@ellibelaresc

Julio Anguita, Herminio Trigo, Manuel Pérez, Rosa Aguilar y Andrés Ocaña, cinco exalcaldes de izquierdas de Córdoba, han hecho público un manifiesto conjunto para reclamar la titularidad pública de la Mezquita.

Los ex alcaldes, dos de ellos ahora miembros del PSOE (Rosa Aguilar y Herminio Trigo), quieren manifestar su ´profunda preocupación por la inscripción a nombre de la Iglesia de la Mezquita, Patrimonio Mundial por la Unesco y bien de incalculable valor histórico y emocional para Córdoba´. Indican que ´el registro de este monumento así como de otros cientos inmuebles de dominio público se ha ejecutado a través de una ley de dudosa constitucionalidad que otorga a la Iglesia el privilegio de inmatricular edificios y fincas sin necesidad de acreditar título de propiedad, actuando como administración pública y sus diocesanos como notarios´. El escrito no se ha presentado a la firma del actual alcalde, José Antonio Nieto, y del anterior por ser fieles del PP que, ya se sabe, está a favor de mantener la Mezquita en manos de la iglesia católica. ¡Qué despropósito!, y también el de los cordobeses que los votan.

Igualmente quieren conocer el patrimonio real de la Iglesia mediante el sistema de la inmatriculación y para ello piden ´que se difunda la totalidad de los bienes inscritos, muchos de los cuales han sido construidos y sostenidos secularmente con fondos públicos y, por tanto, pertenecen a la ciudadanía´. Exigen al Ayuntamiento de Córdoba y demás administraciones que velen por los intereses inalienables de la ciudad y que defiendan el patrimonio histórico a través de los instrumentos administrativos y legales que dispongan.

También recoge el manifiesto críticas al obispado por ´omitir la esencia andalusí de la Mezquita en los folletos, cartelería, tiques de entrada, web y material audiovisual´. En el escrito, destacan que se ha llegado a tal punto como para ´intentar borrar su denominación de los mapas y registrar su marca comercial a nombre del Cabildo´. Por eso, insisten en pedir a las administraciones que actúen ´con urgencia para impedir una gestión lesiva de los valores fundamentales de nuestro monumento universal´.

A El Liberal el manifiesto y su actuación le parecen excelentes noticias. Es lo que hay que hacer. Pero me molesta, y mucho, que estos señores de la izquierda que tantos años fueron alcaldes de Córdoba no tomaran en su momento las riendas del robo de la Mezquita por parte de la iglesia católica y dieran todos los pasos que se debían de haber dado para devolver a los Cordobeses lo que es suyo. ¿Por qué no lo hicieron? ¿Porque la medida hubiera sido impopular y muchos católicos que los votan dejarían de hacerlo? Estamos en la de siempre. Actuaron en su propio beneficio y en el del partido. Les importaron un pito las reivindicaciones de los cordobeses. Me hace reír, por tanto, que ahora que no tienen nada que perder se erijan en defensores de lo público. Muy mal. Francamente mal.

Mucho hemos escrito en este blog sobre la Mezquita de Córdoba y la rapiña inmatriculadora de la iglesia católica. Lo vergonzoso es que se le siga permitiendo y que ellos sigan inmatriculando con total impunidad y permisividad del Gobierno. Se imponen partidos de izquierdas valientes que ya en sus programas electorales digan aquello que muchos españoles quieren oír: que ya está bien, que van a poner a esta secta en su lugar, a hacerle pagar todos los impuestos que tiene que pagar como empresas que son y a obligarles a devolver todo el patrimonio que se han inmatriculado que, de entrada, es de dudosa constitucionalidad.

__________________________________

En la gacetilla de mañana hablaremos de BARBARIE CONTRA LA CIVILIZACIÓN.

Anuncios