@ellibelaresc

Comentábamos ayer un artículo-denuncia  publicado en la revista cántabra Atlántica XXII, sobre el registrador Mariano Rajoy por mantener su plaza como titular del Registro de la Propiedad de Santa Pola (Alicante). Los ciudadanos queremos saber y el Gobierno se empeña en que no sepamos, por eso una y otra vez ha bloqueado todas las iniciativas de la oposición para conocer el historial del presidente, aún titular del registro de Santa Pola tras 28 años ininterrumpidos en cargos públicos. El Gobierno no quiere que sepamos que el transparente Rajoy cobró  dinero público como político y como registrador al menos mientras se lo permitió la ley.

El hecho es muy curioso. Desde hace 26 años la oficina registral de Santa Pola  permanece regentada por un registrador ´accidental permanente´ (sic), Francisco Riquelme, compañero de oposición de Rajoy y a quien el propio presidente recomendó para el puesto y con el que, se dice, se reparte los beneficios de la plaza registral.

A lo largo de la legislatura se le han preguntado a Rajoy detalles oscuros de su historia como registrador, que siempre ha rehuido. Ni siquiera ha accedido a explicar por qué durante el bienio1987-1989 incumplió el Reglamento Hipotecario en cuanto al precepto que le obligaba a residir en la ciudad donde tuviera su plaza.

También es cierto que Rajoy no explica por qué no ha pedido la excedencia en 30 años. Su vida laboral  es un misterio. Lo único que  sabemos con exactitud de su actividad laboral es que en 32 de los 34 últimos años no ha ejercido su profesión al ser incompatible con los sucesivos cargos públicos que ocupó desde 1981. Si, como presume, todo en su vida laboral es tan transparente ¿por qué se niega a contestar si durante unos años decidió cobrar al mismo tiempo como político y como registrador?  ¿Por qué oculta los ingresos que tuvo como registrador? ¿Por qué tardó 15 meses en adaptarse a la ley 30/1984? ¿Cobró de forma irregular cuando era el titular del registro de Berga? ¿Dejó realmente de percibir honorarios registrales en 1985? ¿Tuvo conocimiento, cuando fue nombrado ministro, del traslado de su expediente a un archivo secreto del Ministerio de Justicia ordenado por el gobierno de Aznar?

Más de una vez ha declarado don Mariano que él no está en política para ganar dinero, que está en política por casualidad (¿?), pues ya se ve que es falso. Mentiroso es un rato. De acuerdo con el artículo 541 del Reglamento Hipotecario Rajoy tenía, hasta que se rectificó este reglamento, dos ingresos de forma legal, y pese a ello se niega a ofrecer cualquier información sobre aquella etapa. ¿Por qué? La reforma del reglamento la hizo el gobierno de Felipe González. La ley 30/1984  quiso meter mano al régimen de la función pública heredado del franquismo. Obligaba a los funcionarios  afectados a ´recibir las retribuciones del puesto o cargo efectivo que desempeñen y no las que les correspondan como funcionarios´. Mariano Rajoy se tomó con tranquilidad la aprobación de la nueva ley. Pasaron más de 15 meses hasta que solicitó  el pase a ´servicios especiales con reserva de plaza´ por incompatibilidad con el cargo de presidente de la Diputación de Pontevedra. ¿Por qué tanta demora? ¿Qué ocurrió durante los 464 días transcurridos entre la entrada en vigor de la Ley 30/1984 y la solicitud de Rajoy de diciembre de 1985 de pasar a ´servicios especiales´? Misterio.

En 1986 gana la plaza de Santa Pola, y como político fue nombrado vicepresidente de la Xunta. En 1987 Alianza Popular perdió la Xunta y Rajoy dejó de ser vicepresidente. Por primera vez en seis años se quedaba sin cargo público y tenía que volver al registro de Santa Pola. Parece ser que el trabajo no le enganchaba y en 1989  enviaba una nueva solicitud al Ministerio de Justicia para pasar a la situación de servicios especiales. Acababa de ser elegido diputado en Cortes. ¿Podremos saber los ingresos que le ha proporcionado esta operación? ¿Se acogió Rajoy entre 1985 y 1998 al Reglamento Hipotecario que le permitía cobrar una parte de los honorarios de los registros de los que era titular o se atuvo en todo momento a la Ley 30/1984 que se lo prohibía?

Aparte de los ingresos que, cierto, le han proporcionado las titularidades de los registros de Padrón, Berga, Elche-4 y Santa Pola, este último con un ´registrador accidental permanente´, la decisión de Rajoy de permanecer 32 años en servicios especiales, además de acrecentar notablemente los ingresos de Riquelme, ha supuesto otra ventaja para el presidente del Gobierno: conservar su plaza en propiedad y evitar que otro registrador pudiese optar a una plaza tan codiciada. Listo que es.

En la gacetilla de mañana hablaremos de ATENTADO EN KABUL.

Anuncios