@ellibelaresc

  1. Las proclamas del PP en esta precampaña electoral son las del no va más. ¿Se creerán los españoles este éxito, se dejarán abducir, les volverán a votar? Puede. El masoquismo ha sustituido a la envidia como impronta nacional. Y si no lo consigue por sí solo, contará con el apoyo de su filial política Ciudadanos. Estamos condenados, pues, a la derecha. Los dos próximos meses van a ser a mayor gloria de Mariano, arropado por el miedo al cambio que fomentarán y el abuso de la propaganda más infecta y absorbente. Mariano hasta en la sopa, Mariano y cierra España con todas las fuerzas reaccionarias a su servicio.

Porque, además, ¿cuántos partidos de izquierda hay? Aquí el que discrepa funda un partido. Luego tienen unos resultados electorales horrendos y desaparecen por consunción en una especie de eutanasia política, después de echarle la culpa a los demás y no a ellos mismos que se sienten víctimas y no fracasados. Solo encontrar la papeleta en el colegio electoral de la opción a la que queremos votar ya es una proeza, puesto que además no tienen dinero para el buzoneo. Da la impresión de que todos van a por su escañito, pues es inverosímil que piensen que van a ganar. Una catástrofe, con la ley electoral de la que disfrutamos. Esto sí que es un sindiós, mientras la derecha se regocija, con Mariano y los suyos. Porque tiene huevos que vaya a volver a ganar la derecha, ya sea la de pata negra de siempre del PP o la de cebo de Ciudadanos.

  1. El salvador

Rajoy pretende presentar las próximas elecciones como un plebiscito sobre la actuación del Gobierno del PP de modo que su continuidad sea la única salida positiva para la situación política española. La conclusión quiere ser que el PP es imprescindible, y también su actual líder. O sea, culto y adhesión inquebrantable al jefe. ¿Les suena a algo, a algún movimiento político que creíamos olvidado en España? César-Caudillo o nada.

Bien mirado convendrá concluir que los españoles estamos hartos de salvadores, y en contra de lo que Mariano y su partido dicen, España no se hundirá en caso de sustitución de líder o de grupo político. Tenemos lo que él dice que tiene en exclusiva: sensatez y sentido común. España no puede depender de alguien tan burdo y ramplón como el señor Rajoy. Estamos ahítos de engaños y restricciones. Queremos abrir el campo a la democracia. Cualquier opción de las existentes, sola o en compañía de otras, es mejor y más sincera que la de Rajoy y su grupo. Todo, cualquier cosa menos Rajoy, el engañabobos de España. ¿No seremos capaces de echarle?

  1. Fernández Díaz

En fin, qué podemos esperar de un ministro del gobierno de Rajoy  que quiere confundir a los refugiados de una guerra sangrienta con yihadistas. Que recibe en su despacho a un exministro y exbanquero (el señor Rato, para hablar de sus cosillas) imputado e investigado por las fuerzas a su mando y cuando le descubren no dimite. Que llama pesetero a Guardiola porque haciendo uso de su libertad y de sus derechos constitucionales se presenta en una candidatura electoral. Que defiende a comisarios que se reúnen por su cuenta con políticos bajo sospecha de corrupción. Que alienta la caza de brujas en las redes sociales. Que consiente las ilegales devoluciones en caliente en la frontera de Melilla. Que está siempre disponible para condecorar a Vírgenes por sus ´indudables´ méritos policiales.

ES NOTICIA: El rey le concede a su hija el Toisón de Oro, la más alta distinción de la Familia Real, con motivo de su décimo cumpleaños.  Pero Leonor no le puede decir a su padre lo que piensa del regalo de ‘cumple’ porque serían injurias a la Corona´.

En la gacetilla de mañana hablaremos de JOAN RIBÓ DECLARA LA GUERRA A LOS CATÓLICOS.

Anuncios