@ellibelaresc

Desde que están sucediendo tantas cosas raras por el mundo y el trasiego de gentes tan generalizado se están poniendo de moda los test de arraigo para aquellos extranjeros que por diversos motivos y cumplidos ciertos trámites legislativos se quieren acoger a la nacionalidad de otro país que no es el suyo. Con estos trámites se pretende evaluar el grado de integración de los inmigrantes que aspiran a la nacionalidad.

Para estos trámites no existe un examen estándar o un manual de preguntas, lo que ha provocado, según reconocen el Ministerio de Justicia, el Consejo General del Poder Judicial y la Fiscalía General del Estado, un elevado grado de conflictividad y de discrecionalidad administrativa. Es decir, que unos jueces pregunten por el número de comunidades autónomas, y otros por personajes del corazón o escritores del siglo de Oro.

Un tal Mohamed con 11 años, seis meses y 13 días trabajando en España se presentó en el Registro Civil para someterse a una prueba de integración para obtener la nacionalidad española. Este marroquí supo responder a preguntas que muchos españoles no acertarían, como el nombre del entonces presidente navarro, Miguel Sanz, pero falló otras como ´qué personaje televisivo mantuvo una relación con un conocido torero´ o ´qué torero es conocido por su muerte trágica´, lo que, según el juez que preguntaba demostraba poco grado de integración en la sociedad española. Suspendió. Su integración se aprobó después de más de cuatro años de recursos.

Antonio Mbengani, congolés, con 20 años residiendo y trabajando en Madrid y con mujer y cuatro hijos españoles, también suspendió la prueba de integración en 2010. ´El juez me preguntó qué importante acontecimiento había ocurrido en España en 1934 y nombres de escritores españoles del siglo XVI. Y me suspendió´. Antonio recurrió y también a él le han dado la razón.

Carlos Elías, peruano, recuerda con ansiedad al juez que le examinó: el encargado del Registro en Getafe, José María Celemín, una leyenda entre los inmigrantes. ´A mí también me preguntó por escritores españoles del XVI y solo se me ocurrió uno, Lope de Vega. Me trató fatal. No me miraba a la cara. Fue muy desagradable, parecía que le molestara que estuviera allí. La entrevista duró dos minutos. Al salir le dije a una empleada del Registro lo que me había pasado y me dijo que no me preocupara, que esas preguntas no las sabían ni ellas, que recurriera y que seguro que me iban a dar la razón´. Y así fue. A Carlos Elías también le concedieron la nacionalidad tras recurrir. El juez Celemín también suspendió a Paula, ´me preguntó por la Constitución de 1812´.

¿La integración se demuestra así? ¿El que quiere ser español debe demostrar unos conocimientos sobre la historia del país? ¿Es necesario un examen? ¿Y en el caso de que sea necesario no podría ser universal y homogéneo? ¿No se podría establecer un cuestionario que respondiera a unas pruebas de evaluación sobre conocimientos de idioma, instituciones, realidad política, social y hechos relevantes para la cultura española?

Mientras se ultima el examen estándar para comprobar el grado de integración de los inmigrantes que aspiran a la nacionalidad española, la que sigue es una recopilación de las preguntas que hasta ahora han realizado los jueces encargados en distintos registros civiles. ¿Aprobarías? Tampoco te preocupes si suspendes, me gustaría saber cuántos diputados y miembros del Gobierno superarían este examen.

1.¿Cuándo fue la Gloriosa? 2. ¿Quién escribió La Celestina? 3. Tres personajes del siglo de oro español. 4. ¿Qué se celebra en España el 12 de octubre? 5. ¿Cuántos habitantes tiene España? 6. Nombre a cinco reyes de España. 7. ¿Qué nombre recibió la primera constitución española? 8. Cite alguna obra de Lope de Vega. 9. ¿Cómo se hace la tortilla española? 10. ¿Qué torero está relacionado con un personaje televisivo? (Fuente El País)

En la gacetilla de mañana hablaremos de LA LAICIDAD EN ESPAÑA.

Anuncios