@ellibelaresc

Una encuesta difundida hace unas semanas por  el centro demoscópico Pew Research, con sede en Washington, nos revela datos muy interesantes sobre la situación del catolicismo y de otras religiones en esta parte del mundo. El catolicismo pierde fuerza en América Latina. En cuatro décadas -entre 1970 y 2014- las personas católicas han pasado de suponer el 92% de la población al 69%. Y en ese mismo período, la proporción de protestantes se ha incrementado del 4% al 19% por el auge de las iglesias evangélicas en la región y de la búsqueda de experiencias religiosas más personales. También ha crecido la de personas sin afiliación religiosa -que se declaran ateas, agnósticas o nada en particular-, del 0% al 8%.

El sondeo se basa en 30.000 entrevistas presenciales entre octubre de 2013 y febrero de 2014 en todos los países de habla hispana y portuguesa de América Latina y el Caribe, con la excepción de Cuba y la inclusión de Puerto Rico. El informe emplea el término protestante en un sentido amplio. Hace referencia a miembros de iglesias protestantes históricas (bautistas, adventistas del séptimo día, metodistas, luteranas o presbiterianas), de iglesias pentecostales (Asambleas de Dios, Iglesia Pentecostal de Dios o Iglesia Evangélica Cuadrangular) o de otras. Menos de un cuarto de los protestantes consultados pertenecen a una iglesia histórica y más de la mitad a una pentecostal.

Los resultados de la encuesta trazan diferencias significativas entre países y segmentos de edad, y permiten vislumbrar tendencias de fondo. En América Latina viven más de 425 millones de católicos, casi el 40% de la población católica mundial. Es la región con más católicos del mundo. Y cuenta desde marzo de 2013 con un papa latinoamericano, el argentino Jorge Mario Bergoglio. Pero aún es pronto para determinar si el efecto del nuevo pontífice logrará frenar el retroceso del catolicismo en la región dado que no hay datos previos recientes. En la encuesta, el apoyo al papa Francisco es masivo entre los católicos, pero varía entre países: oscila del 78% de opinión favorable en Bolivia al 98% en Argentina.

Uno de los mayores problemas del catolicismo es que pierde a los que eran sus fieles. En el sondeo, el 84% de los adultos latinoamericanos dice haber sido criado en el catolicismo, 15 puntos porcentuales más que los que ahora se identifican como católicos. En cambio, el 9% de los latinoamericanos fueron criados en iglesias protestantes, pero un 19% se describe como protestante. Y entre los no creyentes la transición va del 4% al 8%.

Por países, Paraguay es el más católico (el 89% de la población) y Uruguay el menos (42%). El catolicismo es predominante en naciones como México (81%), Colombia (79%), Ecuador (79%), Bolivia (77%) y Perú (76%). Es mayoritario en Chile (64%), Costa Rica (62%) y Brasil (61%), el país con más católicos del mundo (unos 120 millones). Y llega a la mitad o menos de la mitad de la población en El Salvador (50%), Guatemala (50%), Nicaragua (50%) y Honduras (46%).Es en estos países centroamericanos con un menor apoyo al catolicismo, donde el protestantismo tiene más adeptos.

Detrás del viraje del catolicismo al protestantismo hay razones que se repiten. La más extendida es la búsqueda de una conexión más personal con Dios. También es palpable el éxito de los esfuerzos de evangelización de las iglesias protestantes: el 58% de los que han evolucionado del catolicismo al protestantismo dice que la nueva iglesia se acercó a ellos. Y la encuesta señala que los protestantes son mucho más propensos a compartir su fe con personas de fuera de su grupo religioso.

Por hábitos y opiniones  los católicos en América latina tienden a ser menos conservadores que los protestantes en asuntos como el aborto, el matrimonio homosexual, las relaciones sexuales antes del matrimonio o el consumo de alcohol. Mientras, los protestantes tienden a ser más practicantes que los católicos: un 83% y un 62%, respectivamente, acude a la iglesia una vez al mes. Y son mayoría los quieren una iglesia católica más aperturista, lo que puede ser clave para dirimir si el mensaje reformista del papa Francisco colma los deseos de este colectivo. Un 66% de los católicos reclama que la iglesia apoye el uso de métodos anticonceptivos artificiales. La proporción llega al 80% en Chile, Venezuela, Argentina y Uruguay. También son mayoría -un 60%- los católicos latinoamericanos que piden poner fin a la prohibición del divorcio por parte de la iglesia.

_________________________________

En la gacetilla de mañana hablaremos de ESPOSAS DE IMPUTADOS (1)

Anuncios