@ellibelaresc

ObisposLa viñeta no puede ser más expresiva. El PSOE hace siempre lo contrario de lo que promete. El día siguiente de la constitución del Congreso  el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha registrado las 17 primeras iniciativas de su grupo centradas en materia social, económica y de regeneración democrática al asegurar que ´el cambio no puede esperar un minuto más´.

Medidas que incluyen la derogación de la reforma laboral y aprobar un nuevo Estatuto de los Trabajadores, derogar la ley de educación (LOMCE) y promover un pacto educativo, la subida del salario mínimo interprofesional, la recuperación del carácter universal de la sanidad,  prohibir los desahucios y los cortes de luz y de calefacción a las familias sin recursos,  poner fin a los copagos farmacéuticos, alcanzar una recuperación económica ´justa´ para la clase media y trabajadora, reconstruir el estado de bienestar y regenerar la democracia; promover un acuerdo contra la violencia de género; aprobar un ingreso mínimo social para los 720.000 hogares sin ingresos y recuperar el carácter universal del sistema sanitario; revitalizar el pacto de Toledo sobre las pensiones, recuperar ´la pluralidad e independencia´ de RTVE, impulsar una reforma fiscal y prohibir los indultos por corrupción, además de cambiar el reglamento del Congreso.

Personalmente pienso que estas medidas son muy urgentes, pero no veo por ninguna parte la iniciativa de romper un Concordato que tantas veces ha prometido y tantos millones de euros nos cuesta a los españoles. Hace cuatro días clamaba Sánchez por la Religión fuera del currículo. Nunca había ido tan lejos el PSOE en su defensa de la escuela laica. Abogaba porque ´en nuestro modelo de escuela pública no quepa la Religión, ni en el currículo ni en el horario escolar de enseñanzas confesionales. Para ello se promoverán las reformas del marco legal actual necesarias, así como de los acuerdos internacionales´. El PSOE se compromete a denunciar el Concordato Iglesia-Estado.

¿Cuánto le cuesta al Estado el Concordato?  ¿Cuánto nos cuestan las sotanas? Para hacernos una idea deberíamos saber el coste fiscal anual de actividades de la iglesia exentas de impuestos como las publicaciones eclesiásticas, la enseñanza en seminarios o universidades de la Iglesia y la adquisición de objetos destinados al culto; o cuánto deja de pagar la dirección eclesiástica española por la exención total y permanente de la Contribución Territorial Urbana, el IBI, en templos, capillas, locales destinados a la actividad pastoral, residencias de obispos y sacerdotes, oficinas de la curia diocesana y parroquiales y casas o conventos de las órdenes y congregaciones religiosas.

Todo es muy opaco, pero algunos datos sí tenemos. Por la declaración de la renta, la casilla para la Iglesia, el Estado le entrega unos 250 millones de euros. A los que hay que sumar otros 110 millones para ONG de la católica, como Cáritas. Además, esta iglesia se beneficia por sus exenciones y bonificaciones de unos 2.500 millones de euros anuales. Por su labor de asistencia sanitaria y obra social recibe más de 2.700 millones entre el dinero que le entregan la Administración central y las Comunidades Autónomas. Unos 4.500 millones los ingresa por los colegios religiosos subvencionados… Y así un largo capítulo de beneficios protegidos todos por la existencia de un Concordato que hay que denunciar por no ser social, y por ser injusto. Somos muchos los españoles que le exigimos al gobierno, el que sea, que termine con esta sangría.

Y ya no hablamos de las inmatriculaciones.

____________________________

En la gacetilla de mañana hablaremos de ALGUNOS NI SON NI SE SIENTEN.

Anuncios