@ellibelaresc

República-4Contundente, huracanada, lista, lo que más llama la atención de esta mujer es su constante ejercicio de la sinceridad. No lo digo por decir. A los 65 años es difícil mantener la franqueza de una adolescente y no sentirse rehén de nada ni de nadie. Se trata de una actitud tan inusual como envidiable. Y es que Lidia Falcón no se muerde la lengua ni contiene ningún gesto.

Veo actitudes reivindicativas de esta mujer y leo artículos suyos sobre la República, el compromiso de su familia con la misma y la fe y contundencia con que acusa a los responsables de la guerra suicida que sufrimos los españoles y me emociono. Por una sencilla razón: mi padre también fue un represaliado del franquismo y tuvo la ´buena suerte´ de librarse de dos penas de muerte que le cayeron por haber luchado en pro de la legalidad, de la República.

Por eso ofrezco a mis lectores el siguiente artículo sobre la Guerra Civil y la república que considero muy interesante, además de haber despertado en mí idénticos sentimientos vividos y represaliados. No fue fácil la vida en los años 60 o 70 del siglo pasado para los que fuimos hijos de represaliados por la dictadura de Franco. Espero que su dios no le tenga en la gloria.

Los verdaderos culpables de la Guerra Civil.

Si mi bisabuelo, Anselmo de Lamo, nacido en 1855, masón, que empeñó su pequeña fortuna en apoyar las causas liberales para impulsar el fin de la monarquía y el advenimiento de la República; si mi abuela, Regina de Lamo, nacida en 1870, pianista, poeta, escritora, activista contra todas las injusticias, que entregó todo su empeño a la implantación del sindicalismo y el cooperativismo, a la defensa de las mujeres más desfavorecidas y a consolidar la II República; si mi padre, César Falcón, nacido en 1892, comunista, escritor, periodista, director de Mundo Obrero y creador de Altavoz del Frente, exiliado desde 1939; si mi tío, el comandante de aviación Virgilio Leret, nacido en 1903, socialista, fusilado el 17 de julio de 1936 en la Base de Hidros de Mar Chica en Melilla, muerto en defensa de la II República; si mi tía Carlota O’Neill, nacida en 1905, comunista, escritora, dramaturga, directora de Nosotras, revista de las mujeres comunistas, cinco años encarcelada en el fuerte de Victoria Grande de Melilla, por defender la II República, exilada desde 1949; si mi madre, Enriqueta O’Neill, nacida en 1909, escritora, cantante, que trabajó toda su vida por defender y volver a implantar los principios republicanos; si todos ellos, y muchos millones más de españoles que entregaron lo mejor de su vida, de su inteligencia, de su lucha, por acabar con el corrupto sistema monárquico y llevar a su país a la democracia republicana, supieran que en 2014 los dirigentes de izquierda consideran que es prematuro proclamar la III República, hubieran caído fulminados por la incredulidad y la desesperación

Una de las infamias que se han permitido desde la Transición hasta hoy, ha sido la permisividad con que se ha acogido la campaña continuada que los fascistas están realizando para denigrar la II República. No fue suficiente que durante cuarenta años los gritos de los vencedores de la Guerra Civil ahogaran toda voz en defensa de la verdad, para que, instaurada esta parodia de democracia, los mismos propagandistas continuaran su labor de falsificación de la historia. Las tesis de Pío Moa1 han sido suficientemente difundidas por medios de comunicación de masas, no sé si también enseñadas en ciertos colegios y universidades, para que se repitan hoy en muy diversos círculos. Se asegura, incluso, que el Frente Popular es el que causó la Guerra Civil.

[ 1 Luis Pío Moa Rodríguez (Vigo, 1948) es un articulista y escritor español especializado en temas históricos relacionados con la Segunda República Española, la Guerra Civil Española, el franquismo y los movimientos políticos de ese período. Participó en la oposición antifranquista dentro del Partido Comunista de España (reconstituido) o PCE(r) y de la banda terrorista GRAPO. En 1977 fue expulsado de este último partido e inició un proceso de reflexión y crítica de sus anteriores posiciones políticas ultraizquierdistas para pasar a sostener posiciones políticas conservadoras y de defensa abierta de la dictadura franquista.

Defensor de Franco y de muchos aspectos de la dictadura franquista considera que la actual democracia es heredera del régimen franquista y no de las izquierdas del Frente Popular, según él totalitarias y antidemocráticas y que dejaron un legado de «devastación intelectual, moral y política».]

 [Los interesados podrán terminar de leer este artículo en la gacetilla de mañana]

_____________________________

En la gacetilla de mañana hablaremos de II REPÚBLICA Y GUERRA CIVIL (y 2)

Anuncios