@ellibelaresc

1julio-AMucha gente no lo sabrá, o pasará del tema, pero no es para jugar: hoy entra en vigor la Ley Mordaza. Esa ley con la que el Gobierno miserable del Partido Popular ha amordazado a todos los españoles y nos ha quitado la mitad de las libertades de que disfrutábamos.

No es la primera vez que en este Liberal hablamos de la ley. A los rezagados les diré que ya hice un exhaustivo análisis de esta ley en las siguientes gacetillas: La Ley Mordaza (11712/2014); Más sobre la ley Mordaza (21/12/2014) e  Infracciones leves de la Ley Mordaza (12/12/2014). A pesar de la multitud de protestas que la han acompañado al final queda patente el objetivo que el PP persigue con esta nefasta ley: fomentar el empleo, el de policía, eso sí. Los conservadores se proclaman como los garantes y paladines de la Constitución, pero la exprimen, la modifican a la medida de su ideología y prefieren interpretarla más a la baja que al alza; otro motivo quizá para ir pensando en cambiar de Constitución.

Para ayer se convocaron numerosas movilizaciones de protesta en toda España. Quizás la convocatoria se debería haber hecho para hoy, para que no encontraran suficientes policías, ni jueces, ni fiscales ni tiralevitas, comisarios políticos o ministros que fueran capaces de aplicarla a quienes todavía prefieren obedecer a una ley de mayor rango, la del sentido común.

La nueva norma afecta a derechos básicos como el de manifestación, impone sanciones por simples faltas que ya incluía el Código penal, crea nuevas figuras legales para convertir en punibles determinadas conductas y orillan al poder judicial de ciertas penalizaciones. A partir de ahora, la policía decidirá el grado de represión con que puede reducir a los manifestantes. Algo que, sin duda, venía ocurriendo ya en la práctica pero que a partir de ahora contará con todas las de la ley, sin tener en cuenta criterios de proporcionalidad que respeten el derecho esencial a manifestarnos. El retroceso en calidad democrática es directamente proporcional al que hemos venido sufriendo en derechos sociales y laborales. Bienvenidos a los años 70 del siglo XX: no sólo seremos más pobres, sino que calladitos estaremos mejor.

Si la ley es dura con los españoles o con los residentes en este país, mucho más lo es con quienes pretenden serlo ya que su disposición final legaliza, en contra del criterio de numerosos organismos internacionales, las llamadas ´devoluciones en caliente´.

Este cuerpo legislativo, que supuestamente pretende proteger la seguridad ciudadana, consigue justamente lo contrario, que los ciudadanos se sientan cada vez más inseguros y que el poder político o financiero se consolide como un rey al que nadie podrá avisarle de que va desnudo. La corrupción no sólo estriba en robar dinero, sino también en malversar las libertades de todos. La Constitución está siendo prevaricada. Y lo saben, pero les importa un bledo.

___________________________

En la gacetilla de mañana hablaremos de RAJOY AMPLIA EL CLUB DEL CRUCIFIJO.

Anuncios