@ellibelaresc

PederastiaAbel Azcona (Pamplona, 1988), uno de nuestros jóvenes artistas contemporáneos de mayor reconocimiento internacional, especializado en performance y arte de acción, siempre ha sido claro respecto de sus objetivos: no tiene ni la menor intención de ser un artista cómodo. Y mucho menos para la religión, ´una de las mayores epidemias de la historia´. El artista pamplonica habla alto y claro: ´La religión está al mismo nivel que el cáncer y el sida, y de hecho ha matado a más gente que estas enfermedades´.

Hace unos días Azcona inauguró en Pamplona su última exposición, Desenterrados, que aborda las historias de personas fusiladas y desaparecidas durante la guerra civil española. La exposición se completa con una serie de retrospectivas de su trabajo, entre ellas la serie de fotografías titulada Amén, en la que el artista escribe en el suelo la palabra ´pederastia´, dice que con hostias consagradas, las cuales ha ido guardado tras asistir a 242 eucaristías distintas (¿Una provocación más?). El PP sostiene que la utilización de las hostias son fruto de un robo, y Azcona niega haber robado nada: ´En el momento de comulgar, me meto la hostia en el bolsillo como me la hubiera podido meter en el culo si me hubiera apetecido. No hago nada ilegal, dado que son asociaciones eclesiásticas con sedes abiertas al público a las que cualquiera puede acceder y donde nadie te dice qué tienes que hacer con la hostia´.

El escándalo estaba servido. En apenas horas de la inauguración la movilización ultracatólica online para censurar la obra adquirió proporciones gigantescas. La petición iniciada en Change.org por la Asociación Española de Abogados Cristianos solicitando el cierre de la exposición por ´profanación eucarística´, había superado los 84.000 firmantes. ´Abel Azcona comete la mayor ofensa contra la fe católica en España desde la persecución religiosa del siglo pasado´, ´El Santísimo profanado y secuestrado´, ´Español gay mentalmente enfermo profana hostias´ o ´El Ayuntamiento de Pamplona, en manos de Satanás´, fueron algunos de los agresivos titulares que el propio artista compartió en sus cuentas en las redes sociales. Esta misma asociación de abogados también ha interpuesto una querella criminal contra Azcona por ´delito reiterado de profanación y delito contra los sentimientos religiosos´. En este ´fregao´ están también UPN-PP (´Es una agresión a la iglesia católica. Es condenable porque daña y duele a muchas personas con serios sentimientos religiosos´), que apuntan  al Ayuntamiento de Bildu como responsable. Qué peligro caer en sus manos.

No es la primera vez que Azcona tiene este tipo de problemas con el fanatismo religioso. Cuando se comió un Corán estuvo un año con escolta ante las graves amenazas de muerte que recibía. ´Ahora es lo mismo, pero con otro fundamentalismo. Dicen que me van a matar, que soy un hijo de puta o que soy Satanás y voy a arder en el infierno, lo cual me hace más gracia aún´. En infocatolica.com se solicita a los lectores la difusión por todos los medios posibles de la foto del ´blasfemo profanador. Cualquier fiel que le reconozca en un templo católico donde se celebre Misa sabe lo que tiene que hacer. Sin violencia, por supuesto. No es necesaria´.

El arte es un derecho de expresión, muchas veces para provocar, te guste o no te guste. Es comprensible que alguien se pueda sentir molesto pero no entiendo las reacciones fanáticas con miles de firmas en contra la exposición. ¿Esos creyentes-intransigentes recogieron tantos miles de firmas cuando han ido saliendo los casos de pederastia en la Iglesia, se sintieron igual de ofendidos cuando supieron que algunos de sus pastores abusaban de  niños? ¿Es esto algún tipo de ofensa, aunque no sea a los sentimientos religiosos? Que el Código Penal trate estos temas me parece una pasada. Puestos a ello quizás estaría bien incluir en este código los atentados públicos contra el sentido común, la razón y la ciencia. Y muy especialmente la apología a la superstición.

Estos ultracatólicos tienen la piel demasiado fina. Se les consiente demasiado. Nos despojan de nuestro patrimonio cultural por dos duros por aquello de las inmatriculaciones, ocupan nuestras calles, ofenden nuestros sentidos con crucifijos por doquier y en todo tipo de actos, influyen descaradamente en decisiones gubernamentales que afectan a toda la población… Y luego no aguantan un zasca  como el de Azcona. Además, la pederastia podría definirse perfectamente como sacrílega, porque le cuerpo humano debería ser un templo para el creyente que recibe a Dios en forma de hostia.

____________________________

En la gacetilla de mañana hablaremos de PABLO IGLESIAS GANÓ EL DEBATE.

Anuncios