@ellibelaresc

¿Y si con María Luisa de Parma se hubiera roto la cadena hereditaria de los borbones?

María Luisa de Borbón y Parma (1751-1819) fue reina de España a través del matrimonio con su primo Carlos IV (1748-1819). Pese a su origen extranjero y su posición de consorte dentro de Palacio, la reina María Luisa supo convertirse en una pieza fundamental de la corte española, ejerciendo una influencia decisiva en no pocas decisiones políticas de su marido, poco interesado en la política y más ocupado en cazar –su gran pasión, hasta el punto de ser conocido popularmente como ´El cazador´- dejó progresivamente el cuidado de los asuntos de estado a su esposa, quien comenzó a desarrollar una nada desdeñable ambición. Mujer de carácter decidido, María Luisa de Borbón y Parma también fue conocida por su querencia por atesorar amantes y por su naturaleza conspirativa. Nuestro escritor romántico, Espronceda, la calificó como ´la impura prostituta´.

No vamos a tratar en esta gacetila  la intensa vida política que se vivió en el reinado de Carlos IV y María Luisa. Solo nos interesan las habladurías, o no. Desde el inicio de su matrimonio hubo rumores constantes sobre los romances de María Luisa con miembros de la nobleza, lo que hizo que Carlos III, su suegro, aumentara todavía más su desconfianza respecto a María Luisa.

El 14 de diciembre de 1788, muere Carlos III y son proclamados reyes de España, Carlos IV y María Luisa. Con la llegada al poder, María Luisa asume su papel de reina con entusiasmo. Poco antes de ser nombrados reyes, María Luisa conoce a un apuesto guardia de corps, Manuel Godoy, que poco tiempo después sería nombrado consejero privado de la reina y caballero de la Orden de Santiago. Esta relación entre Godoy y María Luisa ha provocado grandes debates históricos porque  fueron muy intensas. Se considera que el undécimo hijo de María Luisa, la infanta María Isabel,  fue hija de Godoy, así como los tres hijos siguientes.

Historia aparte conviene saber que María Luisa y Carlos IV murieron en el exilio, en Francia e Italia. En el exilio francés María Luisa, antes de morir,  comunicó a su confesor, Fray Juan de Almaraz, que  ´Ninguno de mis hijos lo es de Carlos IV y, por consiguiente, la dinastía Borbón se ha extinguido en España´.

Al conocer Fernando VII, hijo de María Luisa,  está declaración, donde se ponía en cuestión su legitimidad, decidió encerrar a Fray Juan de Almaraz en el castillo de Peñíscola hasta su muerte.

¿La Historia confirmará esta declaración?

______________________________

En la gacetilla de mañana hablaremos de LA ESCUELA DE TAUROMAQUIA.

Anuncios