@ellibelaresc

Ahora nos viene Soraya justificando la ausencia en el debate a cuatro de don Mariano diciendo que ellos, en el PP, son un equipo y que se reparten el trabajo, que el presidente está muy ocupado gobernando, que ´no tiene el don de la ubicuidad´ y que su agenda no da para más. Se lo va a creer quien yo me sé. Rajoy huye como lo que es, un cobarde que tiene miedo a la gente y que se esconde en los plasmas para disimular todos sus complejos. En el plasma, que es como el mando y ordeno, sí se le ve seguro, prepotente, digno como el sargento de húsares que es. Qué elegancia y energía muestra en el movimiento sincronizado de brazos y pasos, con música o sin ella. Magistral cuando teatraliza las salidas a la sala de prensa de Moncloa para contestar a una enlatada rueda de prensa que, dice, son perfectas porque está en su medio natural.

Rajoy le teme más a un debate que a un tornado. Y os voy a dar unas sencillas indicaciones del porqué de ese pánico, de por qué el más nefasto de los presidentes de gobierno de la democracia no quiere pisar un plató de televisión plural ni en pintura. Su miedo es que le pregunten, y tener que contestar como sabe, con mentiras, por el abaratamiento del despido, por la amnistía fiscal, el aumento de la desigualdad, Bárcenas, Rita Barberá, Camps, Fabra, Gallardón, Gürtel, Púnica, Matas, Mato, el copago de medicamentos, la salud de la sanidad y de la educación pública, los desaguisados de Wert, Cospedal y su marido, el éxodo de nuestros jóvenes a otros países, el incumplimiento casi completo de su programa electoral, la subida del IVA, la precariedad de los nuevos empleos, los desahucios, la ley mordaza, la ley del aborto, la connivencia de Morenés con la industria armamentística, Nóos y Urdangarín y señora, las pensiones, el rescate a los bancos a costa del contribuyente, la corrupción la financiación irregular del PP, Canal 9 y Telemadrid, la politización de la justicia a favor de su partido y otras muchas irregularidades que son difíciles de justificar pero con el tiempo darán pretextos para escribir una enciclopedia Espasa.

Rajoy tiene pánico a que le pregunten por todo lo anterior, y por eso se esconde, por eso divide su trabajo con Santamaría. Tonto del todo no es, y coherente, ´mogollón´. En su discurso de investidura prometió ´no esconderse´ y ´dar la cara´, porque los debates son ´su medio natural´, y así lo está haciendo, aunque sea en los medios que le convienen.  Don Mariano  irá a tertulias, esas que le marca su apretada agenda, y no participará más que en un debate. Solo uno y solo con el candidato del PSOE, Pedro Sánchez, y en el campo amigo de la actual y manipulada RTVE, no vaya a ser que una de sus habituales meteduras de pata comprometan su panorama electoral, porque como es bien sabido por mucha gente el presidente tiene en los debates más votos que perder de los que puede ganar. Por eso el PP se saca de la manga que no hay tiempo en la apretada agenda de Mariano Rajoy para ir a debatir con los demás candidatos, pero sí lo hay para contraprogramar los debates en otra televisión. No tiene tiempo para debatir con los demás candidatos, pero le sobra para inaugurar obras que llevan meses en funcionamiento, o para ir al programa de Bertín Osborne, o  para participar en el mismo día en dos programas deportivos de la COPE: primero como comentarista invitado de la Champions, horas después en ´El partido de las 12´.

Nos da la impresión, también el convencimiento, de que el PP ha llegado a la tristísima conclusión de que la mejor campaña que puede hacer Rajoy es hacer poca campaña y en sitios donde nadie le pregunte cosas difíciles; que cuanto menos se escuche al presidente y menos se hable de política en estas elecciones, mucho mejor. Hablando en términos futbolísticos que tanto emocionan al presidente del PP, en estas elecciones hay que dormir el balón, huir de los periodistas, de las ruedas de prensa, del Parlamento y ahora de los debates electorales. Prácticas que nos retratan con toda nitidez la falta de transparencia y el bajo nivel de principios democráticos de don Mariano. Lo lamentable de todo el asunto es que toda esta actitud del aspirante a nuevo presidente es un insulto a los demás candidatos y a los votantes en general, empezando por aquellos que aún votan al PP y a los que este desprecio antidemocrático, por desgracia, les da exactamente igual.

_________________________________

En la gacetilla de mañana hablaremos de  ¿TODAVÍA INDECISO?

Anuncios