@ellibelaresc

No lo veo trigo limpio ni de fiar. Es evidente, viniendo de donde viene y, se supone, con la responsabilidad de velar por ´todos´ los españoles. Hablo del emérito Fernández Díaz, el vigilante ‘tuerto’ de la ley al que siempre se le escapan del mismo lado. Asusta su perfil neocon, ultrareligioso, de la secta de Opus Dei y con reminiscencias.

A un personaje con tanta responsabilidad y con tan hondas raíces cristianas se le supone un buen gobierno, una equidad y una imparcialidad que no ha demostrado. A lo largo del penoso via crucis de esta legislatura el  ministro del Interior ha demostrado su doble vara de medir en múltiples ocasiones: implacable con la pitada al himno o determinados tuits, hace la vista gorda a otras declaraciones ofensivas y se muestra laxo con las concentraciones fascistas. Nada ejemplar.

Su ley estrella, la Ley Mordaza, que tanta alarma ha provocado entre los jueces, se está aplicando en una sola dirección. Se insta a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado a actuar en determinados casos en la órbita ‘progresista’ mientras que calla y se mantiene inactivo ante casos similares o incluso más graves entre sus filas. El caso más reciente de acoso por parte de Interior es el de la concejala de Juventud y Protección animal del ayuntamiento de Alicante, Marisol Moreno, que propone en unos tuits (escritos antes de acceder a la concejalía, en julio de 2014) tirar una bomba en las plazas de toros y tachaba de ´vagos, estafadores, borrachos y asesinos´ a los miembros de la Familia Real y, en especial, a Don Juan Carlos. Y el PP, a quien le gusta la carnaza cuando es ajena y no se fija en la suya,  la ha denunciado ante la Fiscalía.

Más ejemplos de parcialidad ministerial.

Recordemos el revuelo mediático que generó la pitada a la Marcha Real en la final de la Copa entre Barcelona y Bilbao, con el ministro alertando de que se trataba de una incitación al odio que no podía quedar impune. En 2012 se vivió la misma polémica porque la final fue la misma y también hubo pitada, y mientras el Gobierno de Rajoy se rasgaba las vestiduras, falangistas pudieron expresarse libremente por las calles de Madrid, como alertó el exfiscal Carlos Jiménez Villarejo. Y en este 2015 apenas dos días después de la pitada que tanto preocupa al ministro un grupo de fascistas se concentraba brazo en alto e impunemente en Madrid frente a la sede del PSOE para exigirles que no pactaran con Ahora Madrid por en el Ayuntamiento.

En 2013 un grupo falangista asaltó durante la Diada catalana el centro cultural Blanquerna, sede de la delegación del Govern catalán en Madrid. En el ataque estuvieron implicados miembros del partido neo-nazi Alianza Nacional e IU pidió su ilegalización, mientras que el secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, dependiente de Interior, restaba importancia a lo sucedido diciendo que ´no hay que darle mayor trascendencia´ porque se trataba de un ´fenómeno aislado´. El abogado de los ultras atacantes salió en Interecomonía haciendo apología del fascismo tranquilamente. La Fiscalía del Supremo actuó pero sigue sin resolverse la posible ilegalización. Dar largas al asunto es la práctica habitual cuando no les interesa el tema.

Mucho revuelo han dado de sí los  tuits de Guillermo Zapata, que estaban perdidos en el olvido de la red hasta que la malicia PePera los descubrió y los estigmatizó para ver si conseguía un rédito.  La Fiscalía se ensañó con Zapata por los comentarios vertidos sobre Irene Villa y el Holocausto mientras el ministro de Interior era capaz de decir que este caso no era ´comparable´ con el hecho de que su compañero de filas, Rafael Hernando, se hubiera mofado con las víctimas del franquismo. Pero hay más basura. Por ejemplo: los vertidos contra Pedro Zerolo tras su fallecimiento. ¿Cuál ha sido la postura de Interior? Como siempre que no le conviene mirar hacia otro lado.

No pararíamos. El ministro acaba de arremeter contra el exfutbolista Pep Guardiola por integrar una lista soberanista. Nada ha dicho del joven futbolista Dani Ceballos que deseó una bomba para los ´perros´ catalanes y vascos en el campo cuando pitaron el himno en la final de la Copa de 2012. La alcaldesa de Ciempozuelos recibe amenazas de muerte por quitar las subvenciones a los toros… etc. etc. etc.

____________________________________

En la gacetilla de mañana hablaremos de LAS ENCUESTAS DE RAJOY.

Anuncios