ello exigimos el derecho a protestar y a manifestar públicamente que no estamos de acuerdo con este sistema impuesto y antidemocrático. Así están las cosas: el rey, el himno y la bandera te han de gustar sí o sí, sino es que no eres patriota. De acuerdo, no lo seré, y me importa un pimiento.

En la gacetilla de mañana hablaremos de LA PITADA DE ANOCHE EN EL METROPOLITANO.

Vergüenza de PSOE

@ellibelaresc

No me lo puedo creer. No puedo creerme que por un puñado de votos (ya sé que están acojonados) el PSOE se mantenga tan alejado de la realidad de la España actual, esa que predicaba que mañana será republicana, y desautorice a sus juventudes la campaña por la III República: “No la secundamos”.

Con motivo de la celebración del día de la República, Juventudes Socialistas ha lanzado una campaña en la que reivindica “avanzar hacia la Tercera República” porque considera que tras cuarenta años de democracia, “no se puede mantener una institución con raíces medievales, machistas y que otorga privilegios simplemente por razón de nacimiento”. Reivindican este modelo de Estado como “una de las principales y más antiguas señas de identidad” de la organización.

La dirección del PSOE ha censurado la campaña lanzada por Juventudes Socialistas. ”No la secundamos. Espero que estén en otras cosas”, ha señalado en rueda de prensa desde la sede de Ferraz el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, que ha advertido de que España tiene en la actualidad “problemas más importantes” que su modelo de jefatura de Estado. Lamentable. Siempre con la misma, siempre con el ventilador puesto, siempre sin definirse como lo que son o deberían ser. Imposible que pueda creerme que el modelo de Estado no sea “un problema muy importante”. Dan pena.

Ábalos les recuerda que no se salgan de las resoluciones aprobadas en el 39.º Congreso, donde Juventudes Socialistas no consiguió someter a votación una enmienda en defensa de la III República, y tiene el cinismo de ´recordarles´ la enmienda, sin considerar que no es que no consiguió someter a votación sino que no les dejaron y consiguieron con artes antidemocráticas una redacción pactada y no de su agrado para obligarles a claudicar: el “PSOE tiene su propia concepción sobre el modelo de Estado” y precisaba que la forma de Gobierno hacia la que pretende avanzar busca fortalecer los “valores republicanos” y aspira a promover un “modelo federal”, para hacerles callar en la reivindicación de la III República. No lo quieren reconocer. El PSOE tiene auténticos socavones en su estructura, y uno de ellos es la forma de pensar de los que viven del bote y totalmente desestructurados de la sociedad, y los jóvenes que viven la calle, que se sienten auténticamente revolucionarios y republicanos. Mientras no se den cuenta de este desfase los socialistas seguirán convirtiéndose en un partido marginal. En estos momentos casi lo son.

Y mientras, el secretario General de JSE, Omar Anguita, sostiene e insiste con coherencia que la identidad de la organización “está estrechamente unida” a la defensa de los valores republicanos, en la reivindicación de “la plena igualdad los ciudadanos y ciudadanas en todos los aspectos, incluyendo, especialmente la igualdad en el acceso a la jefatura del Estado”; y el secretario de Justicia y Memoria Histórica de JSE, Camino Oreja,  remata con que “cuarenta años de democracia son suficientes para dar un paso adelante”, pues “ha habido un tiempo suficiente de reflexión y madurez política como para entender que no se puede mantener una institución con raíces medievales, machistas y que otorga privilegios simplemente por razón de nacimiento”.

Como ya hemos comentado anteriormente la apuesta de las Juventudes Socialistas por la República produjo uno de los más tensos debates en el Congreso del PSOE, que se celebró el junio pasado. La enmienda que pedía avanzar de manera más explícita a este modelo de Estado pasó el primer corte de las comisiones por 98 votos a favor y 69 en contra. Los dirigentes del nuevo PSOE, con Sánchez a la cabeza, se vieron obligados a negociar para no arriesgarse a que la propuesta pasara a pleno y fuera aprobada en la votación final. Tras una tensa conversación, pactaron esta fórmula que apelaba de forma más vaga y genérica a los “valores republicanos”. Sin embargo, JSE no ha renunciado a su propósito y ha querido lanzar el comunicado de “Avancemos en la República” aprovechando la tan señalada fecha del 14 de abril. A esta organización se le presupone estar a la vanguardia del partido, aunque, como en toda relación fraternal, le cueste alguna reprimenda de vez en cuando de los que están en la poltrona y desconectados de la realidad que solo ven intereses personales o de partido y no sociales y estructurales. Así les va, y les irá si no cambian el rumbo.

En la gacetilla de mañana hablaremos de FINAL DE LA COPA DE ESPAÑA DE FÚTBOL.

