@ellibelaresc

No puedo entender que en el siglo XXI el Estado español tenga una dependencia tan enorme de la iglesia católica, y eso a pesar de declararse aconfesional. Es para ponerse a temblar de rabia que con mi dinero, el de los impuestos, quiera o no se subvencione millonariamente a esta secta. Increíble, pero cierto.

Cada español sin distinción de estado o edad, sea pobre o rico, nativo o inmigrante, que tenga trabajo o esté parado, que viva en un barrio pobre o residencial, sea niño, adulto o anciano abonará en 2015 unos 287 euros mensuales a la Iglesia católica. La Comisión de Laicidad de Cristianos de Base ha denunciado que cada mes se asignan 13.266.216,12 € a la institución eclesiástica española en los Presupuestos Generales del Estado a cuenta  del total que los ciudadanos propongan al marcar con X la casilla correspondiente de la declaración de la renta. Si dividimos esa cantidad entre el número de habitantes que tiene España, tocamos a 287 € mensuales. ¿Por qué este dispendio, por qué con mi dinero? ¿Por qué sin mi consentimiento? ¿Por qué presupone el Estado que soy católico? ¿Es que ser español lleva implícita la catolicidad? ¡Qué disparate!

Estamos ante un impuesto obligatorio de carácter religioso que no entiendo. Y todo ello sin contar con los millones de exenciones fiscales de que disfrutan. No es una nimiedad: son 3.444 euros al año que cada españolito entrega a la IC en concepto de unos Acuerdos antidemocráticos pactados entre los altos poderes del Estado preconstitucional y la iglesia católica. No olvidemos que aunque la  Constitución Española reconoce el carácter aconfesional del Estado, los Acuerdos firmados en 1976-79 con el Vaticano condicionan numerosos aspectos jurídicos, económicos, educativos y culturales de nuestra realidad. Por si mis lectores no lo saben o no recuerdan esos Acuerdos son la continuación del Concordato iniciado en el año 1956, durante la dictadura franquista. En uno de los artículos del acuerdo se viene a decir que el Estado español tiene que mantener a la iglesia católica. Para desesperarse que todavía hoy tengamos que mantener esta situación, que mírese como se quiera es un escándalo, como señala la Comisión de Laicos, porque ´el hecho resulta especialmente llamativo en el contexto actual de pobreza en que vive gran parte de la sociedad española. Ni el Estado ni la Iglesia católica parecen tener en cuenta los escasos ingresos mensuales de la población trabajadora, que con un salario mensual medio de 623 € tiene que mantener a la familia. En España hay 13.090.290 de personas excluidas´.

Hagamos números porque la situación es escandalosa. En España hay más de cinco millones de parados y un millón largo de parados de larga duración que solo durante seis meses van a recibir un subsidio  mensual de 426 €. Con esos 13.266 millones de € al mes que el Estado entrega a la secta católica, no sé a santo de qué y en concepto de qué, se podría duplicar la cuantía de ese mísero subsidio y que los afectados pudieran disfrutar  de más tiempo esa mísera ayuda pactada por el Estado con los agentes sociales y los sindicatos.

Pero que nadie se ponga chulito y piense o declame en foros y bares que a él no le sacarán un céntimo. Se equivoca. Puede que el estado no lo cobre directamente, pero ya tiene calculado cómo se va a cobrar ese compromiso con la IC: por medio de impuestos indirectos a través del IVA, de alquileres altos de  las viviendas, de la subida del recibo de la luz, del gas, de los alimentos, de la ropa de los niños, de las tasas de institutos, colegios y universidades, de los libros y material escolar, o de la escandalosa reducción de servicios públicos básicos a los que tenemos derecho (sanidad, transportes, educación, agua… etc.). Ante esta situación la Comisión de Laicos denuncia ´el talante antisocial del Estado y de la Iglesia Católica […] porque ese comportamiento de la Jerarquía eclesiástica es contrario al Evangelio; porque es una iglesia que pasa de largo negándose a compartir sus bienes con los más necesitados; una iglesia insolidaria con la población excluida que tiene que acudir a Cáritas o a los comedores sociales para alimentarse cada día´. Esta situación tiene que terminar.

_________________________________________

En la gacetilla de mañana hablaremos de DEFENSA DE LA ESCUELA LAICA.

Anuncios