@ellibelaresc

LoboFaltaban apenas cuatro meses para la muerte del dictador Franco y esta era la portada con que la revista de humor-sátira Hermano Lobo leía lo que se cocía en Madrid y nos iba preparando para cuando el dictador abandonase esta tierra (D.E.P). No hacen falta más palabras para leer el pensamiento que ministros, falangistas y Procuradores en Cortes tenían para cuando nos quedáramos huérfanos. Han pasado muchos años y ya veis que estamos en lo mismo de lo mismo. La pregunta es ¿cómo lo hemos permitido?

Después de tres años de pulverizar el plasma, de gobernar pensando en sus intereses, de crear el caos, de destrozar el Estado de Bienestar, de congelar la sanidad y la educación, de idolatrar a la iglesia de católica y de imponernos a dedo, una vez más, al Jefe del Estado, el PP ha decidido salir a la calle para ver si recuperan algo de votos y con la táctica de siempre: la mentira y el miedo: nosotros o el caos.

Han empezado muy fuerte. Sabiendo que tienen a mucha gente que les cree a pie juntillas. Sin reflexionar. Sin ser capaces de deducir la gran mentira que es el Partido Popular. Pensando en estas gentes sencillas, que los votan porque siempre ha sido así, porque sus padres ya lo hacían, el partido del gobierno ha empezado su campaña con un lema muy claro: o nosotros o el caos. Es la estrategia del miedo que tan buenos resultados les ha dado siempre.

Y por si esto no fuera poco le han echado ojeriza al partido que realmente les va a hacer mucho daño: Podemos, la encarnación del mal absoluto, a quien le tienen pánico por ser esos frikis que siempre acaban planeando sobre Madrid, y demás partidos de izquierdas. Combinan los ataques apocalípticos contra la izquierda con el discurso de ser el único garante de la recuperación económica y la lucha contra la corrupción. Hay que ser muy simples para creer que precisamente el PP es una garantía contra la corrupción.

Pero hay más. Después de destrozar todas las ilusiones de los españoles tienen la desfachatez de presentarse a los que suponen son sus votantes con el argumento de que son los únicos sensibles a los problemas sociales y a los efectos de la desigualdad. Me quedo sin palabras, pero ellos van a lo suyo: Venezuela, Cuba, corralito, expropiaciones y bancarrota son el efecto Podemos según el PP. Y hay mucha gente que les cree, aunque habrá que esperar a mayo.

De todas formas el Partido Popular está mareado como la perdiz, y teme la posibilidad de un frente popular con los socialistas incluidos. Rajoy y los dirigentes de su partido no pierden ocasión de manifestar lo mucho que echan de menos a Alfredo Pérez Rubalcaba y así se lo dicen a su sucesor al frente del PSOE. La anterior bestia negra para el PP es ahora un político responsable y con sentido de Estado. La promesa de Pedro Sánchez de suavizar la reforma del artículo 135 de la Constitución es la de un hombre irresponsable, sin palabra y en manos de Podemos, según los conservadores.

La estrategia de convencer por parte del PP en los próximos meses de que cualquier opción que no sea votarlos supondrá el caos convivirá con la de presumir de recuperación económica, crecimiento de empleo, reducción de impuestos y giro en materia de políticas sociales. Todo lo contrario de lo que han hecho en tres años y que ahora, recurriendo a los embustes y utilizando la televisión pública que pagamos todos, quieren convencer a sus votantes irracionales, perdón.

Sin ningún pudor la maquinaria electoral del PP está apartando del camino todos aquellos obstáculos, que son infinitos, que puedan dificultar la consecución de sus objetivos, que no son otros que volver a ganar por el procedimiento que sea. Una vez apartado Eduardo Torres-Dulce como fiscal general del Estado y preparada la salida de Pablo Ruz de la Audiencia Nacional, el PP ya solo teme el auto de apertura del juicio oral por la financiación irregular de Génova. Hasta entonces, el plan consiste en demostrar que la lección está aprendida, que se han puesto en marcha medidas para atajarla y que el PP es el verdadero adalid con su ley de Transparencia. ¡Qué sinsentido! ¿Cómo puede proponer una ley de transparencia el partido más corrupto del continente? Toneladas de cinismo.

Reflexión final: ¡Que personaje esta Esperanza Aguirre! Declaraba, y con razón, tener pánico a la manifestación de fuerza que Podemos representó el sábado en Madrid. Decía en una televisión que la invasión de la calle era intolerable por los cortes y el malestar que provocaban a los vecinos, y en lo político más se parecía a la invasión de Roma por los fascistas italianos de Mussolini. ¡Qué memoria más flaca! No recuerda las dificultades, problemas y cortes de tráfico cuando su arzobispo Rouco escenificaba para los madrileños, en Colón, la llamada misa de las familias. Qué mujer tan ofuscada y peligrosa.

________________________________

En la gacetilla de mañana hablaremos de FRENTE POPULAR.

Anuncios