@ellibelaresc

La  mafia política acorralada del PP y sus extremos ultraconservadores como no saben cómo justificar sus fracasos electorales  y están viendo que ´sus´ jueces en el supremo empiezan a ser cuestionados, han decidido mirar hacia otro lado y dedicarse  a investigar, sin mirar a su tejado, lo que para ellos son indignidades. No se entiende qué pretenden con el resultado de las pesquisas investigadoras en torno a la portavoz de Carmena en el Ayuntamiento de Madrid, Rita Maestre, que el 18 de febrero será juzgada por el ´asalto´ a una capilla católica.

Rita está siendo puesta en la picota política por su participación, hace cuatro años, en una protesta pacífica en la capilla del campus universitario de Somosaguas  con la que se rechazaba la existencia de esa y otras capillas universitarias. El ABC se expresaba así sobre el hecho: ´El mal gusto y la depravación se han instalado en la Universidad Complutense. Ayer, hacia la una de la tarde, un numeroso grupo de chicos y chicas entró en la capilla del campus de Somosaguas y tras leer en voz alta sus críticas hacia la iglesia católica y proferir insultos contra el clero, el papa y la conferencia episcopal varias de las jóvenes, rodeando el altar, se desnudaron de cintura para arriba entre los aplausos y vítores del resto de los gamberros. Una alumna de Económicas que, en esos momentos, rezaba en la iglesia, cuenta que dos de las gamberras, ya sin ropa, hicieron alarde de su tendencia homosexual´. Entre las gamberras estaba Rita. La Fiscalía de Madrid solicita un año de prisión para Rita por un delito contra los sentimientos religiosos.

¿Y esa reivindicación supone imputación, al mismo nivel que los saqueos de los políticos del PP y del PSOE en todo el territorio español? No lo olviden mis lectores: son las capillas de las universidades públicas las que atentan contra los sentimientos democráticos, contra la racionalidad científica y contra la libertad de conciencia. Recuérdese que en esas capillas lanzan sus sermones los sacerdotes de una institución homófoba, misógina y con una extraordinaria historia criminal. Téngase en cuenta el ridículo que supone que en un espacio universitario se realicen rituales mágicos. ¿Un acto de protesta cívica es delito? No puede haber delito en un acto de protesta cívica, a la que esa caverna mediática, pusilánime y repleta de sepulcros blanqueados tildan de  ´profanadora enseñatetas´, por presentarse junto a decenas de compañeros  en una capilla católica en un campus de la Universidad Complutense para denunciar que una capilla no tiene lugar en una institución pública de enseñanza, leer un manifiesto en que se califica a la iglesia católica de sexista, patriarcal y opresora de las mujeres y, finalmente, por quedarse en tetas. ¿Es delito ahora o siempre? ¿Incluso con Franco? ¿Nadie recuerda cuando los falangistas o los Guerrilleros de Cristo Rey invadían un aula de la facultad, proclamaban su discurso programático, obligaban a todo el mundo al saludo fascista y se marchaban tan campantes? ¿Censuró Franco y su justicia estas irreverencias a la ciencia? ¿Y la iglesia católica? ¿No era una blasfemia ver a Franco bajo palio?  ¿Con la ley Mordaza en la mano qué le harían a este hombre del que nos haba Marcos 11:15-18? : ´Llegaron a Jerusalén, y entrando Jesús en el templo, comenzó a echar fuera a los que vendían y compraban en el templo; volcó las mesas de los que cambiaban el dinero y los asientos de los que vendían las palomas, y no permitía que nadie transportara objeto alguno a través del templo´. El texto debe de hacer reflexionar a Rita: el último que entró protestando a una iglesia y volcando mesas acabó crucificado.

La situación penal actual en estos casos es incomprensible. De acuerdo con el artículo 523 del Código Penal interrumpir un culto está castigado en España con una pena más grave que asestarle a alguien navajazos hasta dejarlo al borde de la muerte. Sí, de acuerdo con la ley vigente Rita cometió un delito grave, vulneró la ley con el agravante de que ahora ha sido elegida concejala, lo cual ya constituye escándalo para los ideólogos y divulgadores del PP. ¿Cuántos jóvenes del mayo francés lanzaron piedras a la policía y ahora son reputados políticos? Queremos una universidad  laica, científica y lejos de mitos y leyendas. La blasfemia no puede ser delito. El culto religioso en un espacio universitario viola la libertad de conciencia de estudiantes, profesores y personal administrativo, el principio del pluralismo religioso e ideológico y el principio de aconfesionalidad, neutralidad e imparcialidad ante el hecho religioso que ha de regir siempre en la Administración Pública. ¿Por qué razón el sentimiento religioso debe estar presente en la ley? ¿Cabe el delito de blasfemia en un país democrático y aconfesional? Pese a quien pese, ni la Universidad es una Iglesia, ni la democracia puede estar al servicio de los sentimientos y fanatismos de unos cuantos.

_______________________________

En la gacetilla de mañana hablaremos de ¿CUÁNDO CAERÁ RITA BARBERÁ?

Anuncios