@ellibelaresc

Hemos llegado a una situación en que los casos de corrupción del PP, y secundariamente del PSOE, ya no nos extrañan. Incluso ha dejado de ser noticia, por lo esperado, que nos levantemos enterándonos por los medios de un nuevo caso de latrocinio, de corrupción. Y con este ambiente, y la cara de plasma que se le está poniendo al sargento de húsares, a nuestro don Mariano, es ya casi sentir general que las horas de Rajoy como presidente del PP y del Gobierno están llegando a su fin. Recordad que lo vamos a celebrar con cava y puro.

Hasta los medios afines y sobornados con suculentas subvenciones para que mantengan el cotarro, me refiero a La Razón y a ABC, dan por finiquitado a Rajoy, ni siquiera lo defienden ya. Todos, incluso esos dos, lo critican con dureza  por su actitud ante la crisis de corrupción con que nos han acostumbrado los políticos del PP y PSOE.

Desde las siglas de ABC se pronostica que ´los ciudadanos ya no reparan en las siglas de los partidos, sino en la realidad de una corrupción omnipresente por la que no solo quieren oír disculpas (…).  El PP no está en situación de actuar con tácticas medrosas, sino con audacia. Cada vez son más los diputados del PP que empiezan a decir que sería mejor concurrir a las próximas elecciones sin Mariano Rajoy. Como aparezca en la más remota pedanía un concejal del PP con coleta, me da que lo van a ungir como líder carismático aunque no quiera´.

El siempre polémico Hermann Tertsch tampoco duda en cargar las tintas contra el presidente del Gobierno. ´La tragedia que supuso el paso de José Luis Rodríguez Zapatero por la historia de España ha tenido perfecta continuidad con Mariano Rajoy. No ha habido corrección, ni regeneración, ni ley, ni autoridad, para lo que había poder y mandato inequívoco de los españoles´, y califica como impensable que en el PP haya una reacción llena de coraje y determinación que impida la victoria electoral de Podemos.

Ely del Valle, en La Razón, reclama al Partido Popular una ´estrategia inteligente para desmontar el atractivo argumentario que supone esa formación (en referencia a Podemos) para miles de desengañados, cabreados o desesperados´.

Pero sin duda, de todos los periodistas conservadores es Federico Jiménez Losantos el que está más desanimado. Pronostica que ´de aquí a pocos meses, en marzo o abril, proclamarán en Barcelona la República catalana independiente. Y de aquí a un año, tras las elecciones generales, se puede proclamar la república popular o bolivariana de los pueblos de España, que dará a luz a media docena de republiquitas al modo catalán´. Por eso culpa al presidente del Gobierno de todo lo sucedido: ´Rajoy, antes de largarse, está a punto de dejarnos como legado político una escombrera de nacioncitas y estadejos a una de las cuales y a uno de los cuales muchos vamos a seguir llamando España´.

Por eso la pregunta es: Con la que está cayendo y lo que queda por ver ¿repetirá Rajoy como candidato? Crece la opinión en el PP de la necesidad de un relevo para las elecciones generales. Mariano Rajoy, encuesta tras encuesta, ha sido siempre el político peor valorado en España. Poco después de llegar a la Moncloa y comenzar su ristra de incumplimientos su valoración ciudadana comenzó a caer y casi siempre ha estado por debajo de un 4 %.  Con este panorama, sin una recuperación palpable y empleo precario que ya no garantiza salir de la pobreza, el goteo de escándalos amenaza con llevarse al PP por delante. Rajoy representa la ´casta´ como nadie, por eso la opinión de que no repita como candidato a las generales se extiende a la velocidad de la luz entre el PP. Rajoy se ha quemado en la hoguera de las vanidades de la corrupción porque primero la negó cuando proclamó que Bárcenas era inocente, luego la intentó ignorar y cuando ha reaccionado ha sido demasiado tarde. Rajoy es de otra época, de otros tiempos y  representa mucho de cuanto ahora se rechaza y hasta se detesta. ¡Pero cuántas ratas había en este barco! Exclama un anónimo y veterano diputado del PP.

LA ÚLTIMA: Ya lo sabéis, pero yo lo celebro: La Audiencia de Palma confirma la imputación de la infanta Cristina por delito fiscal. Y la casa real, como no podía ser de otra manera, ni se moja y  expresa respeto absoluto a la independencia judicial.

______________________________

En la gacetilla de mañana hablaremos de ¡QUE EMPIECE LA MÚSICA DE VIENTO!

Anuncios