@ellibelaresc

Lo hemos escrito en más de una ocasión en este blog: los socialistas que mandan no son trigo limpio. Dicen en público A, mientras en privado o por la puerta de atrás dicen B. Y así es muy difícil negociar, o incluso dialogar. Esperpénticas fueron esas conversaciones de la izquierda (PSOE, Podemos, IU-UP y Compromís) para tratar de ponerse de acuerdo, mientras el PSOE y C´s hacían de las suyas y firmaban las capitulaciones matrimoniales de los 130. Pacto difícilmente comprensible si no recurrimos a que los llamados ´barones´ del PSOE, con Felipe González y Susana a la cabeza, le prohibieron a Sánchez cualquier otro pacto que no fuera el de la marca blanca del PP y rechazando el pacto ´a la valenciana´ que tan ejemplar se manifiesta. Con este pacto de mayoría simple (167 votos de PSOE, Podemos, Compromís, IU-UP y PNV, a los que se podrían sumar las abstenciones del resto, ERC, DiL, EAJ) podríamos tener gobierno de izquierda, pero claro, no le interesa, de momento, al PSOE. Tengo una sospecha ante tanto despropósito: ¿no será que PSOE y C´s están limando asperezas para crear los dos, fusionados, un nuevo partido, el de Ciudadanos Socialistas (CS)?

La situación ahora es qué va a suceder. En principio, estamos a la espera, hasta primeros de mayo, para ver si hay posibilidad de nuevos acuerdos que permitan formar gobierno y no tener que ir a nuevas elecciones. Pero tendremos que admitir que resulta desconcertante el enrocamiento del PSOE en continuar con Ciudadanos, ahora ya como hermanos siameses, para estar juntos ante cualquier posibilidad de nuevas negociaciones. El PSOE le tiene pánico a Podemos, sobre todo a sus políticas económicas y sociales, por eso a medida que avanzan las conversaciones entre los partidos al PSOE se le ve muy cómodo con C´s, y yo diría que también con una futura alianza con el PP, que no descarto. Esta ha sido, y es, la idea de la ´gran coalición´ defendida por el gurú Felipe González. Sánchez afirmó la noche electoral que ´España quiere izquierda. El voto socialista es el voto por la izquierda´, y ahora, acorralado, pide un cambio ´transversal´, afirma que la izquierda ´no suma´ en el Congreso (¿no suman 167 votos?) y acusa a Podemos de ser la ´tabla de salvación de Rajoy´. Mala cosa esta de acusar, no sea que él quiera ser su propia tabla de salvación.

La intransigencia del PSOE y su extraño maridaje con Ciudadanos es algo muy extraño. Hay un empecinamiento que encierra algo que en estos momentos se nos escapa y que no cuadra. Solo ciudadanos que creen en la buena fe de los políticos creerán el mensaje del PSOE de echar las culpas de unas posibles nuevas elecciones a Podemos. No puede ser así. Imaginad, pues, de quién es la culpa.

Por lo tanto, ante la negativa de la izquierda de encamarse con Ciudadanos, el panorama político español se nos manifiesta, en estos instantes, de la siguiente manera: por un lado, la Izquierda de este país (Podemos, IU-UP y Compromís), por fin, está unida y así debe mantenerse sin claudicar ante los falsos cantos de sirenas. Ciudadanos se ha expresado claramente como un partido al servicio del poder, y se ofrece, sin pudor alguno, al mejor postor. Y el PSOE, con las garras de Felipe González tirando por un lado, y las de Susana, por otro, no sabemos qué lugar ocupa, pero nada halagüeño parece ser que le espera a Pedro Sánchez, que va a ser muy responsable de lo que ocurra en el devenir político de España. Que no le eche la culpa a nadie más. Ha jugado mal, y en política, estos asuntos pasan factura.

___________________________________

En la gacetilla de mañana hablaremos de LA MONARQUÍA Y EL CONGRESO INTERNACIONAL DE LA LENGUA.

Anuncios