IU pregunta

@ellibelaresc

Familia real y monarquía centran el grueso de la última iniciativa parlamentaria de Izquierda Unida. En vísperas del aniversario de la II República, la formación de izquierdas registró el 12 de abril en el Congreso de los Diputados una batería de preguntas para forzar al Gobierno a que se pronuncie sobre cuestiones tales como la celebración de un referéndum para que la ciudadanía española elija qué modelo de Estado quiere, o las relaciones que el actual monarca Felipe VI mantiene con dictaduras como la de Arabia Saudí, siguiendo la senda iniciada por su padre. Hasta 15 preguntas formula al Gobierno IU, que denuncia en rueda de prensa el “veto continuo” que la Mesa del Congreso impone -con el respaldo del PP, PSOE y Ciudadanos- a cualquier tema polémico sobre la Casa Real cada vez que lo plantea IU, que hace un llamamiento a “apoyar el movimiento republicano y el proceso constituyente”.

En estas preguntas IU quiere saber los motivos por los que el CIS ha dejado de preguntar a los ciudadanos sobre la monarquía. El Centro de Investigaciones Sociológicas que depende del Gobierno, lleva tres años sin preguntar por la Jefatura del Estado. Algo se nos esconde. IU también critica la falta de explicaciones sobre el uso de recursos públicos que se destinan a la Casa Real que contrasta con la “transparencia” que se exige al conjunto de responsables públicos y cargos electos. Por ello quiere saber si el Ejecutivo va a “exigir responsabilidades” a Juan Carlos de Borbón por la cuenta en Suiza que su padre le dejó en herencia a él y a sus dos hermanas por valor de 728 millones de euros. “La Casa Real jamás documentó las justificaciones que ofreció ni el caso fue investigado”. No se les aplica el artículo 14 de la Constitución que señala que ‘todos los españoles son iguales ante la ley’. Se denuncia el “anacronismo” de la monarquía en pleno siglo XXI, una institución “obsoleta”, de “dudosa utilidad pública” y que “genera desigualdades sociales”.

Estas son las quince cuestiones que ha presentado IU en el Congreso:

¿Piensa el Gobierno exigir responsabilidades al rey emérito Juan Carlos I por contar con una cuenta en Suiza, al parecer, herencia de su padre? ¿Considera el Gobierno que la monarquía es compatible con el principio constitucional de igualdad de toda la ciudadanía ante la ley? ¿Considera el Gobierno que es una posición radical pedir que la ciudadanía española pueda decidir entre República y Monarquía? ¿Ha valorado el Gobierno la posibilidad de convocar un referéndum para que toda la ciudadanía pueda elegir entre República y Monarquía? ¿Cuáles son los motivos por los que el CIS ha dejado de realizar encuestas sobre la monarquía española? ¿Está preocupado el Gobierno por la opinión que sobre la corona pueda tener la sociedad española? ¿Va a seguir ocultando el CIS la opinión de la ciudadanía sobre la monarquía? ¿Considera el Gobierno necesario investigar el patrimonio de la Familia Real? ¿No cree el Gobierno que es una contradicción en sus términos que el Tribunal de Cuentas no fiscalice a la Casa Real? ¿Va a exigir el Gobierno a la Casa Real que detalle el patrimonio y las rentas de sus integrantes y que sus actividades serán fiscalizadas por el Tribunal de Cuentas? ¿Puede el Gobierno afirmar que ningún miembro de la Casa Real tiene cualquier tipo de activo financiero en el extranjero y, en concreto, en los conocidos como paraísos fiscales? ¿Considera el Gobierno que la monarquía es compatible con la declaración universal de los derechos humanos que establece que todas las personas son iguales al nacer? ¿Va a exportar España material militar a Arabia Saudí? ¿Tiene indicios el Gobierno de que dicho material se utiliza en Yemen para violar los derechos humanos y el derecho internacional? ¿Qué tipo de garantías sobre el uso del material militar exige el Gobierno antes de autorizar su exportación a Arabia Saudí?

Lamentablemente, creo yo, todo va a quedar en papel mojado. PP y PSOE parece que tienen muchos intereses en que cierta clase de sangre azul siga en la Jefatura del Estado. Al PSOE la Historia le va a sacar los colores. En su justificación dirán que eran republicanos de corazón y que se convirtieron en monárquicos por el bien de España. Al tiempo.

ÚLTIMA HORA: nos enteramos ayer de que La Mesa del Congreso ha vetado este martes cinco preguntas registradas por Izquierda Unida sobre el patrimonio de los miembros de la Casa Real, la necesidad de que su contabilidad sea fiscalizada y la herencia que el rey emérito heredó en Suiza de su padre, don Juan de Borbón y Battenberg. Normal, ¿no?

