@ellibelaresc

La  mafia política acorralada del PP y sus extremos ultradiestros como no saben cómo justificar sus fracasos electorales están empezando a investigar, sin mirar a su tejado, lo que para ellos son indignidades. Vale que la tomaran con el que iba a ser concejal de Cultura con Carmena en el Ayuntamiento de Madrid, Guillermo Zapata, pero no se entiende qué pretenden con el resultado de las pesquisas investigadora en torno a la que va a ser portavoz de Carmena en el ayuntamiento de Madrid, Rita Mestre.

Rita está siendo puesta en la picota política por su participación, hace cuatro años, en una protesta pacífica en la capilla del campus universitario de Somosaguas con la que se rechazaba la existencia de esa y otras capillas universitarias. El ABC se expresaba así sobre el hecho: El mal gusto y la depravación se han instalado en la Universidad Complutense. Ayer, hacia la una de la tarde, un numeroso grupo de chicos y chicas entró en la capilla del campus de Somosaguas y tras leer en voz alta sus críticas hacia la Iglesia Católica y proferir insultos contra el clero, el papa y la conferencia episcopal varias de las jóvenes, rodeando el altar, se desnudaron de cintura para arriba entre los aplausos y vítores del resto de los gamberros. Una alumna de Económicas que, en esos momentos, rezaba en la iglesia, cuenta que dos de las gamberras, ya sin ropa, ´hicieron alarde de su tendencia homosexual´. Entre las gamberras estaba Rita. La Fiscalía de Madrid solicita un año de prisión para Rita por un delito contra los sentimientos religiosos.

¿Y esa reivindicación supone imputación, al mismo nivel que los saqueos de los políticos del PP y del PSOE en todo el territorio español? No lo olviden mis lectores: son las capillas de las universidades públicas las que atentan contra los sentimientos democráticos, contra la racionalidad científica y contra la libertad de conciencia. Recuérdese que en esas capillas lanzan sus sermones los sacerdotes de una institución homófoba, misógina y con una extraordinaria historia criminal. Téngase en cuenta el ridículo que supone que en un espacio universitario se realicen rituales mágicos como la transformación de pan y vino en el cuerpo y la sangre de un personaje fallecido hace un par de milenios (algo más propio del colegio de Harry Potter que de un espacio científico y humanista).

A la primera de cambio el concejal Carmona, que ha pactado con Carmena para hacerla alcaldesa y que en campaña se declaró multiconfesional, ya ha dejado ver sus inconsistencia y a los cuatro días ya ha pedido con mucha oportunidad, junto a la caverna mediática y a la derecha montaraz, el cese de Rita. No parece escandalizarse de que existan capillas en la universidad pública, sino de que haya quien tenga la decencia y el valor de denunciarlo. Carmona, que se dice socialista (que el otro Pablo Iglesias lo perdone), no se da cuenta de que la mera existencia de ese delito es inadmisible en una democracia, y que es, en cambio, algo propio del nacionalcatolicismo (o clerofascismo). ¿Es el sentir de Carmona el sentir del socialismo? No se aclaran, y así les va.

Que tome nota Carmona: ‘Los imputados que deben irse son los que hacen mal uso de los fondos públicos’. Mantener a Rita es mantener la voluntad laicista, la democracia y la sensatez. Tanto Rita como el equipo de Ahora Madrid consideran que su imputación no contravenía los valores de la agrupación, sino todo lo contrario. Con aquella acción no se quería ofender a nadie sino reivindicar que la religión tiene su espacio y no es el de los espacios académicos, y lanza un órdago: ´Que se acostumbren; a las instituciones llega gente con pasado de compromiso´.

Toda esta polémica estaría fuera de lugar si en este país hubiera sentido común, porque ¿qué pinta una capilla católica en una universidad pública de un Estado aconfesional? ¿Acaso hay también una mezquita? ¿Una sinagoga? ¿Qué clase de Código Penal tenemos en España para que una protesta pacífica –sí, pacífica: corear consignas o enseñar las tetas dista mucho de ser violencia, aunque se digan palabrotas o se elogie el sexo oral entre mujeres– pueda ser condenada con un año de cárcel cuando ´ofende a los sentimientos religiosos´? ¿Por qué razón el sentimiento religioso debe estar presente en la ley? ¿Cabe el delito de blasfemia en un país democrático y aconfesional?

__________________________________

En la gacetilla de mañana hablaremos de EXORCISMO MAGNO.

Anuncios