@ellibelaresc

En gacetillas anteriores, Religión en la escuela y La opinión del teólogo, hemos comentado, casi escandalizados, el cheque en blanco que el gobierno del PP le ha dado a la iglesia católica en el tema de la enseñanza de la Religión en la escuela. En la gacetilla de hoy queremos perfilar algunos matices sobre el tema y reflexionar, una vez más, sobre este despropósito.

No seré yo quien ponga en duda los esfuerzos que la iglesia católica ha hecho a lo largo de los siglos para demostrar la existencia de un dios. Los argumentos de Anselmo y de Tomás de Aquino fueron en su momento (¿ahora no?) irrefutables. Pero ¿se sostienen esos argumentos si nos situamos en un ambiente normal que piense, que sea crítico? ¿Es conciliable la razón con los mitos religiosos? Radicalmente, no.

Cuando uno adora a un dios irremediablemente, casi sin querer, le pone cuerpo y lo viste. Alguna gente piensa en Dios imaginándose un hombre anciano, de grandes dimensiones, con una larga barba blanca, sentado en un trono en algún lugar ahí arriba en el cielo, llevando afanosamente la cuenta de la muerte de cada gorrión. O como pensaban Spinoza y Einstein: si Dios es básicamente la suma total de las leyes físicas que describen al universo entonces está claro que dicho Dios existe, pero este Dios será emocionalmente insatisfactorio: no tiene mucho sentido rezarle a la ley de la gravedad. ¿Cómo puede haber un Padre, Hijo y Espíritu Santo igualmente divinos en la misma persona?

Las religiones juegan con los miedos de la gente, son verdaderas sectas y emplean todas las técnicas coercitivas de manipulación o control mental correspondientes, tales como charlas de adoctrinamiento, inducción al fanatismo y al seguimiento incondicional del líder, o gurú, o como anulación de la libertad, control de la sexualidad, inducción al infantilismo intelectual, anulación de la racionalidad a favor del dogma, imposición del miedo, del temor al castigo, anulación de fuentes de información ajenas al grupo, rechazo de los no adheridos, hacer sentir a los adeptos formar parte de un grupo de elegidos, anulación de cualquier cuestionamiento o actitud crítica, empleo de una jerga específica y de símbolos propios, constante proselitismo, y así un largo etcétera.

Por eso la religión no debe de estar en ningún centro de enseñanza, y si nos la imponen hay que combatirla con la ciencia, con recursos científicos. El filósofo Adam Smith defendía que la ciencia es el único antídoto contra el veneno del fanatismo y la superstición (refiriéndose a las religiones). La ciencia se basa en la búsqueda de la verdad, y la creencia en lo contrario, en la imposición de la mentira. Por eso no se entiende que en esta España del Partido Popular, siniestra, y de cerrado y sacristía, que decía Machado, en pleno siglo XXI, se vuelva a reducir el conocimiento a absurdos y antidemocráticos dogmas de fe. Lamentable.

La culpa de todo lo que está pasando se la estamos dando a la intransigencia dogmática de los obispos. Sí, pero no. Los obispos, como no podía ser de otra forma, exprimen su marco legal que es el Concordato, nos guste o no. Pero no hay que olvidar que los partidos políticos son cobardes y conniventes con el desatino que tal legalidad supone, incluido el Partido Popular que también permite injerencias y hasta entroniza al Opus Dei. El PSOE es republicano pero monárquico (precioso oxímoron), contrario a la cadena perpetua pero la acepta, laico pero nunca denunció los Acuerdos con la Santa Sede. Solo IU se define con claridad, pero, claro, no gobierna y por eso no puede hacer nada. Es preciso que los partidos que se declaren decentes anuncien, sin condiciones, si van a denunciar los Acuerdos con el Vaticano o no, y sin temor a por ello perder votantes, que es la miseria política subyacente. Solo así serán honestos y creíbles. No hay que odiar a la iglesia católica, pero tampoco hay que permitir que condicione nuestras vidas y las de los niños. Los partidos dirán. Y los españoles decidirán en consecuencia.

ATAQUE LOCO DE SINCERIDAD

La frase es real: ´Hemos trabajado mucho para saquear a nuestro país´. (María Dolores de Cospedal, mitin en Guadalajara, 17 de abril).

_____________________________________

En la gacetilla de mañana hablaremos de LA OTRA CARA DE LOS LEGIONARIOS DE CRISTO.

Anuncios