@ellibelaresc

Se acaba de presentar el programa electoral del PP, ese que maravilla a todos sus adeptos pero del que no se cumple ni una letra. Se aprecia en una primera lectura un cierto morbo que quiere aprovechar el ambiente caldeado de Cataluña y otras sensibilidades patrioteras para poder levantar el vuelo. El programa hace particular referencia a la unidad de la patria, a la defensa del castellano y a los símbolos nacionales. La sublevación separatista en Cataluña será el telón de fondo de la campaña electoral. La economía pasa a segunda fila, ya se ha explotado lo suficiente.

A pesar del posible gallinero que sea el PP el objetivo es seguir apareciendo como el único partido que emite el mismo mensaje en todos los rincones del país, en contraposición con los bandazos que protagoniza el PSOE, con posturas muy diferentes según las voces o los territorios. Os presento algunas de las propuestas que se hacen en el documento.

No se toca la reforma constitucional, que no se considera oportuna. Se incide en la defensa firme de la unidad nacional, potenciada ahora por los acontecimientos que tambalean la estabilidad política en Cataluña. Combinan la preocupación por la situación política en Cataluña con la satisfacción por el rédito electoral que pueden sacar a raíz del desafío de Artur Mas y el resto de políticos independentistas. El refuerzo del papel de Rajoy como único garante de la unidad de España es el principal objetivo. En este mismo ámbito nacionalista también se hace hincapié en la defensa del castellano como lengua común de todos los españoles y  un desarrollo de la ley de símbolos nacionales, como la bandera o el himno, que no pasarán por referéndum, faltaría. El PP quiere obviar que antes de legislar hay que consensuar, y preguntar a los españoles qué símbolos quieren, cuál es un diseño, música o representación (monarquía o república).

El programa también desarrolla especiales aspectos de enorme incidencia social, como ayuda a la familia (no habrá mención a la ley del aborto) y a los sectores menos protegidos de la sociedad, como los ancianos, la infancia y, desde luego, la mujer maltratada. Idiota quien se lo crea.

La recuperación económica es un fijo en el ‘menú de campaña’. De la quiebra al alivio, será el mensaje que repetirán por activa y pasiva. La promesa estrella en materia de recuperación económica está protagonizada por el empleo. Es lo que el PP ha bautizado como la ´propuesta 20/20´, referida a la intención de que 20 millones de ciudadanos tengan empleo en el año 2020, cuando acabe la legislatura. Y mientras tanto a esperar que la otra mitad se muera de hambre. De  esa forma, los conservadores insisten en que estará garantizado un mejor estado del bienestar y menos desigualdades. Rajoy sigue pensando que es el bolsillo el que decide unas elecciones. Y ahora, también, el tema catalán.

Otras formaciones también han presentado ya buena parte de su programa, y como es tónica en el PP, todas las aportaciones que no sean las suyas son decepcionantes, inconcretas o inalcanzables.

Como no podía ser de otra manera también se sirven de los atentados de París, y así dicen que reforzarán la seguridad contra el terrorismo yihadista. ´Contundencia´ sin ambigüedades en materia de persecución de los activistas del Estado Islámico. ´En la lucha contra este tipo de terrorismo vamos a ser muy firmes, vamos a ser referencia´, dice Maroto, y carga contra el partido de Pablo Iglesias, al que engloba dentro de la ´extrema incoherencia´. ¿El motivo? Celebrar un minuto de silencio por las víctimas de los atentados en la capital de Francia junto al resto de líderes políticos, pero permitir que los concejales de Ganemos en Córdoba se solidarizaran también con los sirios víctimas de los recientes bombardeos de Francia. ´O ellos o nosotros´, planteó Maroto para exigir a Podemos una respuesta. ´Si se está con unos y otros, no se está con nadie´, ha asegurado.

______________________________

En la gacetilla de mañana hablaremos de CIENTOS DE RELIGIOSOS PRACTICAN CIBERSEXO.

Anuncios