@ellibelaresc

Cuando los veo en actos públicos del PP me producen un evidente fastidio, producido por la mal uva fascista que, intuyo, atesoran sus venas. La pregunta que me acosa sin piedad es cuál de los dos ha hecho más daño a España y a los españoles. Me refiero, es una obviedad, a Aznar y a Rajoy.

¿Todo lo que rodea a Aznar es real o impostado? ¿Qué hay de pose física y fónica, también capilar y muscular? Cuando está en su papel de profeta saturnal se le admira por su rictus amargo, y también cuando dice alguna cosa tremenda con naturalidad o una chorrada con voz amenazadora. Inmediatamente pensamos, ´¡menudo franquista!´, ´¡con qué cara de malo lo dice!´, ´¡cuánto rencor en la voz!

¿Qué méritos tiene este personaje de guiñol, además de haber sido presidente del Partido Popular y del Gobierno de España? Muchos, y muy negativos para nuestro parecer. Es el responsable, entre otras, de haber armado a toda la derecha española con una ideología muy radical, de meternos en la guerra de Irak y de su negligencia ante la catástrofe del Prestige: hilitos de plastilina, que dijera Rajoy.

Tampoco es cosa menor la privatización de una buena parte del Estado y la rapiña de las empresas públicas. Felipe González ya había empezado antes pero José María se lanzó a por el botín para sus amigos y cómplices directos y dejó el Estado en los huesos.

¿Y el desparpajo con que centralizó lo que no estuviese centralizado, llegando a quitarle un banco a los vascos para llevárselo a Madrid y dárselo a su amigo Francisco González (Argentaria y BBVA)? ¿Y qué decir del disparate de las autopistas madrileñas o una magna T4 que costó entre 6.000 y 7.000 millones de euros, construida en buena parte con dinero del Fondo de Compensación Interterritorial, que se suponía serviría para compensar los desequilibrios interterritoriales? Y ahora vemos a don José María desplazarse por los foros como un santón impasible a cualquier comentario divino o humano y a sus implicaciones con dictadores o la corrupción. Se está forrando sin ningún pudor.

Rajoy parecía (¿?) otra cosa, era una persona tranquila, comparado con Aznar. Nada de exaltado, modelo de equilibrio y cordura. Sí, del sistema, pero otra cosa. Pero no, es igual de obsesivo con sus obsesiones que no descubres porque lo tenemos delante y no lo vemos, se queda mudo y quieto, se embosca en la confusión ambiental, se mimetiza con las instituciones del Estado y casi transparenta. Rajoy no asustaba, fuimos tontos y nos lo creímos. Sus buenas maneras parecían las de una persona educada y cortés que contrastaba con el desabrido José María. Un personaje tan equilibrado era el adecuado para desbancar a Zapatero e instalarlo en la Moncloa.

Lo metimos (no yo) en la Moncloa y cómo nos la pegó. Rajoy es tan franquista o más que Aznar y ha obrado en consecuencia. Su ideología ya la expuso cuando era un político joven en una serie de artículos en el Faro de Vigo y nunca se retractó ni mudó de opinión. Una persona que cobró dinero negro para el partido, igual que Fraga y Aznar, que recibió su parte de manos del tesorero y que luego mintió en el Parlamento negándolo y que sigue gobernando con una cara dura singular solo se puede comprender en alguien que no respeta al vulgo y se siente de una casta aparte, ´la gente normal´, ´la gente como Dios manda´. Creo que ni Aznar se atrevería a tanto.

Con Rajoy, hoy el Estado está privatizado y detentado por una casta de privilegiados. La práctica extinción del derecho a la justicia, la utilización de la Fiscalía del Estado como una policía política o la apropiación del Tribunal Constitucional por su partido han liquidado la separación entre poderes en el Reino de España. Lo que ha hecho con educación y sanidad es el robo más cruel habido en los últimos cuarenta años. Ha anulado la ´Educación para la ciudadanía´ para cambiarla por la potenciación de la doctrina de la Iglesia católica española. Para anular la democracia, la libertad de expresión, ha utilizado la legislación, la intimidación y el chantaje. Ha legislado una ´Ley mordaza´ de inspiración franquista para acallar la disidencia y ha conseguido que buena parte de la población se quede sin opinión libre ni información contrastada.

Así pues, ¿quién es más franquista de los dos? ¿Y quién ha hecho más daño a la sociedad española?

___________________________

En la gacetilla de mañana hablaremos de ¡AY, CARMENA!

Anuncios