@ellibelaresc

El rey LeónEn periodo de elecciones se hacen encuestas de todas clases. El CIS las hace buscando, sobre todo, la intención de voto de los ciudadanos, y aprovecha la oportunidad para preguntar otras cuestiones, entre ellas la opinión que pueblo español tiene de la monarquía borbónica cuando está a punto de cumplirse un  año de la proclamación de Felipe por unas Cortes controladas por el PP y con el consentimiento del PSOE. La fotografía es del día de su proclamación. Ese es el cariño que le dispensa el pueblo. Más policías que curiosos.

Felipe VI logra mejorar la imagen de la monarquía, pero sigue sin llegar al aprobado. El 57,4% aplaude la labor del nuevo Jefe del Estado a los diez meses de relevar en el trono a su padre, que es calificada negativamente por el 17,8%, mientras que casi el mismo porcentaje (17,6%) opta por el no sabe y un 7,2% directamente no contesta. Si en abril de 2014 la monarquía se anotaba una media de 3,72 puntos ahora logra un 4,34. Es decir, el relevo en la Jefatura del Estado ha llevado a la Monarquía a subir 0,62 puntos en valoración, aunque sigue sin llegar al aprobado.

Esas son las cifras, y El liberal sigue preguntándose qué ha hecho este señor para mejorar solo en unas décimas la valoración de la monarquía. En una tertulia electoral el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, anticipaba medidas que iban a tomar en el caso de obtener un resultado favorable tanto en las elecciones autonómicas como en las generales, y en absoluto cuestionaba la Jefatura del Estado, de la que afirmaba estar haciendo un trabajo digno de elogio. ¿Qué trabajo? Yo os lo digo: recibir a los embajadores de turno, asistir a cuatro entierros y una misa de Resurrección, a una corrida de toros en las Ventas y a la entrega del premio Cervantes a Juan Goytisolo  en la Universidad de Alcalá; viajes a Honduras, El Salvador y Francia, encuentro en Dinamarca con la realeza europea, viaje al Parlamento Europeo para entrevistarse con Pablo Iglesias (¿?), y poco más. Con ese trabajo, su popularidad y simpatía pocas décimas más puede ganar. Porque la realidad es que nos preguntemos muy seriamente qué ha hecho este ciudadano para ganarse esa aprobación ¿No dar motivos para que se hable de él? ¿Someterse disciplinadamente a un plan que le ha relegado a la grisura mediática? Si esa es la fórmula del éxito, es para pensárselo.

Sigo pensando que los políticos son unos farsantes. Nos quieren hacer creer que el Congreso es la expresión del pueblo, que allí se decide lo que quieren todos los españoles, y no es verdad. Los partidos mayoritarios no han querido en este tema que el pueblo opine. Se escudan en que son ellos los representantes autorizados de los ciudadanos, y no lo han demostrado. Que me expliquen qué razones dan para no dar a los españoles la posibilidad de manifestarse a favor o en contra de la monarquía en un referéndum. Si yo estuviera en la piel de Felipe lo hubiera exigido. En aquel momento era la coartada perfecta porque hubiera ganado. En estos momentos, no sé, no sé. Pero algunos seguiremos luchando.

QUÉ POCA ÉTICA

PP y PSOE rechazan que el rey pida perdón a los republicanos de los campos nazis. Los socialistas alegan que el dolor y daño que sufrieron las víctimas ´no puede ser perdonado´, mientras que los conservadores dicen que la moción culpabiliza a España de los horrores del nazismo. Palabras, palabras y palabras. Cómo me encantaría que los ciudadanos se lo hagan pagar en las urnas de las generales. Les falta dignidad. No nos representan, al menos a cierta ciudadanía.

_____________________________

En la gacetilla de mañana hablaremos de VOLVEMOS AL FRANQUISMO.

Anuncios