@ellibelaresc

El cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, ha emitido un comunicado pidiendo perdón por las declaraciones que hizo hace unos días en el Foro Europa (¡Ay, monseñor Cañizares!): ´Lo primero que hago, con toda sinceridad y de buen grado, es pedir perdón a los refugiados, perseguidos y emigrantes venidos a España en los últimos meses, para mí muy queridos todos, sean de la condición que sean y vengan de donde vengan y como vengan´ y lamentando el ´verdadero linchamiento´ que se ha hecho contra su persona al ´manipular´ su pensamiento y sus palabras, que se preguntaban si la ´invasión de emigrantes y de refugiados es todo trigo limpio´.

De acuerdo, pide perdón, dice que con sinceridad y de buen grado, pero yo no me creo las palabras de esta gente. Bla, bla, bla. ¿Metió la pata? En absoluto, dijo lo que pensaba. Pero ocurre que alguien le hizo ver las barbaridades que había dicho y tuvo que recular. No me creo esas palabras con las que pide perdón. Me las creería si, a partir de ya, lanzara un S.O.S. europeo de ayuda y ofreciera su Seminario Metropolitano como casa provisional para esos invasores de Troya. Conste que allí cabe muchísima gente. Dos piscinas, 4 o 5 campos de fútbol, frontón, dos pistas de baloncesto, salón de actos espectacular, basílica para adoctrinar. Un chollo para hacer nuevos conversos.

Pide perdón el monseñor, pero así y todo me persigue su duda existencial: ´¿Es todo trigo limpio?´. Le contesto con otra pregunta: ¿Y tú me lo preguntas, perteneciendo a la Iglesia católica, apostólica y romana? Efectivamente, no. Nunca es todo trigo limpio, esta es una realidad inherente a la condición humana. Ni siquiera la doctrina de bondad, compasión y solidaridad que predica la iglesia católica consigue que todo sea limpio dentro de ella.

El arzobispo de Valencia con este tipo de declaraciones (calificó de ´invasión´ el drama de miles de ciudadanos sirios  y que algunos de los que van a venir no ´son trigo limpio´) ha demostrado su falta de sintonía con las pautas de quien ocupa la silla de san Pedro en el Vaticano y ha comprometido el gran trabajo social que realiza una gran cantidad de fieles en parroquias y organizaciones como Cáritas, ejemplo de reconocida solidaridad como brazo social de la iglesia de los pobres y los desamparados. Ha quedado pues desautorizado como referente social y garante de la caridad cristiana, por lo que solo tiene una salida digna, la renuncia, en lugar de encastillarse aún más con críticas hacia quienes han subrayado solo lo que es obvio, que ha cometido un grave error en el desempeño de sus funciones al airear lo que piensa de verdad, en su fuero interno, no en un acto concreto.

Y  me hago otra pregunta: ¿Realmente esta gente se ha leído en profundidad la Biblia, o solo recurren a ella para justificar sus indecencias? Aunque no cumplan las referencias de la iglesia católica a la ´acogida´ son múltiples. El Antiguo Testamento, en el Levítico, ya se ocupa de la cuestión: ´si un hermano tuyo se empobrece y no se puede mantener, lo sustentarás como el emigrante o el huésped para que pueda vivir contigo´. Por si no lo sabe, monseñor, se lo digo yo: la esencia del cristianismo es precisamente acoger a aquellos que no son ´trigo limpio´. Las referencias son abundantes en los Evangelios y en la doctrina oficial de la Iglesia, como la Conferencia Episcopal Española que dispone de numerosos documentos al respecto, como el de 1994 ´La iglesia y los pobres´, que pide la denuncia de la xenofobia y el racismo, sobre todo cuando se pone ´al servicio de los emigrantes´. La actividad caritativa-social pertenece a la constitución de la Iglesia y la última encíclica del papa Francisco «Crecimiento, pobreza y medio ambiente» habla de una ´íntima relación entre los pobres y la fragilidad del planeta´.

Nos habla monseñor de linchamiento, y se equivoca. Su acusación de ´linchamiento´ intenta enmascarar el desaire que ha perpetrado contra las cuestiones básicas del Evangelio. En un estado de derecho no hay nadie exento de crítica y más todavía entre quienes representan a grandes colectivos humanos, en especial cuando la parte sustantiva es el compromiso explícito y activo por los que no son ´trigo limpio´.

______________________________

En la gacetilla de mañana hablaremos de MÁS SOBRE LA FIESTA NACIONAL.

Anuncios