@ellibelaresc

Ofrezco a mis lectores una tabla con las prebendas nepotes que otorgaba Serafín Castellano aprovechándose de su cargo y de su presunta impunidad. Sobran muchas palabras  y sí exigir muchas responsabilidades. La Asociación contra la Corrupción, que ya se querelló por el caso Taroncher, lo acusa ahora de tráfico de influencias y malversación por colocar en la administración a familiares, amigos y afiliados del PP de Benissanó (Valencia), como puede apreciarse en la siguiente tabla:

IMG_6759 ´Es evidente que la posición privilegiada y de superioridad del denunciado ha resultado decisiva para la contratación masiva de personas relacionadas con él a nivel familiar, político o de amistad, vulnerando con ello el principio de imparcialidad de la Administración´, dicen los denunciantes, que aprovechan también para incluir en su escrito una alegato contra la corrupción. Así, achacan a Castellano ´un absoluto desprecio a la función que representa y a los ciudadanos´, al tiempo que recuerdan que mientras se hacen recortes en el sector público ´las prácticas presuntamente delictivas de Castellano permiten que la Administración vaya engrosando sus filas con personas cuyo único mérito y cualidad es ser amigo, familiar o empleado del Conseller´.

Un ejemplo. Funcionario de prisiones del Estado, con plaza en Tarragona, Miguel Castellano, hermano del Conseller, fue rescatado por la Generalitat Valenciana en 1996, poco después de la llegada del PP al poder. Dejó su puesto de enfermero penitenciario en Catalunya para ser nombrado jefe de unidad de Inspección de Servicios de Drogodependencia de la Generalitat, una plaza de nueva creación. Posteriormente, el nombramiento fue anulado porque la oposición fue denunciada y fallada por el TSJ como opaca. En 2011 fue nombrado subdirector médico del Hospital General de Valencia por Sanidad, la Conselleria entonces dirigida por Luis Rosado. En 2013, Miguel Castellano vuelve a ascender. Sanidad –ahora con Llombart al frente- lo eleva a director médico del hospital  Arnau de Vilanova, una decisión discutida incluso por el gerente del centro por tratarse de una plaza adjudicada sin concurso ni convocatoria pública y sin cumplir los requisitos necesarios para el puesto. Miguel es ´un Licenciado en Medicina y Cirugía, que no posee el título de médico del Sistema Nacional de Salud, ni el MIR y es hermano de Serafín Castellano´ denuncia el sindicato CGT.  Anticorrupción tiene ahora la palabra en la denuncia, también dirigida contra los cargos que avalaron y firmaron los distintos nombramientos de Miguel Castellano.

_______________________________

En la gacetilla de mañana hablaremos de EL HIMNO Y EL REY.

Anuncios