@ellibelaresc

La simonía, esto es, la acción o intención de negociar con cosas espirituales, como los sacramentos o los cargos eclesiásticos, es uno de los principales pecados de la sociedad eclesiástica desde tiempos inmemoriales. Este pecado, que parece no entender la iglesia católica, tiene raíces muy profundas y genera ingresos muy importantes en las arcas de sus dirigentes.

Visitas cualquier templo con ciertas peculiaridades arquitectónicas o milagrosas y te encuentras con recomendaciones económicas de toda índole. Que si estampitas para protegerte del dolor de tripas si echas en el cepillo unas monedas; luminarias para procurar embarazos por tantos euros; visita guiada al museo de la catedral y a la sacristía medieval con entrada donativo que no paga IVA; prohibición de hacer fotos a no ser que colabores con una cantidad determinada; limosna para intenciones del obispo que te será compensada con jubileo particular y limpieza de todos los pecados mortales que has cometido robando a los pobres si colaboras con la reconstrucción de la hornacina de tal o cual santa; posibilidad de tener en tus propias manos el santo cáliz si haces una aportación generosa a la congregación de los hermanos trinitarios de Jerusalén; óbolo para las intenciones del coro catedralicio y un sinfín más de triquiñuelas con que los eclesiásticos abusan de la buena voluntad de sus parroquianos para hacer caja.

Tal es la gravedad de estas acciones que el papa Francisco considera ´escandaloso´ que haya lista de precios para recibir los sacramentos, al tiempo que recuerda que las Iglesias no deben ser jamás ´lugar de negocios´ porque la redención de Cristo ´es gratuita´. Así lo ha manifestado durante la homilía de una misa celebrada en la Capilla de Casa Santa Marta. ´Yo pienso en el escándalo que podemos dar a la gente con nuestra actitud, con nuestras costumbres no sacerdotales en el Templo: el escándalo del comercio, de la mundanidad –ha advertido–. ¡Cuántas veces vemos que entrando en la Iglesia todavía hoy hay una lista de precios, para el bautismo, para la bendición, para las intenciones de la Misa y el pueblo se escandaliza!´.

Francisco ha manifestado que hay dos pecados graves que la gente no perdona a un sacerdote: que maltrate a la gente y la avaricia económica. ´Es curioso: el pueblo de Dios sabe perdonar a sus sacerdotes, cuando tienen una debilidad, cuando resbalan en un pecado, sabe perdonar. Pero hay dos cosas que el Pueblo de Dios no puede perdonar: un sacerdote pegado al dinero y un sacerdote que maltrata a la gente. No puede perdonarlo. Es un escándalo cuando el Templo de la casa de Dios se convierte en una casa de negocios´.

Si sigue por este camino este papa va a durar poco. ¿Os acordáis del efímero Juan Pablo I? Francisco está actuando más con los designios de su dios que con los de la curia vaticana, y eso es un gravísimo problema. Se posiciona en contra de la habitual simonía practicada en todos los lugares donde hay iglesia católica y, además, hace unos días, ha sacudido a las altas esferas vaticanas al nombrar como cargos de la Curia a mujeres y laicos. Por primera vez en la historia los ‘ministerios’ vaticanos podrán estar ocupados por no religiosos. Francisco pretende una absoluta revolución en los órganos de poder del Vaticano, que por primera vez en la historia dejarán de estar únicamente en manos de obispos y cardenales, y quedarán reducidos drásticamente, pues Bergoglio no quiere una ‘corte’ de medio centenar de prelados que murmuren y repitan oscuras tramas del pasado. De momento un matrimonio dirigirá con rango de subsecretarios organismos de la Curia vaticana dentro del macrodicasterio de Laicos y Familia.

No comparto en absoluto la ideología de Francisco, pero como dirigente religioso de una iglesia más terrenal que divina me parece que está en un camino correcto y que, con el tiempo, puede conseguir buenos réditos y hacer volver al redil de su iglesia a tantos y tantos que la han abandonado por la incoherencia de sus mandatarios, llámense papas, cardenales, arzobispos y obispos… por no descender más en la línea de poder. Sin embargo tengo claro que ´el rollo de acumular oro y no pagar impuestos es uno de los asuntos en los que no coincido claramente con el papa´.

____________________

En la gacetilla de mañana hablaremos de ¿ES EL PSOE UN REFERENTE DE HONRADEZ?

Anuncios