@ellibelaresc

Pero la reina de todas las esposas de imputados es la hija del exrey, a la que no sabemos por qué oscuros designios todo el mundo quiere proteger: presidente del gobierno, un fiscal sometido a las directrices del Gobierno, Abogacía del Estado, dependiente directamente del Ministerio de Justicia que se niega a proteger los intereses del propio Estado, y una Inspección de Hacienda controlada por el Ministerio de Hacienda, que mantiene que la hermana del Rey no ha cometido delito fiscal. Asistimos a un auténtico complot político-judicial para impedir que Cristina  de Borbón se siente en el banquillo.

La infanta Cristina era dueña del 50% de Aizoon, la sociedad que compartía con su esposo, Iñaki Urdangarin, imputado por blanqueo de capitales y ocho delitos más. La Audiencia Provincial de Palma ha resuelto que los indicios para actuar contra la Infanta por un supuesto blanqueo de capitales son insuficientes. Pero mantiene la imputación por delitos de la Hacienda Pública. Aizoon fue utilizada para pagar menos impuestos de los que correspondían a los distintos negocios de su marido. Cristina de Borbón “estaba contribuyendo con su participación en Aizoon a defraudar al fisco y además se benefició de ello”, según la Audiencia. La Infanta hizo gastos con tarjetas de crédito de Aizoon sin ninguna relación con la actividad de la empresa. La Fiscalía no se plantea presentar acusación contra ella, y la Agencia Tributaria se inclina también por no hacerlo.

El Gobierno de Rajoy tiene doble cara: defiende a defraudadores y se presenta como ‘cruzado’ contra la corrupción. Triste espectáculo que demuestra una vez más que la justicia no es igual para todos; y de eso tendría mucho que decir la propia Isabel Pantoja cuando, por unos hechos muy similares ha entrado en prisión. Y la parodia continúa: ahora es la Audiencia Provincial de Baleares, que aparentando imparcialidad al mantener la imputación de la infanta por dos delitos fiscales, se pone en evidencia al levantar la imputación por un delito de blanqueo de capitales. ¿Funciona la justicia, aunque sea a medias?

Hay gato encerrado en esa resolución de la Audiencia de Baleares que es preciso sacar a la luz para poder confirmar que existe un complot político-judicial que trata a toda costa de impedir que Cristina de Borbón se siente en el banquillo de los acusados. Todo es cuestión de matices, por lo que es preciso hilar muy fino porque parece evidente que ni el fiscal ni la Abogacía del Estado van a acusar a la Infanta, por lo que tan solo cabe que lo haga Manos Limpias, en su condición de acusación popular. De ser así ¿alguien conoce algún caso en el que un ciudadano sea imputado por defraudar al fisco y no sea acusado por ello ni por el Ministerio Fiscal ni por la Abogacía del Estado? De confirmarse las sospechas, ya tendríamos un nefasto y escandaloso precedente propiciado por el gobierno que preside Don Mariano Rajoy. El mismo que en las últimas horas se ha presentado como cruzado contra la corrupción. Buen comienzo si al mismo tiempo se convierte en defensor de los defraudadores.

_______________

En la gacetilla de mañana hablaremos de LA LEY MORDAZA.

Anuncios