@ellibelaresc

Después de la multitudinaria manifestación de París en repulsa por el terrorismo y en medio del clima de solidaridad desde todos los puntos del mundo tras el asalto yihadista contra Charle Hebdo, el papa Francisco condenó el pasado lunes las formas tergiversadas de religión. Denunció la cultura del rechazo al otro que destruye los vínculos más íntimos y auténticos, disgrega la sociedad y genera violencia y muerte y aludió directamente a la trágica masacre.

Sin embargo, a los pocos días de haber hecho las anteriores declaraciones, y de viaje a Filipinas, el papa ha cambiado su discurso sobre ‘Charlie Hebdo’. Así, subrayó que es ´aberrante´ asesinar en nombre de Dios, pero también señaló que ´no se puede ofender´ la religión o ´burlarse´ de ella. ´Creo que los dos son derechos humanos fundamentales, tanto la libertad religiosa como la libertad de expresión […] Es verdad que no se puede reaccionar violentamente, pero si Gasbarri (el papa aludió a uno de sus colaboradores junto a él en el avión), gran amigo, dice una mala palabra de mi mamá, puede esperarse un puñetazo. ¡Es normal! No se pude provocar -añadió- no se puede insultar la fe de los demás. No puede uno burlarse de la fe. No se puede´, insistió Francisco.

viñetaCharlie¿Qué pudo pasar para que Francisco matizara de esa manera su discurso? Sencillamente que en el número especial publicado por la revista se incluía en su editorial un mensaje directo al papa actual: ´Quisiéramos enviar un mensaje al papa Francisco, quien también ‘fue Charlie’ esta semana: Solo aceptamos que las campanas de Notre Dame repiquen en nuestro honor cuando sean las Femen las que las hagan sonar. El dardo al papa iba acompañado de la viñeta que introduce este párrafo  aludiendo a la pedofilia en la Iglesia católica y a las Femen.

Nuestra opinión es que esta vez a Francisco se le ha ido la mano. Extrañas, tanto por el tono como por los gestos realizados, son sus declaraciones que sugieren que la libertad de expresión tiene un límite. Hasta ahora, las declaraciones del Papa iban más en el sentido de poner la otra mejilla. Su mensaje ante los crímenes del fundamentalismo islámico se dividía entre pedir a los líderes musulmanes una condena más firme y rezar a Dios porque los criminales se arrepintieran. Nunca se había visto a Jorge Mario Bergoglio, ni en sus gestos ni en sus mensajes, tan cercano al ojo por ojo. De sus palabras se deduce que el Papa entiende la ira de los yihadistas porque ´El que insulte a mi mamá, puede esperarse un puñetazo´.

Jorge Bergoglio tendrá que reconocer que ha tenido días mejores. Su respuesta a los periodistas que le acompañaban en el avión que le conducía de Sri Lanka a Filipinas ha provocado enorme decepción entre quienes esperaban un posicionamiento sin fisuras del Papa con la libertad de expresión como valor irrenunciable de la convivencia en la sociedad democrática y entre quienes no han entendido, igualmente, su alusión sarcástica a lo que puede esperarse de quien ose meterse con la madre de uno o con las sensibilidades religiosas de otros. Con esta actitud es posible que haya dado pie a que algunas interpretaciones le culpen de ser excesivamente comprensivo con los fanáticos que han estado detrás de la masacre. Por supuesto que dejó claro en sus declaraciones que es ´aberrante´ asesinar en nombre de Dios (y se disculpó por las barbaries que su iglesia ha realizado a lo largo y ancho de los siglos), pero aseguró de forma reiterativa que ´no se puede ofender la religión o ´burlarse´ de ella. Bergoglio se manifestó, pues, a favor de que esta libertad tenga ´límites´ y justificó –y he ahí su más sonoro error– que pueda haber respuestas violentas. Dice Francisco que hay límites a la libertad de expresión cuando la religión es insultada. Pero ¿la libertad de expresión debe estar limitada por la religión? Ni los dioses, ni las religiones, ni sus representantes pueden estar protegidos de la crítica, la denuncia o la protesta.

Hasta el señor Marhuenda desaprueba a Francisco. ´Soy católico, pero me da igual. No habla en nombre de Dios (…) Hemos superado la interpretación teológica del Evangelio por la interpretación del ojo por ojo y diente por diente de la Biblia. Si a mí me insultan, pego un puñetazo, ¡hombre, por favor, que es el Santo Padre! […] Me molesta que el Papa hable así, es un populista. Hace estas cosas de ‘happy flower’, para quedar bien, quiere hacer ver que es uno más, ‘soy el colega papa’. […] La libertad de expresión en Europa se ha defendido con sangre. El único límite para la libertad de expresión debe ser la ética profesional y los tribunales para cuando se comentan infundios. ¡Vaya con Marhuenda!

___________________________________

En la gacetilla de mañana hablaremos de INGRID SARTIAU DICE SER HIJA DEL REY JUAN CARLOS I.

Anuncios