@ellibelaresc

El 24-M ha sido una pasada, corta todavía de resultados, para los muchos que creemos que ya está bien de Partido Popular. Debacle total, y más que se les avecina de ir las cosas como se prevén.

Lo que ya no me cuadra tanto son las vírgenes de estos sinvergüenzas. No entiendo qué ha hecho la del Rocío con el PP andaluz, la de los Desamparados con los de la Comunidad Valenciana, el brazo de Teresa de Jesús con media Castilla-León, la Almudena con Madrid y el Espíritu Santo con doña Espe.

El domingo, en el colegio electoral, lanzó el último órdago a su candidatura y esperaba que ´el Espíritu Santo inspire a los madrileños en su voto´. Sí que los ha inspirado, por supuesto, y en el lado que tocaba, que ha sido el de hacerte, eso espero, desaparecer. No es posible el milagro en su caso.

El candidato de Izquierda Unida, Luis García Montero, vota en el mismo colegio que Esperanza. Allí le informaron de la súplica de la lideresa y el poeta le ha replicado que en esta ocasión ni el Espíritu Santo va a obrar el milagro y que la ´verdad revelada´ es la del cambio. ´La verdad revelada tiene más que ver con el cambio de política que con la perpetuación de las tramas de corrupción, de la opacidad y de las injusticias que representa Esperanza Aguirre´.

Rajoy no ha aclarado a quién se encomienda. ¿A la virgen de Fátima, a la de Lourdes? ¿A la llamada santa Rita de Casia, patrona de los imposibles?

Y Monago no se encomienda a vírgenes y santas porque para eso está su exnovia, Olga María Henao, que no se corta: ´A todo cerdo le llega su San Martín´.

___________________________

En la gacetilla de mañana hablaremos de ASÍ NO, LETIZIA.

Anuncios