@ellibelaresc

FarsaEl lunes, 16 de noviembre, terminaba el plazo para presentar las candidaturas que van a concurrir a las elecciones del 20D. Un minuto después de haberse hecho oficialmente públicas las listas, a falta de ser impresos los nombres de los candidatos en el BOE, pese a que la gente aún no conoce ni sus promesas ni los programas, cuando quedan días para la campaña y veintidós días para las votaciones, sabemos ya cuál será la composición de la mayoría del Parlamento. Escandaloso. Todo antes de que comience la campaña electoral.

Nos informa el periódico digital El Español que un centenar de aspirantes al Congreso tiene un 99% de posibilidades de obtener su acta. No sólo eso: otros cien, la lograrán seguro al 90%. Es decir, de los 350 escaños de la Cámara, la primera y amplísima mayoría absoluta es la de los enchufados por los partidos políticos. La inmensa mayoría han sido elegidos a dedo; al margen de cualquier procedimiento democrático. De los 100 diputados que serán elegidos casi con total seguridad, 51 pertenecen al PP, 23 al PSOE, 12 a Ciudadanos y cinco a Podemos y sus partidos aliados. También los hay del PNV, ERC, Democracia i Llibertat (la lista de CDC) y Coalición Canaria. Vergonzoso.

Es cierto que la irrupción de partidos como Ciudadanos y Podemos ayudará a que el Parlamento presente esta vez una cierta imagen de renovación, pero prevalecerán los ´asientos seguros´ veteranos debido al peso que estos siguen manteniendo en las listas del PP y del PSOE. Es imprescindible cambiar la ley si queremos calidad democrática. Estamos votando con una ley obsoleta de hace cuarenta años. Es inconcebible que, transcurrido todo ese tiempo, todavía sean hoy las cúpulas de los partidos las que decidan quiénes nos representarán en el Parlamento, hurtándole al ciudadano algo que debería ser un derecho. Y además es un modelo perverso porque no genera vínculos ni compromisos entre el elegido y el elector. Eso favorece la corrupción, el servilismo, el encubrimiento, las falsas unanimidades… El parlamentario sabe que su acta no depende ni de su trabajo ni de su comportamiento, sino de la obediencia al jefe. Hay que ir a un sistema que recoja las preferencias de los ciudadanos. El sistema de listas cerradas y bloqueadas es casi una anomalía ya en la UE. Aparte de en España, sólo se mantiene en Italia y Portugal. ¿Hasta cuándo?

Nos quieren hacer creer los políticos que el 20D es el día de la fiesta de la democracia. No nos engañemos, de fiesta, nada. De farsa, mucho.

_____________________________

En la gacetilla de mañana hablaremos de RAJOY SE ESCONDE.

Anuncios