@ellibelaresc

Hablábamos ayer del tufo machista del cristianismo y del hinduismo y del trato discriminatorio que tienen con la mujer. Hoy intentaremos reflexionar sobre qué piensa el Estado Islámico de que las mujeres deben ser sumisas y no tener celos de sus maridos.

El Estado Islámico, en su último número de la revista editada en francés, Dar al Islam, insta a las musulmanas a no ser ´celosas´. La poligamia, hasta un máximo de cuatro esposas, es algo autorizado por Alá y por tanto las mujeres musulmanas no deberían negarle este derecho a sus maridos ni sentirse celosas de que estos busquen nuevas esposas, ya que además con ello se evita que ´caigan en el pecado y las ambigüedades´. La poligamia ´no es algo nuevo aportado por el islam, ya que estaba presente en la legislación de los que nos precedieron y figura en los libros de judíos y cristianos, pero fueron los infieles los que hicieron ilícito algo que Alá había autorizado´. Ahora bien, deben tener en cuenta los musulmanes que Alá dice en el Corán que ´Si teméis no ser justos hacia los huérfanos… Está permitido casarse con dos, tres o cuatro, entre aquellas mujeres que os gusten, pero, si teméis no ser justos con ellas, entonces (mejor) una sola, o esclavas´, sin definir su número.

Para justificar el hecho de que un hombre busque una segunda esposa ofrecen dos argumentos. El primero, que la primera sea estéril, en cuyo caso ´el Islam permite al hombre tomar una segunda esposa manteniendo a la primera´. El segundo, que ´la mujer durante su vida atraviesa periodos que le impiden honrar los derechos de su esposo como durante la menstruación y el embarazo´. En esos momentos, añade el artículo, ´el hombre encuentra en sus otras esposas legítimas lo que le preserva de caer en el pecado y las ambigüedades´.

Frente a este derecho de los hombres, ¿cuál debe ser el papel de la mujer musulmana? El Estado Islámico lo tiene claro: dejar de lado sus celos, si bien reconoce que tiene derecho a sentirse ´celosa y triste si su marido se casa con otra mujer´. En este sentido, critica a aquellas mujeres musulmanas que censuran la poligamia, recordándoles que se trata de una ley de Alá y que por tanto su negación puede precipitarlas al fuego del infierno. Y a las que muestran su desagrado tras haber llegado de otros países a los territorios controlados por sus milicianos les pregunta: ´¿ Por qué has emigrado, mi hermana? ¿No ha sido para establecer la ley de Alá sobre la tierra? ¿La poligamia no está en el corazón mismo de esta ley?´. Igualmente, deja claro que las mujeres que creen en Alá no pueden ´aceptar lo que les gusta y rechazar lo que va en contra de sus pasiones ya que con sus celos ciegos podría ser objeto de apostasía´.

Por todo ello, y tras reconocer que no hay ‘yihad’ más difícil que la de uno mismo contra su alma, el autor del artículo, al que no se identifica, invita a las mujeres a aceptar la poligamia, someterse a Alá obedeciéndole y conformándote a su ley y les recuerda que sus maridos no tienen por qué ´consultarla, ni pedirle autorización, ni buscar su acuerdo´, si deciden buscar una nueva esposa y si lo hacen es por ´cortesía´.

A los hermanos polígamos o que tienen intención de serlo les recuerda, primero, que muestren compasión hacia la primera esposa y que le hablen con dulzura. ´Sé muy tolerante al informarle de tu intención y no te asustes de su primera reacción. Redobla tu paciencia y ármate de la palabra de Alá, si la mujer se sigue negando, entonces recuérdale que eso forma parte de la sharia y que estamos en un Estado cuyo régimen es un califato, que se rige por los designios de Alá; y en segundo lugar, advierte a los hombres de que deben temer a Alá y les recuerda que la injusticia es oscuridad el día del Juicio Final. Que vuestra inclinación por una esposa no os empuje a ser injusto hacia otra, a no darle sus derechos´.

Pues nada, ya lo sabéis. Bien montado sí que lo tienen.

_______________________________

En la gacetilla de mañana hablaremos de LA ESPAÑOLA ES UNA SOCIEDAD ENFERMA.

Anuncios