@ellibelaresc

Laudatio si (Alabado seas), es el título de la última encíclica de Francisco en la que, entre otras, denuncia la responsabilidad del hombre en el cambio climático: ´Si la actual tendencia continúa, este siglo podría ser testigo de cambios climáticos inauditos y de una destrucción sin precedentes de los ecosistemas, con graves consecuencias para todos nosotros´. ´El gemido de la hermana tierra se une al gemido de los abandonados del mundo´. ´Es previsible que, ante el agotamiento de algunos recursos, se vaya creando un escenario favorable para nuevas guerras, disfrazadas detrás de nobles reivindicaciones´. ´La tierra, nuestra casa, parece convertirse cada vez más en un inmenso depósito de porquería´. ´El enorme consumo de los países ricos tiene repercusiones en los lugares más pobres, sobre todo África, donde el aumento de la temperatura unido a la sequía hace estragos en el rendimiento de los cultivos´.

Me descojono, con perdón, escribe el periodista  A. Malvar, ante el titular de portada El País a propósito de la encíclica: ´El papa vincula el cambio climático con la pobreza y la explotación´. Me descojono, con perdón, por dos razones. La primera, porque esto lo llevan diciendo décadas científicos, ecologistas y políticos de izquierda sin que se refleje en lugar alguno. Y menos en portada de El País, periódico aparentemente laico. Y, segundo, porque este papa no tiene la suficiente formación en ningún ámbito como para que sus palabras sean tomadas en cuenta. Como en cualquier tribu, El País le da la portada y la voz a un hechicero que se cree que un palomo puede preñar a una dama. Lo que dijeron antes los científicos mereció solo la hoguera del silencio. Tiene que venir un cura para que nos hable de economía, de sociología y de ciencia. ¡Qué tiempos!

UN BUEN CONSEJO: Los carlistas de Avilés proponen la segregación en las playas para evitar pecados de carne. Su lema es: ‘¡No acudas a las playas mixtas! Católico, preserva tu decencia también el verano’.

En la gacetilla de mañana hablaremos de A VUESTRA SALUD.

Anuncios