@ellibelaresc

Es muy fácil dar consejos, presentarse como garantes del orden e incluso de la moral católica. Es muy fácil, sobre todo cuando se es un político y dirigente de derechas. Primero del PP, con este partido ha sido diputado, senador, secretario general del Partido Popular, vicepresidente del gobierno y ministro de Fomento y después, en 2011, abandonó el PP, disconforme con su dirección nacional. Alrededor de su persona se fundó un nuevo partido, Foro Asturias, con el que accedió a la presidencia del Principado de Asturias tras las elecciones autonómicas de mayo de 2011. Hablamos de Álvarez Cascos

Este ´ultra´ del PP publicó en La Hoja del Lunes de Gijón el 31 de agosto de 1981, justo después de haberse aprobado la Ley del Divorcio, bajo el mandato de Adolfo Suárez, una encendida soflama contra esta ley: ´Para mí el principio es que la familia es indivisible. Lo que no se puede es hacer una regulación normal en el divorcio, cuando ni siquiera se respeta esa libertad individual de las personas a elegir su estado familiar. El Estado debe tener un código ético que es defender la familia indivisible, y luego debe arbitrar medidas para resolver esas otras situaciones. Contra lo que estoy es contra la forma de divorcio aprobada en España´.

Declaraciones profundas que ponen los pelos de punta cuando uno las escucha de boca de políticos que no solo son ejemplares sino que parece que lo son.

El dilema del que ha escuchado al político y se ha quedado prendado con sus convicciones se desmonta cuando uno ve la  realidad y se pregunta cómo es posible que a pesar de las fuertes convicciones de Álvarez Cascos el tal político ya va por su tercer matrimonio. Se casó primero con Elisa Fernández-Escandón Ortiz, con la que tuvo cuatro hijos, a los que se unen los dos de su segundo matrimonio con Gemma Ruiz. Actualmente está casado en terceras nupcias con la galerista María de la Hoz Porto.

¿En qué queda, pues, ese principio de indivisibilidad de la familia? Ya lo veis, en nada. Dicen lo que les conviene porque saben que siempre queda algo positivo de las declaraciones. El señor Cascos, a estas alturas, no debe ver tan mal la ley del divorcio. Quizá le pase lo mismo a Mariano Rajoy y otros dirigentes del PP con la de los matrimonios gays. Sin embargo, no hemos oído a ninguno retractarse de las andanadas del pasado. Ni lo veremos.

______________________________

En la gacetilla de mañana hablaremos de EL PP CONTRA LA VIOLENCIA DE GÉNERO.

Anuncios