En la gacetilla de mañana hablaremos de VERGÜENZA DE PSOE.

Pinceladas políticas de actualidad

@ellibelaresc

  1. Manejando el lenguaje que ahora se lleva, dicen que la escena de LZ en Mallorca“ se ha convertido en viral”, y que ha eclipsado el fantástico gol de Ronaldo en la Copa de Europa, otra “viralidad” que llega a todas partes, sin llegar a ninguna, pues tanto viral no sirve sino para desviar la atención, y tener de qué hablar. ¿Serán felices las repúblicas y otros pobres países que por no tener, no tienen reyes, ni goles fantásticos, ni escenas virales que les inoculen bienestar? No nos podemos quejar los españoles, sino imitar a nuestro presidente que sin ser viral, es impertérrito, ni se mueve, ni ve, ni oye, ni sabe, ni se molesta porque se manifieste la calle en contra de sus desaguisados. Mientras haya reyes, PP y fútbol, el español tan contento. Ya tiene de qué hablar. Aunque ni coma, ni trabaje.
  2. La desvergüenza de Eme punto Rajoy no tiene fronteras y actúa como si en este país no tuviéramos el gran problema de recuperar a nuestros muertos fusilados por el franquismo. Actúa en argentina como si el caso no fuera con él y no se niega a que en su agenda de visita oficial a Argentina haya incluido un acto de homenaje a las víctimas de la dictadura de ese país. Allí, nueve asociaciones defensoras de los derechos humanos –entre ellas las Abuelas de Plaza de Mayo y las Madres de Plaza de Mayo– se han negado a acompañar a Rajoy en su visita y le han hecho llegar una carta en la que le solicitan que se juzguen los crímenes cometidos durante el franquismo y que se facilite la extradición de los imputados en la querella argentina que juzga esos delitos. Rajoy recorrió en Buenos Aires los muros del Parque de la Memoria, donde figuran los nombres de miles de víctimas de la dictadura militar argentina, e incluso lanzó al río de la Plata una ofrenda floral en honor a los asesinados. ¿¡Se podrá soportar tamaño cinismo¡? Mientras firmaba en el libro de honor del memorial un periodista argentino le lanzó una pregunta sobre qué iba a hacer con las víctimas del franquismo. La pregunta quedó en el aire porque en ese momento, una persona que llevaba una bandera española increpó al periodista: “¿Y con los de los comunistas, qué?”.
  3. En la Convención Nacional del Partido Popular celebrada en Sevilla, María Dolores de Cospedal quiso dejar las cosas muy claras desde la jornada inaugural: “Hay que defender lo nuestro y a los nuestros”. Las palabras de la secretaria general de los populares no se referían a España, no eran una apología de las tradiciones y costumbres de este país, no elogiaban a nuestros personajes ilustres. No. Esas palabras de apoyo entusiasta estaban dirigidas a Cristina Cifuentes, presidenta de la Comunidad de Madrid, propietaria de un currículo de ensueño, mentirosa profesional, vergüenza y hazmerreír de buena parte de la sociedad española. “Van a tratar de desacreditarnos, de hacernos juego sucio, de que lleguemos a las urnas cansados, heridos, desmoralizados, pero no lo van a conseguir”, insistió Cospedal ante el entusiasmo de la cúpula del PP, que se rompió las manos aplaudiendo. Y terminó con otra frase para la historia: “No permitamos que nos avasallen, no renunciemos a nuestros principios… cerremos filas ante las malas artes”. Los aplausos dicen tanto de quien los da como de quien los recibe y con esta ovación el PP volvió a decirnos que es un partido que se pone en pie para vitorear el fraude, la corrupción, la mentira, la impunidad, el descaro, la desfachatez. ¿Qué aplauden, a qué están aplaudiendo, si puede saberse? Aplauden fuerte a una persona a la que le han regalado un máster sin presentarse a las clases ni a los exámenes ni hacer trabajo final, mientras el resto nos lo tenemos que ganar. Aplauden que tú vales menos que ellos.
  4. El caso Cifuentes resulta especialmente sangrante porque afecta de lleno a la Universidad. Allí donde se forman los nuevos ciudadanos, y donde debería enseñárseles con palabras y actos que todos tenemos un valor idéntico, que los privilegios de casta son cosa del pasado, que los ciudadanos somos dueños del Estado y que este solo tiene sentido si se pone al servicio del interés general. Lamentablemente, el mensaje de prostitución de lo público es más intenso que nunca, y también llama a la prostitución de los individuos.

