@ellibelaresc

Sobre la postura insoportable, insufrible y fascista que PP y los obispos de este país tomaron en su momento contra la asignatura Educación para la Ciudadanía se ha hablado mucho, en este blog y en los medios. La extinta Ciudadanía, que se ha cargado el nefasto Wert por mandato de los obispos, no buscaba otro fin educativo que velar por el aprendizaje de conocimientos, capacidades y actitudes esenciales en relación con la democracia, la justicia, la igualdad y los derechos civiles con el fin de preparar a los estudiantes para la ciudadanía activa y responsable. Más constructivo y pedagógico, imposible.

Pues nada. La caverna aducía que con esta asignatura se arrinconaba la asignatura Religión y era un foco de contaminación ideológica que no se podía permitir. Se la cargaron y han vuelto a lo de siempre: a los miedos, a las condenas, a la infelicidad y a las penas del infierno.

El PP ha actuado como siempre hace: ve la paja en los demás pero no quiere ver, se inhibe, la enorme viga que preside todos sus actos y procedimientos.

El caso es que nos hemos enterado de que un libro de texto de Primaria elogia la Dictadura (´Las cunetas y las fosas no están en este libro de texto´), al PP y a Esperanza Aguirre. El libro se estudia en 6º curso de Primaria (niños de 11-12 años) de colegios públicos madrileños del programa bilingüe. Las asociaciones de padres piden su retirada por incluir contenidos sesgados y una inspección educativa a la Comunidad de Madrid.

En concreto, el libro de Ciencias Sociales de la editorial MacMillan relaciona ´la Guerra Civil con la Segunda República y no con la dictadura de Franco´, y en un ejercicio sobre ministros de educación pide que se ordene a cuatro ministros de Educación por orden cronológico y todos ellos son del PP, ha explicado José Luis Pazos, presidente de la FAPA, quien ha recordado que en la historia de España ha habido ministros de varios partidos, además de Mariano Rajoy, Esperanza Aguirre, Pilar del Castillo y José Ignacio Wert, que son los que se proponen.

Además, la FAPA Giner de los Ríos ha denunciado también ´el panegírico´ que se incluye sobre la ex presidenta de la Comunidad de Madrid Esperanza Aguirre, de la que se dice que obtuvo ´un récord de votos´ y ofrece la idea de que trajo ´la modernidad a la región´. También destaca la construcción de ocho hospitales y más de 80 colegios durante su mandato como presidenta de la Comunidad de Madrid, sin mencionar su apuesta por las privatizaciones y el recorte de lo público. Igualmente, digo yo, los alumnos tendrán que memorizar los 900.000€ que trincaba Granados con cada uno de los colegios fundados. La Asociación de Padres Giner de los Ríos considera que estas apreciaciones están hechas con una ´clara intención de orientar el pensamiento de los niños´.

Preguntada por los periodistas, Esperanza Aguirre ha asegurado, sin embargo, que en el libro ´no se dice nada más que la verdad´. Amén.

Como no podía ser de otra manera la directora general de la editorial McMillan Iberia, editora del texto, ha asegurado a la Ser todo lo que cuenta es cierto y que estos contenidos no tienen ´ningún interés político´. Faltaría que los tuvieran, porque en el acto nos habríamos dado cuenta. ¡Qué torpes somos! Y preguntada por la apología que hace de doña Esperanza contesta que: ´La intención al incluir los contenidos que han generado esta polémica era exclusivamente destacar el papel de la mujer como figura política y desde el punto de vista de la igualdad de género´. Ya. Y precisamente con Esperanza, que es un modelo de virtudes.

Ya podéis comprobar, mis lectores, cuál es la ética del PP. Para todo encuentran una justificación. Pero el problema no lo veo yo en que se justifiquen, sino en que muchos les crean, y encima les voten. Aguirre es digna de estudio, pero no por los niños de primaria y sí por los estudiantes de psicología y psiquiatría.

_______________________________

En la gacetilla de mañana hablaremos de TIENE MÁS CARA QUE ESPALDA.

Anuncios