@ellibelaresc

Me encanta este artículo de la periodista Ruth Toledano  y por eso lo publico en El Liberal.

Estamos soportando una presidencia del Gobierno que es una tomadura de pelo. Debiera existir un procedimiento extraordinario que permitiera a la ciudadanía impugnar esa presidencia si las cosas se llevan tan lejos como está llevándolas Rajoy. Debiéramos poder iniciar un proceso que lo cesara si, ante hechos tan graves como los que vivimos, el presidente no tiene la dignidad de dimitir. Lejos de ello, esta semana el presidente ha asomado la cabeza para dedicarla a mentir.

Rajoy había anunciado que viajaría a Cataluña el pasado fin de semana. Y así ha sido. Pero, en el colmo de la ineptitud y la soberbia, ha ido para reunirse únicamente con los suyos. Dado el conflicto con esa Comunidad, su obligación política no era tal, sino precisamente la contraria: hablar con Mas y con todos los políticos y actores sociales implicados en el proceso soberanista. Ser presidente del Gobierno de la nación a la que, hoy por hoy, pertenece Cataluña obliga a ello, no a pasar el finde con peperos, al mejor estilo Aznar: hablando catalán en la intimidad. Es una burla a los propios catalanes y a todos los ciudadanos del Estado. Esa visita no ha llegado ni a la categoría de la pantalla de plasma.

De paso, Rajoy nos ha tomado un poco más el pelo asegurando que España es ´un país que tiene unas infraestructuras como nadie, que es líder del crecimiento en la eurozona y nos ponen como ejemplo de gobierno reformista y de cómo salir de la crisis´. Líder como nadie. Y, desde un cinismo solo comparable al de Camacho -que afirmó que Rajoy ha sacado a España de la crisis y ha sabido dar respuestas a la lacra de la corrupción-, el presidente afirmó que hablará con todo el mundo, ´como siempre´, pero con la condición de que no se toque lo que él llama la unidad de España. Como siempre. Una desfachatez que no debe permitirse un presidente que dice serlo de todos, incluidos los catalanes. No ya altura, el mínimo exigible a un presidente del Gobierno de la nación es sentarse a hablar justo con quienes no están conformes. Para recibir los aplausos de los suyos bien debiera bastarle el SMS, al que tan aficionado es cuando se trata de mandar mensajitos a quien no los merece.

Un par de días antes, Rajoy había hecho en el Congreso de los Diputados una defensa de Ana Mato que sonrojó a cualquier persona un poco decente. Lejos, por supuesto, de tener la valentía de reconocer las implicaciones del PP en la trama Gürtel, habló de problemas serios en su partido, pero lo hizo como un capo que defiende la perogrullada interesada de que problemas hay hasta en las mejores familias. De las peores, ni hablamos. Lejos de echar a la ya ex ministra de Sanidad por estar imputada en esa trama y tener que sentarse ante el juez para explicar de dónde salían los Jaguar que se encontraba, sin sorpresa alguna, en el garaje, Rajoy la mantiene en el Comité Ejecutivo de PP, órgano máximo del partido. Tendría que echarla del Consejo como hace tiempo tenía que haberla echado del Ministerio de Sanidad (más allá de la corrupción, su gestión de la crisis del ébola fue desastrosa y la ex ministra se va a casa impulsada además por la ola de la Marea Blanca).

Lejos de haberse callado, como le es habitual cuando menos debiera, Rajoy decidió hablar. Pero no para hacer autocrítica, qué quimera, y mucho menos autodepuración, sino para trasladar una teoría sobre la corrupción que debe quedar en los anales de la desvergüenza política: dijo que corruptos hay desde que estamos en este planeta y prácticamente vino a echar la culpa a los medios de la desconfianza de los ciudadanos en las instituciones, por insistir tanto en los casos de corrupción.

Es todo mentira. Rajoy miente más que habla. Es todo lo que hace. Sus medidas contra la corrupción son mentira. Sus declaraciones sobre Cataluña son mentira (tan mentira como Aznar hablando catalán en la intimidad). Sus conclusiones sobre Mato son mentira (tan mentira como el desconocimiento de ella sobre la procedencia de un Jaguar en su garaje). Y lo sabemos. Sabemos que miente Rajoy y que miente su Gobierno. Debiéramos poder defendernos de esta agresión a la democracia y a nuestras vidas. Debiera existir una herramienta ciudadana, no parlamentaria, que permitiera impugnar al presidente. Por incompetencia, dejación de responsabilidades (¿es que no se entera de nada de lo que pasa en la cúpula de su partido?, ¿es que no conoce sus propias incompatibilidades?: mentira). Por degradar hasta el subsuelo la calidad democrática y por engaño al Parlamento y a la ciudadanía.

Debiéramos tener la posibilidad de no tener que conformarnos con que el tiempo ponga a cada uno en su sitio.

___________________________

En la gacetilla de mañana hablaremos de DATOS SOBRE LA IC ESPAÑOLA.

Anuncios