La última del día de ayer es que Cifuentes renuncia al máster y pide disculpas en una carta al rector. ¿Y ya está? Robo, me cogen, pido disculpas ¿y ya está? No es así, señora Cifuentes, porque “si usted ha hecho todo bien, ¿por qué renuncia?”. Es esperpéntico renunciar a algo que nunca existió.

  1. Afortunadamente en el tema de la joven de CDR acusada de terrorismo el juez no ha llegado al grado de fanatismo servicial y patrioterismo demente de la fiscalía, y en contra del criterio de los ‘chicos para todo’ del Gobierno, de momento ha rechazado los cargos por rebelión y terrorismo contra la ‘integrante de los CDR’, Tamara G. C., una joven a la que podían haber destrozado la vida condenándola a décadas de prisión por delitos del tipo de cortar una carretera o levantar las barreras de un peaje, y ha decretado libertad con medidas cautelares, e imputándole, eso sí, un delito de desórdenes públicos. ¿Si esta chica fuera familiar de los fiscales también pedirían estos miserables ese tipo de condenas desproporcionadas con tanta gratuidad?

En la gacetilla de mañana hablaremos de IU PREGUNTA.

Me encanta este rap

@ellibelaresc

No sabría decir a mis lectores si me gusta el rap. Lo que sí os puedo decir es que me ha encantado el que hoy pongo a vuestra consideración: “Los Borbones son unos ladrones”. Rapear no es delito. Sin embargo, Valtonyc, Pablo Hasel o La insurgencia irán a la cárcel por sus canciones.

Trece raperos ponen voz a un tema de “autoinculpación musical colectiva”, que reivindica la libertad de expresión y rechaza “la represión” que sufren los músicos condenados por injurias al rey y/o por enaltecimiento del terrorismo. Me gusta por su letra y por todo lo que encierra. En sus versos se condensa más democracia de la que jamás han demostrado, desde mi punto de vista, ni la Corona (antidemocrática por principio) ni quienes hoy nos gobiernan. La canción surge de la necesidad de entonar un canto sobre el retroceso de las libertades en este país. “Rapear no es delito. En las cárceles los débiles, los más pobres, ¿es o no? En Ginebra los patriotas escondiendo el montón”, así empieza el videoclip, grabado en la antigua cárcel Modelo de Barcelona:

Sin libertad de expresión todos los demás derechos son papel mojado. Por eso, lo primero que hacen los tiranos es reducirla o suprimirla. Lo primero que hizo el gobierno del PP vencedor con mayoría absoluta parlamentaria en 2011 fue cambiar el estatuto legal de la RTVE para suprimir en ella la libertad de expresión y ponerla a su servicio y lo segundo, elaborar una ley de restricción de las libertades públicas, singularmente de expresión, reunión y manifestación que se promulgó en 2015 como Ley Orgánica de protección de la seguridad ciudadana, más conocida como ley mordaza.

El videoclip es una llamada de atención al hecho de que en este país chiringuito del PP la libertad de expresión y el derecho a la información están hoy más amenazados que nunca desde que se acabó la dictadura. Cuanto más miedo tiene esta derecha rancia, más se manifiesta con represión, amenazas, intimidación. En realidad, están muertos de miedo, porque cada vez somos más personas las que no estamos dispuestas a tolerar sus atentados a la democracia, las que no consentimos que sigan pisoteando a los más débiles y empobrezcan a un país que tiene todo para ser un buen lugar en el que vivir mientras se envuelve en sus banderas.

La inquina de la derecha neofranquista a la libertad de expresión es acendrada y muy fuerte. A estas alturas son varios los titiriteros, raperos y tuiteros procesados por enaltecimiento de lo que no se debe enaltecer, injurias a quien no se puede injuriar, atentado contra unos sentimientos religiosos contra los que es permisible atentar. Todo pura especulación, fabulación, interpretación y arbitrariedad.

El mensaje del rap es claro: esa élite compuesta por Gobierno, Corona, iglesia católica, empresariado y esa parte de la judicatura politizada no conseguirá que nos callemos. Basta ya de intentar amordazar lo que no se quiere escuchar porque deja en evidencia lo innegable, porque derrumba la manipulación que despliegan con sus malas artes. Quienes más critican ahora las llamadas ‘fake news’ (noticias falsas) son quienes viven de ellas, son los mismos que han hecho de la mentira la espina dorsal de sus discursos, quienes en un rap como este se retratan a la perfección.  Por muchas sanciones, querellas, represión o, incluso, porrazos que nos aticen, no nos van a amordazar. Esta derecha rancia lo sabe y eso todavía le aterra más. Que se prepare. No es una amenaza.

En la gacetilla de mañana hablaremos de PINCELADAS POLÍTICAS DE ACTUALIDAD.