@ellibelaresc
¿Qué ha pasado con esta secta? Una serie de denuncias sobre la conducta moral de Rosendo, supuestas irregularidades y prácticas sexuales utilizando elementos de la consagración han provocado que el obispado haya apartado de todas sus funciones a este visionario tan especial.
Lo que la Diócesis de Tui-Vigo se encontró al empezar a bucear en Oia no solo era una comunidad más o menos exótica integrada por Miguel, su familia, cuatro matrimonios con sus hijos (algunos recién nacidos en la casa madre) y ocho mujeres que iban vestidas de monjas sin serlo, sino también todos los estigmas de algo más cercano a una secta que a un grupo de fieles católicos al uso. ´Al parecer utilizaban expresiones de la consagración, tomad y comed, tomad y bebed, para los actos sexuales´, señala un sacerdote de la diócesis.
De aquella comunidad de casi 400 miembros que llegó a tener Orden y Mandato, hoy sólo quedan 31 (27 varones y cuatro mujeres), guiados por un comisario extraordinario que la iglesia ha puesto para sustituir el liderazgo de Miguel. A sus 54 años, después del escándalo, Miguel salió de Vigo y recaló en Madrid. Desde el pasado mes de abril, la mayoría de los miembros se dio de baja. Unos, para olvidarse del asunto cuanto antes. Otros, para seguir a Miguel. Allá donde fuera. Las instalaciones están ahora deshabitadas. Feliciano Miguel Rosendo abandonó Galicia con algunos seguidores y continúa actualmente desarrollando su actividad en diferentes localidades de la sierra madrileña bajo una asociación que lleva el nombre de Serviam.
Orden y mandato saltó a la fama a raíz de que Tamara Falcó, hija de Isabel Preysler, realizase en sus instalaciones en Oia un retiro espiritual durante un fin de semana, y de que la exactriz y exmodelo Olalla Olivero (que actuó en varias series como ´El comisario´ o ´Escenas de matrimonio´) ingresase en la misma.
Con devoción de novicia, hace un año Tamara Falcó se enclaustró un fin de semana en la casa propiedad de Miguel Rosendo donde Orden y Mandato tenía su cuartel general. En Oia rezó, conoció al fundador, vivió con las consagradas y ayudó a unos enfermos. Desde entonces siempre lleva un vaporizador de agua bendita en el bolso. ´Una persona me habló sobre un retiro espiritual y allí me dejaron muy claro que el demonio existía y que la única manera de cerrarle las puertas era la confesión. Llevaba 14 años sin confesarme y me pasé todo el fin de semana en el confesionario´, dijo después en una conferencia en Sevilla. ´Poco a poco me empecé a encontrar mejor y empecé a necesitar buscar la verdad de una manera adaptada a mí. Ahora voy a misa a diario, quién me ha visto y quién me ve´. No sólo Tamara Falcó vio la luz en Vigo. La actriz Olalla Oliveros, también. Tiene 36 años, participó en películas como Fase terminal, tuvo papeles en series como El comisario o La familia Mata, hizo anuncios para marcas como Ausonia, Kellogg’s o Evax y hace más de cuatro años decidió ingresar en la comunidad. ´El Señor no se equivoca. Él me hizo casting y no pude decir que no´. Se ha cambiado el nombre: ahora se llama Olalla del Sí de María.
Tras saltar la polémica, la hija de Isabel Preysler ha querido aclarar que ella no ha tenido ningún otro tipo de relación con la Orden y Mandato de San Miguel Arcángel más allá de su breve estancia allí. ´No pertenezco a ninguna orden. Un sacerdote amigo mío me invitó a visitarla un fin de semana y así lo hice, como he visitado otras muchas´.
En la gacetilla de mañana hablaremos de FRASEOLOGÍA DEL CORRUPTO.

Anuncios