@ellibelaresc

Hay que reconocerlo y no darle más vueltas. Los votantes del PP cuando su partido está en el poder son la mar de pacíficos (hablo de ideología), dóciles, adoctrinadores, no suelen ocupar la calle más que para asistir a las convocatorias de los obispos o de los catecumenales, son de piñón fijo, tenga la mierda de corrupción que tenga el partido al que votan; no castigan los incumplimientos electorales, se les ve seguros y orgullosos de sus votados, ni les ven defectos, cuanto más roban más los votan, cuando discuten de política lo hacen excátedra, tanto a favor como en contra, y en este caso recurren al miedo y a las cortinas de humo.

La derecha española, pues, está acostumbrada a mandar cuando gana y a seguir mandando cuando pierde. Les da lo mismo una guerra (1936) que un golpe de estado (23F); un ´tamayazo´ (2003) que una campaña de agitación y mentiras en torno al mayor atentado terrorista de la historia de España (11M). La historia de la derecha (PP) española es una historia de golfos. Valencia (Rita Barberá), Palma (Urdangarin y su esposa, Matas y compañía), Madrid Arena, Púnica, Gürtel, Caja Madrid, Pujol y familia. Hoy, todos a la vez sentados en el banquillo o a punto de ello. Pero también de deslenguados que sin vergüenza utilizan la mentira como sistema de agitación permanente. Ahí tienen a Esperanza Aguirre acusando a otros de ideologizarlo todo. A Margallo metiendo miedo con el ISIS y Podemos. A Fernández Díaz recuperando a ETA para su batalla política. Al jefe de la tropa, Mariano Rajoy, plantando al  jefe del Estado y dando patéticas lecciones de honestidad y democracia bajo la sombra de la financiación ilegal (Bárcenas). A Hazte Oír, Falange, Manos Limpias y la Fundación Francisco Franco, entre otras asociaciones, protestando hace unos días frente al Palacio de Cibeles montando un teatro de ´los títeres de Carmena´ con personajes como ´la Güela Carmena´ y ´Barbie Rita Capillita´. Patéticos. O la invasión del ayuntamiento de Pontevedra (22/02) de furibundos afines de Rajoy para impedir que fuera declarado, con todo merecimiento, ´persona non grata´ de la ciudad por la ampliación de la concesión por sesenta años de la papelera de la compañía Ence en la ría de la ciudad.

La derecha española siempre ha actuado así. Sin complejos. Y no les toques determinados asuntos que acabarán contigo. Que se lo pregunten a Garzón, el juez. O a los catalanes, que después de pactar y votar un nuevo estatuto que incluso recibió el respaldo mayoritario del Congreso en Madrid, vieron cómo el Constitucional lo desnaturalizaba con las consecuencias que hoy estamos sufriendo. Raro mundo este de los fiscales y jueces. Un día están  defendiendo a una hija del rey emérito y hermana de Felipe frente al interés general y al siguiente confiscan unos títeres por poner en riesgo la seguridad nacional. Ahí sí hay casta, y de la más rancia.

En este terreno de juego nos movemos. Por eso es tan importante que defendamos, cada uno en su parcela, ese puñado de cuestiones fundamentales que deberían sostener una democracia real. La libertad de expresión, la dignidad económica, la seguridad jurídica y la igualdad ante la ley. En esas defensas no podemos relajarnos. Si tantos años después del final de la dictadura aún estamos así es, en buena medida, porque cuando los partidos progresistas llegaron al poder, tras unos primeros impulsos reformistas, muy pronto se acomodaron. Ni se desarrollaron leyes transcendentales para defender derechos incluidos en nuestra Constitución, ni se logró despolitizar estamentos fundamentales del Estado. Desde que recuperamos la democracia España ha cambiado mucho, en general para bien, pero los cimientos, lo estamos viendo, permanecen y están al servicio de los mismos.

NOVEDADES SOBRE LAICISMO

PSOE, PP y C`s rechazan en Sevilla una moción de IU que pedía un ayuntamiento laico. Cientos de católicos se manifiestan a las puertas del consistorio contra una iniciativa para separar los ámbitos institucional y religioso. La revuelta la han promocionado la Conferencia Episcopal y la Asociación de Abogados Cristianos.

Y MIENTRAS un tribunal saudí condena a un hombre a diez años de cárcel y 2.000 latigazos por ser ateo. La sentencia es similar a la impuesta al bloguero Raif Badawi, fundador del foro de Internet Liberales Saudíes Libres, quien fue condenado en 2014.

______________________________________

En la gacetilla de mañana hablaremos de ¿Y SI TODO FUERA UN MONTAJE?

Anuncios