@ellibelaresc

Conste que me cuesta pronunciar, en este caso escribir, la palabra rey. Pero tengo que hacerlo para comentar la noticia. Muy pocas veces hemos hablado en esta gacetilla del tema del soberanismo catalán porque no estamos ni a favor ni en contra. Solo pienso que una persona cuando no quiere estar en un sitio pues no está y que es legítimo que si no quiere estar se le facilite que no esté. Así de fácil.

La cosa está que arde, y el origen de este fuego es el PP, todo el mundo lo sabe. Hemos asistido en los últimos días al circo Mas-CUP, a la dimisión del Honorable, al nombramiento de Puigdemont  y a la negativa del Jefe del Estado a recibir a la presidenta del Parlamento catalán que debía comunicarle el nombramiento. El rey parece que no ha entendido, nos guste, que no,  que es el rey de todos los españoles, sean monárquicos o republicanos, sean separatistas o unitarios, sean lo que sean o lo que no sean. Eso de no recibir a la presidenta del Parlamento catalán por aquello de que representa a un Parlamento que va a luchar por la independencia de Cataluña es un error básico. Y lo debería saber, él y los que se lo han prohibido. Una vez más, el orgullo dinástico le ha podido. ¡Y pensar que su padre, ese rey tan untuosamente campechano, rijoso y fiero predador de safari, recibió en la Zarzuela al representante de los diputados de Sortu en el Congreso! (como dijo Balzac, ningún golfo es mala persona)!  No tengo la menor duda de que el presidente en funciones, don Mariano, le habrá pedido que no reciba a la persona que preside democráticamente el Parlamento catalán. Mala cosa. Rajoy puede tener sus ideas (igual yo puedo no compartirlas), pero no puede complicar la acción integradora del rey Borbón. La negativa  es un disparate democrático. Y monárquico. El  rey Felipe VI no se entera de su responsabilidad neutral.

La negación del rey Felipe a recibir a la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, demuestra que la calificación de ´monarca mejor preparado que ha tenido España´ es, cuando menos, exagerada. Con semejante desplante, quien pretende ser ´rey de todos los españoles´ expulsa de su innecesaria protección a un grupo de personas con DNI de España, en franca contradicción con el talante abierto, moderno, comprensivo y demás monsergas que le atribuyen distintas fuentes propagandísticas. Es más, el gesto supone un desprecio a todos y cada uno de los ciudadanos de Cataluña —independentistas o no, pues unos y otros están representados en el Parlament. ¿Desconoce Felipe que la paz se hace con el enemigo y los acuerdos se alcanzan con el adversario, y siempre a través del diálogo? Parece ser que este rey ignora esas obviedades. O acaso las desprecia. Siendo todavía príncipe dio muestras de su soberbia durante una visita a Pamplona, cuando espetó a una joven que ya había gozado de su minuto de gloria tan solo por interpelarle a cuenta de la (i)legitimidad de la monarquía. ¿Quién se ha creído que es? ¿No era el Dios bíblico quien concedía la gloria y asignaba las penas?

Su posicionamiento al lado del PP, o el manejo al que se ha dejado someter por este es muy grave. Una vez más, el orgullo dinástico le ha podido. Entre las poquitas cosas que le pedimos al Rey, a cambio de casa y comida, se encuentran dos fundamentales: aparentar imparcialidad y representarnos en el exterior de la manera más decente posible. En las tres semanas que llevamos de año ya ha incumplido mayúsculamente la primera y, con su viaje en febrero a Arabia Saudí, hará lo propio con la segunda. De seguir así, antes de que llegue la primavera habrá conseguido aumentar el número de republicanos casi al mismo ritmo que el PP incrementa el de independentistas. Similares estrategias para idénticos resultados.

Noticias de última hora nos dicen que a falta de confirmación oficial, los reyes no visitarán Arabia Saudí a mediados de febrero, como estaba previsto. El motivo esgrimido para suspender el viaje es la actual situación política, que obliga a Felipe VI a permanecer en España, aunque la realidad es que la cancelación se debe a las presiones de Podemos.  Arabia Saudí mantiene el viaje.

______________________________

En la gacetilla de mañana hablaremos de QUE NO ME PEGUEN LOS PIOJOS.

Anuncios