@ellibelaresc

Cristo BiarEn un estado aconfesional y laico no es de recibo el cristo que preside la sala de plenos del ayuntamiento de Biar (Alicante). Estamos en un ayuntamiento, que es la casa de todos, por eso resulta casi esperpéntico contemplar la foto que acompaña a esta gacetilla. ¿A santo de qué esa imagen de un cristo presidiendo la sala del ayuntamiento en la que se decide el gobierno de la ciudad? Incomprensible.

Por eso resulta muy saludable la noticia que hemos leído en los periódicos: El ´Cristo de la sala´ ya no va a presidir más los plenos de Biar. El Ayuntamiento, en el que ahora gobierna una coalición de PSOE, Compromís y Esquerra Unida, ha decidido que va a tapar la talla que por tradición domina el salón donde se cita la corporación. No podrá verse en actos oficiales como asambleas, mesas de contratación o visitas protocolarias, ´de acuerdo a la neutralidad de los poderes públicos que dicta la Constitución´, alegan los ideólogos de la medida.

Es lo normal, y como me las veo venir  la decisión traerá cola. La caverna aprovechará la injuria al cristo crucificado para montar polémica. En esto son especialistas, y la van a armar cuando el asunto, como matiza el concejal de Cultura es muy sencillo: no se  pretende retirar el Cristo, sino que ´se destape y esté siempre a la vista después de los actos oficiales. No se le va a cambiar de posición ni se le va a hacer nada. La talla no tiene por qué presidir sesiones de órganos colegiados, mesas de contratación o visitas protocolarias de autoridades´, visión que comparte el equipo de gobierno y que el PP ha rechazado al considerar que ´atenta contra la tradición´ de la localidad. ¡Qué gente! Siempre la tradición, a la que recurren cuando les conviene.

El caso de Biar no es excepcional. El salón de plenos del Parlamento andaluz es la antigua capilla del Hospital de las Cinco Llagas. En su momento, los partidos decidieron ocultar las figuras religiosas del retablo del altar, justo a la espalda de la Mesa de la Cámara, cuando se celebran los plenos. Un tapiz con el escudo andaluz, colocado a distancia prudencial de las pinturas, las tapa cuando los políticos van a trabajar. Cuando no hay actividad, se retira el tapiz para que las visitas puedan ver el retablo como estaba originalmente. Y no pasa nada, y nadie se escandaliza, y nadie impida que se venere al crucificado. Sepulcros blanqueados que son estos del PP.

____________________________________

En la gacetilla de mañana hablaremos de NUEVOS GESTOS.

Anuncios