@ellibelaresc

Van viento en popa, y no sé si a toda vela. Ellos hablan y hablan y no tienen ningún empacho en rectificar mañana lo que han dicho hoy. Saben que siempre hay insensatos que se quedan con lo que cae. A la vuelta de la esquina están las elecciones y hay que salir en los medios, los controlados por el PP y los que no, que son pocos. Pongo por caso el de Albiol, ese del PP que iba a limpiar Badalona. Desde que lo han nombrado candidato popular a la Generalitat sale hasta en la sopa. ¿Será casualidad?

Dicen lo que les das la gana y cuando algo les escuece, como es habitual, se van por los cerros de Úbeda. No vamos a perder el tiempo viendo ´con quién toma café Rato´, declara el chulito Casado, que quiere hacer creer, y lo consigue con mucha gente, que el caso Rato, imputado por delitos del PP, es algo ajeno al PP, porque no es afiliado de la formación y no tiene que dar ´cuentas al partido´. O como cuando Esperanza Aguirre dice que ´Telemadrid ofrecía información plural cuando yo era presidenta. Que durante su mandato la televisión pública regional fue un paradigma de independencia´. No se acuerda de cuando abroncaba en directo a periodistas como Germán Yanke, que abandonó el canal, según denunció,  por no acatar determinadas imposiciones. Son de  libro, como si todo el montaje que ha provocado Rato no lo hubiera hecho estando en el PP y, después, bajo el paraguas del PP. Y como si todo el mundo no radical casposo supiera qué ha sido la televisión de doña Esperanza.

Otro tema en el que sí pero no y no pero sí es el de la reforma de la Constitución. ¿Hay que reformar la Constitución? En menos de un mes el Partido Popular ha cambiado de opinión tres veces: del ´no´ al ´sí pasando por el ´depende´. Acabamos de inaugurar septiembre y el último argumento para defender el ´no se toca´ es sonrojante. Dice el vicesecretario del PP, Pablo Casado, que ´El PP no va a incluir la reforma constitucional en su programa electoral porque  no es algo que interese a los españoles´, y que ´las democracias consolidadas no cambian sus cartas magnas cada 30 años´. Cabe preguntarse qué entiende Casado por una democracia consolidada. La Constitución de Alemania lleva 60 reformas. La de Irlanda, 27. Francia va por 24. Italia prepara la 13. La Constitución de Estados Unidos lleva 27 enmiendas. ¿Y la española? Apenas dos retoques mínimos en 35 años.

Este tal Casado siempre razona descalificando al opositor. Sigue argumentando la no conveniencia de modificar la Constitución y sí la necesidad de adoptar decisiones de actualización de las instituciones y regeneración política que no impliquen una reforma agravada de la Carta Magna, como por ejemplo mejorar los reglamentos de Congreso y Senado, abordar la financiación autonómica y local o modificar la ley electoral municipal para que ´no gobierne una suma de perdedores´. Fijación de noria.

Estamos ya en campaña, lo acaba de publicar el ministro Montoro  (¡Qué mal me cae también!) cuando ha defendido en el Congreso los Presupuestos Generales del Estado y ha reconocido su vertiente electoralista. No solo va a vender el PP la recuperación económica global (que solo ven ellos) sino también que es un gobierno cercano, con sensibilidad, magnánimo y ecuánime. El mismo Gobierno de Rajoy que ha indultado a políticos corruptos,  policías torturadores o  cómplices de agresores sexuales sin dar explicación alguna ahora recurre a su portavoz más cualificado, el presidente, para mostrarnos su gracia, su piedad,  su ´piel ´, que diría Floriano. Mariano Rajoy, en persona, ha adelantado el indulto a la abuela coraje de Canarias, Josefa Hernández, porque es ´de sentido común´. Tan de ´sentido común´ que es la primera vez que un indulto se conoce antes de que aparezca en el BOE. Las elecciones hacen milagros.

______________________________

En la gacetilla de mañana hablaremos de URGE UN FRENTE POPULAR.

Anuncios