@ellibelaresc

Ya lo poetizaba don Antonio Machado a principios del siglo XX y los versos siguen vigentes: seguimos siendo una España de charanga y pandereta y delincuencia (añado yo) por mucho que nos empeñemos en revalorizarla.

La charanga y pandereta que comentamos hoy la protagonizó, como casi toda España sabe, la alcaldesa de Valencia el día de la Crida.

Tengo que confesar que me había prometido pasar por alto y no comentar, como un acto de desprecio, el bochornoso espectáculo ofrecido por la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, el día de la Crida, acto que para los valencianos de la capital supone el inicio de las celebraciones falleras. Pero no ha podido ser. A miles de valencianos les hizo gracia el espectáculo protagonizado por Rita. A mí, en principio, me dio mucha guasa, hasta que, reflexionando, me di cuenta del enorme despropósito que ha sido esta señora y su partido para Valencia. Me pregunté que por qué nos teníamos que tomar como una broma la forma de actuar de una política como Rita que después de pasarse media vida mangoneando el Ayuntamiento de Valencia ni siquiera sabe hablar la lengua de quienes le votan. La alcaldesa nos dejó perplejos e indignados con un discurso bochornoso pronunciado en un supuesto valenciano hiperdialectal y originario de no sé dónde, salpicado con palabras en castellano, dudas, indecisiones, uso reiterativo de ´el caloret´, frases mal construidas y parece que algo más.

Pero la cosa no quedó ahí. Su chulería y prepotencia no tienen límites. Doña Rita la ha vuelto a liar durante la mascletà del día 4 cuando desde el balcón del Ayuntamiento se ha burlado de los ciudadanos que protestaban en la calle al son de ´el caloret´, y le pedían responsabilidades políticas y su dimisión por los casos de corrupción que afectan a su partido. La protesta coincidía con la concentración de las víctimas del metro Valencia, que se encontraban también en la plaza.

Este es el vídeo de la burla de Barberá a los valencianos. Vale, parece decir, pero yo estoy aquí, desgraciados. ¿Por qué ese desprecio? ¿Dónde está la clase? Ya se ve fuera y está totalmente descontrolada. Quizás piense que ´por lo que me queda en el convento…´. ¡Ay, Rita, qué duro vas a pasarlo en la oposición sin poder mangonear, ni contar hasta tres!

Pero no pasa nada. Muchos valencianos seguirán votando a Rita y al PP. Porque si hay algo que resulta evidente es que el PP es un partido de grandes gestos.

______________________________________

En la gacetilla de mañana hablaremos de EXORCISMOS PARA CURAR LA ANOREXIA Y LA ANSIEDAD.

Anuncios