@ellibelaresc

CerillasMujeres públicas es un grupo feminista de activismo visual  fundado en 2003, en Buenos Aires. Mujeres públicas son Magdalena Pagano, Lorena Bossi y Fernanda Carrizo, y forman parte de una muestra de más de 30 artistas que conforman  la exposición Un saber realmente útil, en el museo Reina Sofía.

Este grupo de mujeres gritan que ´El papa es argentino y el aborto clandestino. Si el papa fuera mujer, el aborto sería ley´. En el catálogo de la muestra, las artistas intervienen con una propuesta específica, en la que apuntan a favor de la mujer y contra las leyes antiabortistas con un padrenuestro adaptado: ´Concédenos el derecho a decidir sobre nuestro cuerpo. Y danos la gracia de no ser ni vírgenes ni madres. Líbranos de la autoridad del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo para que seamos nosotras las que decidamos por nosotras. Ruega porque el poder judicial no haga suyos los mandatos de la Iglesia y ambos nos libren de su misógina opresión. Venga a nosotros el derecho a cuestionar si es bendito el fruto de nuestro vientre. No nos dejes caer en la tentación de no luchar por nuestros derechos. Y concédenos el milagro de la legalidad del aborto en Argentina. Amén´.

Al rezo lo acompaña el logo estampado en una caja de cerillas de principio de esta gacetilla. Ellas le llaman fetiche.

Y como no podía ser de otra forma, como los musulmanes cuando dicen que se insulta a Mahoma, ciertos católicos piden al Museo Reina Sofía la retirada de los fósforos ‘quema iglesias’. Ante la revuelta talibán católica el museo ha emitido un comunicado en el que aclara que ´las obras de arte que están presentes en esta muestra reflejan únicamente las opiniones de sus autores, pero no representan en modo alguno una opinión o actitud del museo en relación a los asuntos y expresiones que en ellas se manifiestan´. Estupendo comunicado, y eso que ya no está Rouco. Y añaden: ´El Museo Reina Sofía respeta la libertad de expresión y la libertad de creación artística, de igual modo que respeta todas las creencias y la libertad de opinión de las personas que han sentido herida su sensibilidad´. Esta segunda parte del comunicado ya está mucho mejor.

Además de las quejas a la entidad, esta sensible comunidad católica ha lanzado dos campañas de recogida de firmas: una, con cerca de 4.000 firmas, pide a José Ignacio Wert que destituya ´inmediatamente´ al director del Museo Nacional Reina Sofía, Manuel Borja-Villel, por haber ´aprobado y promovido de una exposición en la que se incluye incitación a la violencia anticristiana, vejación contra los católicos y promoción de campañas abortistas. Es indignante y presuntamente delictiva´.

La otra, lanzada  -como no podía ser de otra manera-  desde la asociación Hazte oír, pide al director ´que retire los contenidos que insultan a las creencias de los ciudadanos´(¿?). La suma de las firmas se acerca a las 20.000. ´Sería condenable que una confesión religiosa pidiera dinero al Gobierno para insultar a mujeres feministas. Por el mismo motivo, resulta condenable que un grupo de mujeres feministas haya recibido recursos del Gobierno para insultar a una confesión religiosa´.

¡Qué gentes! No entienden nada. Se cierran y  obcecan, se ponen las orejeras y a berrear. Con su actitud hacen lo que Rajoy, que es una fábrica de independentistas catalanes. Con esta postura, afortunadamente, lo que están consiguiendo es que vaya mucha más gente a ver la exposición del Reina Sofía. Por una vez estos cafres de Harte Oír estarán al servicio y promoción de la cultura y de la libertad de expresión.

_______________________________

En la gacetilla de mañana hablaremos de AHORA LA MODA ES EL PERDÓN.

Anuncios