@ellibelaresc

El Consejo de Ministros ha nombrado el viernes pasado al exministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, jefe de la delegación permanente de España ante la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). Wert dejó su  cartera de ministro a últimos de junio pasado a petición propia por motivos personales, tal y como explicó Mariano Rajoy. El pasado 11 de julio Wert contrajo matrimonio  con Montserrat Gomendio, que fue secretaria de Estado de Educación, FP y Universidades hasta que la OCDE la designó directora general adjunta de Educación de esta organización gubernamental, con sede en París. Tras el nombramiento de hoy la parejita disfrutará de la rueda giratoria en el idilio de Paris. Ahí es nada.

La designación, aunque esperada, ha provocado críticas de propios y extraños. En el Partido Popular echan chispas. Algunos miembros del Gobierno, también. Los hay que ni disimulan. Casi ninguno calla. Una indignidad, comentan, un gesto excepcional con un ministro que se fugó del Gabinete en el peor momento. Una ´cacicada´ en el peor momento. Wert se dio a la fuga y Rajoy le ha recompensado. ¿Recompensarle algún silencio necesario? No se entiende en ámbitos del PP que Rajoy premie a quien creen el responsable de buena parte de su descalabro electoral.  Nadie en el Gobierno creía capaz al presidente de pagar una deuda de amistad a alguien que no había actuado con lealtad.

Fuera del ámbito del PP, también resulta difícil pensar que quien ha resultado ser el ministro peor valorado de toda nuestra historia democrática; quien ha tenido el dudoso honor de tener enfrente a toda la comunidad educativa; quien ha ocasionado varias huelgas generales desde la educación infantil hasta la universidad; quien ha propiciado los mayores recortes en  la enseñanza hasta comprometerse con Bruselas en dejar la inversión educativa en un 3,7% del PIB, el que teníamos a finales de los años 70; quien ha resucitado las reválidas que abolió uno de los últimos ministros de Franco; quien ha dejado como legado la LOMCE, el mayor monumento a la confrontación en educación; quien eliminó Educación para la Ciudadanía; quien recortó las becas y subió las tasas universitarias; quien, en definitiva, ha perpetrado el mayor ataque a la escuela pública y al principio de igualdad de oportunidades, pudiera ser galardonado.

Lo cierto es que lo que parecía imposible se ha hecho realidad y quien ha traicionado a la educación con sus formas, con sus medidas y con una confrontación nunca vista, recibirá como premio una embajada ante la OCDE porque aunque Roma no paga a traidores, Rajoy sí.

El PSOE  acusa a Rajoy de ´la cacicada´  y el acto de nepotismo que ha supuesto premiar ´al peor ministro de Educación de la historia de España […] Lo que millones de españoles se preguntan este momento es qué méritos tiene el peor ministro de Educación de la historia de España para haber sido nombrado embajador ante la OCDE´ […] Al ministro que ha dejado la Educación destrozada, que ha aprobado una ley que se está demostrando que es inaplicable, ahora lo mandamos a la OCDE a ver si también la destroza´.

El tema no es para bromas. Se trata de una decisión profundamente reveladora de cómo Rajoy y los suyos entienden la política.

Se bromea también sobre la sensibilidad de Rajoy y su Gobierno hacia una ´historia de amor´ que encuentra el mejor broche posible en posibilitar una reunificación familiar, la residencia en París de una pareja que vivía los sinsabores de la distancia. Una reagrupación familiar de lujo: 10.000 euros al mes, un piso de lujo de 500 metros cuadrados en la zona más lujosa de París, 11 asistentes y dos diplomáticos a su servicio.

________________________________

En la gacetilla de mañana hablaremos de NOTICIAS BREVES.

Anuncios