@ellibelaresc

¿Un acto de protesta cívica es delito? ¿Y pecado mortal? ¿Puede suponer años de cárcel con la Ley Mordaza del PP? Resulta extremadamente escandaloso que esa supuesta democracia española esté sometida, por voluntad del PP y del PSOE, a las leyes de la iglesia católica, y ya está bien: contra esta sacralización que lo invade todo en este país debemos responder con la irreverencia. En un estado de derecho aconfesional es una barbaridad que todavía se siga insistiendo en que la blasfemia es o puede ser un delito.

Completo  con esta gacetilla la que escribí hace unos días sobre Rita Maestre: no puede haber delito en un acto de protesta cívica, a la que esa caverna mediática, pusilánime y repleta de sepulcros blanqueados tildan de  ´profanadora enseñatetas´, por presentarse, junto a decenas de compañeros  en una capilla católica en un campus de la Universidad Complutense donde en ese momento se estaba orando (estos impresentables los esperaban y fingieron la oración) para denunciar que una capilla no tiene lugar en una institución pública de enseñanza, leer un manifiesto en que califica a la Iglesia Católica de sexista, patriarcal y opresora de las mujeres y, finalmente, por quedarse en tetas. ¿Es delito ahora o siempre? ¿Incluso con Franco? ¿Nadie recuerda cuando los falangistas o los Guerrilleros de Cristo Rey invadían un aula de la facultad, proclamaban su discurso programático, obligaban a todo el mundo al saludo fascista y se marchaban tan campantes? ¿Censuró Franco y su justicia estas irreverencias a la ciencia? ¿Y la iglesia católica? ¿No era una blasfemia ver a franco bajo palio?

La situación penal actual en estos casos es incomprensible. De acuerdo con el artículo 523 del Código Penal interrumpir un culto está castigado en España con una pena más grave que asestarle a alguien navajazos hasta dejarlo al borde de la muerte. ¿No es esta situación una protección desmesurada y propia de estados teocráticos de infausta memoria? ¿No ocurría así en tiempos del nacionalcatolicismo franquista? ¿Por qué todavía existen artículos del Código Penal como este? La respuesta no es complicada. Todavía se sigue legislando a gusto y doctrina de la iglesia católica.

Sí, de acuerdo con la ley vigente Rita cometió un delito grave, vulneró la ley con el agravante de que ahora ha sido elegida concejala, lo cual ya constituye escándalo para los ideólogos y divulgadores del PP. ¿Cuántos jóvenes del mayo francés lanzaron piedras a la policía y ahora son reputados políticos?  Yo prefiero a una activista que se arranque la camiseta, que proteste sin armas, únicamente con su cuerpo, y diga que ya está bien, que queremos una universidad laica, científica y lejos de mitos y leyendas. La blasfemia no puede ser delito.

El culto religioso en un espacio universitario viola la libertad de conciencia de estudiantes, profesores y personal administrativo, el principio del pluralismo religioso e ideológico y el principio de aconfesionalidad, neutralidad e imparcialidad ante el hecho religioso que ha de regir siempre en la Administración Pública. La capilla de una Universidad es un terreno en el que imperan las leyes aconfesionales del Estado y no el Derecho Canónico. Cuando Rita Maestre entró en la capilla de la Complutense no entró en un lugar de culto sino que estaba en una Universidad pública, en un centro dedicado a la docencia y a la investigación, y no a la oración; en un lugar en el que, por mandato constitucional, no debería haber ni capillas ni ceremonias religiosas. Y lo hizo ejerciendo su derecho a la libertad ideológica y de expresión, en un contexto de protesta política pacífica, que, sin duda, pudo ser perturbadora y molesta para algunos, pero que no puede entenderse necesariamente como una limitación o una violación de sus derechos. A muchos nos molestan también los ´que se jodan´, las declaraciones enloquecidas contra las víctimas del franquismo, la ´profanación´ de la memoria de muchos desaparecidos del Régimen y su Transición, o las esvásticas nazis que figuran en algunos pasos de Semana Santa y no por eso montamos en cólera, ni esperamos con desesperación la actuación de oficio de la Fiscalía. Y es que, pese a quien pese, ni la Universidad es una Iglesia, ni la democracia puede estar al servicio de los sentimientos y fanatismos de unos y de otros.

__________________________

En la gacetilla de mañana hablaremos de CASTIGO DIVINO.

Anuncios