@ellibelaresc

José María Pemán (Cádiz, 1897–1981) fue un escritor español que se significó por ser un mitinero antirrepublicano, monárquico y ultraconservador católico. Apoyó la dictadura de Miguel Primo de Rivera, el golpe de Estado militar contra la Segunda República Española (1936), el régimen dictatorial subsiguiente de Franco (Movimiento Nacional), y finalmente a la fallida opción monárquica de Juan de Borbón, padre de Juan Carlos I. Hoy no hablaremos del Pemán literario, sino del hombre político al servicio del Movimiento Nacional.

El Ayuntamiento de Jerez debatía en un Pleno la retirada del busto de Pemán del teatro Villamarta.  Ana Fernández, concejala de IU, defendía la retira aduciendo que el escritor era un ‘asesino, misógino y fascista’.  Estas declaraciones hirieron a la familia del escritor, que decidió denunciar a la concejala. Previamente hubo una demanda de conciliación por un delito de calumnias con el objetivo de ´restaurar públicamente el honor y dignidad, tan gravemente mancillados de su padre´. Ana pidió perdón, pero se reafirmó en su postura (´José María Pemán tuvo una participación activa en el golpe militar y en la dictadura franquista´)  por lo que la familia interpuso una querella criminal y  el Juzgado de Instrucción nº 2 de Jerez de la Frontera la admitió a trámite. La concejala Ana Fernández está convocada hoy, 14 de enero, en el juzgado.

Lo cierto es que Pemán se identificó totalmente con el golpe de julio de 1936, que además había propiciado. Basta leer sus escritos antes y después del 18 de julio de 1936. Formaba parte del núcleo duro, ultrarreaccionario, al que la República estorbaba desde su proclamación,  a sectores  privilegiados de la sociedad española que justificaron el golpe y la represión como la ´guerra necesaria y conveniente´.

¿Pemán asesino? Quien colabora y propaga –propiciándolo– un golpe de estado puede ser considerado responsable de sus consecuencias. Y este es el caso de Pemán. La gente como él no volvía a casa con las zapatillas llenas de sangre de algunos de los paredones de Cádiz; los ejecutores eran otros. Pero Pemán sí fue uno, y no cualquiera, de los que aportaron el sustrato ideológico de la ´gran tarea´ que había que llevar a cabo, ahora que el golpe permitía lo que de otra forma no hubieran podido hacer. En este sentido Pemán fue un fascista y un asesino y su influencia desborda ampliamente la provincia de Cádiz.

Las consecuencias del golpe de Estado  las conocemos, empezando por el asesinato de miles de personas, hombres y mujeres, en la zona controlada en poco tiempo por los fascistas. Cuando se produjeron las conocidas matanzas de Madrid, con Paracuellos en cabeza, ya había habido otros muchos ´Paracuellos´ en la España ocupada por los golpistas. Es más, buena parte de esas matanzas desbordaron ampliamente la barbarie de Paracuellos. Hubo ciudades del sur con muchos menos habitantes que Madrid donde hubo varios ´Paracuellos´ juntos y sin embargo nadie les ha preparado un cementerio especial. Dichas masacres estuvieron alentadas desde los medios de comunicación por individuos como Queipo de Llano, y por defensores de la ´limpieza´ social como Pemán, que advirtió en ocasiones que esta debía ser a fondo. Quien apoya un golpe de estado tan brutal como aquel, que con su fracaso parcial condujo a una larga y terrible guerra, fue responsable de sus consecuencias. Y, dado que, entre estas, la principal fue la existencia de miles de crímenes alentados por ideólogos como Pemán, este fue, quiérase o no, uno de sus más conocidos responsables. ¿O es que hay quien piense que con sus terribles arengas y discursos el articulista y ´mitinero´ gaditano no contribuyó a la gran matanza fundacional del fascismo español que causó más de 3.000 asesinados en Cádiz, más de 6.000 de Huelva y 12.000 de Sevilla?

_______________________________

En la gacetilla de mañana hablaremos de PEMÁN Y ANA FERNÁNDEZ (y 2).

Anuncios