@ellibelaresc

El pasado 20 de noviembre se han cumplido tres años del arrollador triunfo electoral del PP de Mariano Rajoy. Los conservadores lograron, con mentiras impensables y un discurso triunfalista en el que se presentaban como los gobernantes que iban a sacar a España de la crisis, el mejor resultado electoral de su historia con el apoyo del 44,6% de los votantes y 186 diputados.

Tres años después del fraudulento triunfo electoral del PP, en España hay más paro, más pobreza y más desigualdad. Una realidad que choca con el triunfalismo del Gobierno, que pregona una recuperación que sólo se atisba en algunas estadísticas oficiales. Rajoy aparece como el profeta del milagro económico que falló en todo.

En este vídeo el PSOE denuncia las ´mentiras, incumplimientos y recortes sociales´ que han caracterizado los tres años del Gobierno de Mariano Rajoy.

El paro es la prueba del algodón, el elemento por el que se va a juzgar la capacidad del Gobierno. Los últimos datos de la EPA (tercer trimestre de 2014) indican que desde el primer día que Rajoy pisó las alfombras de La Moncloa (21 de diciembre de 2011) hasta hoy se han destruido 648.200 empleos y aún hay 140.400 parados más. La tasa de paro en diciembre de 2011 era del 22,56% y había 5.287.300 parados. Casi tres años después dicha tasa está todavía en el 23,67% y los parados son 5.427.700 personas. La tasa de actividad ha caído del 60,29% al 59,53% desde que el PP llegó al poder. Pero lo peor, lo que invita al desánimo, es que el paro de larga duración se ha multiplicado por nueve desde el inicio de la crisis, y el crecimiento del número de parados de larga duración ha ido acompañado de una notable reducción de la cobertura de la prestación por desempleo, que ha caído de forma sostenida: del 72% sobre el total de parados en 2009 y 2010, se pasó al 64% en 2011, al 60% en 2012, al 57% en 2013 y al 53% en 2014, siempre tomando como referencia los meses de septiembre.

También se ha disparado el porcentaje de personas que sufren dificultades —desde pocas a muchas— para llegar a fin de mes. Otro indicador del INE que da una idea de la expansión de la pobreza los últimos años es el de la Población que sufre ´carencia material severa´.

No solo somos más pobres que en 2011, sino que debemos más a nuestros acreedores. Las políticas de austeridad, los recortes sociales y los ajustes no han servido para poner coto al volumen de deuda pública, que ya supone el 97,1% de PIB.  En tres años el PP aún no ha conseguido domar el déficit público, pese a que se presentó como el mejor garante para hacerlo. Rajoy era la solución. Y ya la hemos visto y sufrido.

Rajoy era ese político sensato y predecible. El PP era el partido que sabía gestionar en tiempos de crisis. Una apuesta segura. Todo ese potencial desaprovechado. Y la reforma estructural del Estado, el fortalecimiento de los mecanismos democráticos, la reconstrucción de los puntales de la Justicia a la espera. La gran oportunidad perdida para situar a España entre las grandes democracias contemporáneas se ha perdido. Son mayoría los que valoran a Rajoy como el peor presidente desde la restauración democrática. Confianza defraudada. Apoteosis del pesimismo. Suenan por doquier las trompetas del cambio. Menos en Moncloa, donde Mariano Rajoy, imperturbable, transmite a los suyos mensajes de confianza y calma.

_____________________________________

En la gacetilla de mañana hablaremos de FELIPE Y CRISTINA DE BORBÓN.

Anuncios