@ellibelaresc

¡Qué queréis que os diga! Me cuesta entender que PP y PSOE hayan dado la Jefatura del Estado al hijo de Juan Carlos de Borbón. Todo el mundo estaba pendiente de su primer mensaje navideño y sorprendió a los de siempre, a mí por supuesto que no. Lo mismo de lo mismo. Pendientes del discurso ¿por qué? Todos sabemos que él no escribe sus discursos, y que el propio Gobierno de turno supervisa su contenido para que no se extralimite en su función de figurín. Porque el monarca es eso, y poco más, aunque nos cueste un pastón a todos mantener esa institución caduca, obsoleta, aburrida y, para mayor inri, muy poco ejemplarizante.

Así nos acostumbró Juan Carlos a su 24 de diciembre: ´Buenas noches. En Nochebuena, como cada año, me dirijo a todos vosotros para transmitiros mis mejores deseos de paz y felicidad. Al término de este año difícil y complicado para todos, quiero hablaros con sinceridad y realismo, sin rehuir los problemas que nos aquejan como sociedad…´ Su hijo no cambió mucho el discurso: ´Buenas noches. Quiero, en primer lugar, daros las gracias por abrirme vuestras casas en esta Nochebuena. Un momento que es, sobre todo, de cercanía y de reencuentro; un momento para aproximarnos, para mirarnos con la voluntad y el deseo de entendernos, para transmitir a las personas que nos rodean nuestros mejores sentimientos de afecto, de paz y de alegría´. Para que nos entendamos: bla, bla, bla.

Afirma Felipe que los responsables de las conductas irregulares ´están respondiendo de ellas´ y que los ciudadanos necesitan ver que no hay ´tratos de favor´. Destaca que ´las principales magnitudes macroeconómicas están mejorando´, aunque admite que los índices de desempleo son ´aún inaceptables´. En relación con Cataluña, pide ´respetar la Constitución y que todos hagan un esfuerzo para no perder los afectos mutuos´ (que son muchos, dice).

Felipe de Borbón habló de corrupción. Pero  ¿por qué no se atrevió a mencionar ante la ciudadanía el asunto de su hermana y su cuñado? ¿Miedo? Está muy bien decir: ´Debemos cortar de raíz y sin contemplaciones la corrupción´, pero usted sabe que esa raíz, Majestad, creció en el Palacio de La Zarzuela. Cualquiera en su casa se entera si tiene una hermana que vive por encima de sus posibilidades y un cuñado que utiliza el nombre de su suegro para hacer negocios.

Y hay más ¿por qué Felipe no  anuncia públicamente que él sí está dispuesto a modificar la Constitución,  de manera que el rey, sea el que sea, no debe ser judicialmente inviolable?  Si Felipe quiere ser de verdad un Jefe del Estado moderno y con un comportamiento acorde con los tiempos en que vivimos, solo será creíble si se despoja de sus privilegios e impone la transparencia absoluta en todo lo que afecte a la Familia Real. A modo de ejemplos: ¿No le gustaría conocer a sus supuestos hermanos biológicos, a los que se les veda la posibilidad de acudir a los tribunales de justicia para que puedan saber quién es su padre de verdad? ¿Estaría dispuesto a comparar el patrimonio de su progenitor cuando fue coronado Rey  con el que tiene actualmente y aclararnos su origen y dónde se encuentra depositado? ¿Esa inmensa fortuna que ha amasado su padre la disfrutarán también sus hermanos extramatrimoniales?

¿Desliz? Felipe contradijo en su discurso al presidente Rajoy. Don Mariano sostiene que la crisis ha terminado, en cambio el Borbón  ha dicho que ´estamos viviendo tiempos complejos y difíciles […] y la dureza y duración de la crisis económica produce en muchas familias incertidumbre por su futuro´.

¿Qué opinan los políticos? Lamentables el PP y el PSOE. Que el primero diga que es un rey ´pegado a la calle, que conoce los problemas de la gente y del que todos los españoles nos podemos sentir legítimamente orgullosos´, de acuerdo, pero que el PSOE destaque que fue tajante y determinante con su mensaje contra la corrupción, sin referirse al caso de su hermana, y que valore muy positivamente la correcta descripción que hizo Felipe de los problemas que afectan a España es lamentable porque con la ilusión de la que hizo gala durante el discurso no se acaba con el paro ni con la corrupción. Por su parte Podemos critica al monarca por ´atrincherarse en los planteamientos de los mismos´ que han provocado la crisis. IU tacha el mensaje de ´decepcionante, continuista y contradictorio ´, y yo también. ´En los mensajes políticos, declara Cayo Lara, es tan importante lo que se dice como lo que se calla. No es de recibo que el monarca hablara de corrupción, de paro o de la delicada situación política en Catalunya, mientras obvia conscientemente hacerlo de la independencia judicial, asume la propaganda triunfalista del Gobierno del PP sobre la situación económica y hace continuas alusiones a una Constitución que está agotada y que incumplen de manera flagrante los poderes políticos y económicos del Estado español´. Perfecto.

Un discurso miedoso, complaciente con el Gobierno y enriquecedor del populismo. Mucho esfuerzo tendrá que hacer el monarca impuesto por el PPSOE para convencer a los españoles de que lo que dijo su padre por estas fechas hace un año   – ´La ley es igual para todos´ – es una realidad. Y gran trabajo va a costarle también prestigiar a la Corona si la sonriente imputada, desde el pasado junio expulsada de la Familia Real, no hace el gesto, por muy simbólico que resulte, de renunciar a sus derechos dinásticos antes de alisar dentro de un año su pandero en el banquillo.

_______________________

En la gacetilla de mañana hablaremos de DENUNCIA CIVIL, NO CANÓNICA.

Anuncios