@ellibelaresc

Este país goza de una memoria muy frágil, y los políticos lo saben. Se destapa un nuevo escándalo, una presunta nueva corrupción, caso Rita Barberá, por ejemplo, y ella sabe que ha de aguantar el tirón, que durante, no más, unos quince días será portada de todos los periódicos, que pasado este tiempo pasará a la página cuatro, y que pronto dejará de ser titular. Lo mismo va a ocurrir con Felipe, su esposa y la ´merde´. El liberal procurará insistir en esta vergüenza democrática que nos han impuesto.

Este país es una mierda porque Sus Majestades piensan que gastar 34.000€ en una tarjeta black, el supuesto acoso sexual a una doctora y cierta implicación en la trama Púnica de un amigo (bueno, ahora dicen que ya no es) es una bagatela. Mear fuera de tiesto. En esto de la mierda, de lo escatológico, la reina y yo tenemos gustos muy diferentes. Qué conducta más inapropiada. En lugar de mandar un mensaje de reprobación al amigo lo que hicieron fue animarle. Al compi yogui le mandaron besos, le dijeron que sabían quién era y quienes eran, le dijeron que se conocen, se quieren y se respetan, le dijeron que no pasaba nada por el artículo de las tarjetas en la mierda de LOC y el rey Felipe VI le invitó a comer. ¿Pero qué es lo que Letizia dice respetar cuando muestra este cariño a quien ha sido encausado por corrupción?

La gran mierda de este país es descubrir en menos de dos años de reinado que el rey Felipe VI se parece mucho a sus antecesores. Es cierto que, al menos que sepamos, no parece ser tan bebedor, juerguista o mujeriego como otros Borbones, pero por lo visto hasta ahora es muy del gusto de relacionarse con personas turbias (su amigo López Madrid, su secretario Rafael Spottorno, su hermana Cristina y Urdangarín y  Arabia Saudí que sin pudor decapita a sus ciudadanos por delitos como la homosexualidad, el adulterio o el ateísmo, casi 200 en algo más de un año) y con las violentas monarquías del Golfo. Igual que su padre).

Sobre todo a ella se la ve muy sobradita, con esa semisonrisa forzada, rígida, que no sabes si es desprecio o prepotencia, y debería saber que la gran mierda de España es que su marido no sea un ciudadano como los demás y que pueda ser llamado a declarar en cualquier tribunal o ser imputado. ¿A santo de qué su inviolabilidad? La gran mierda también somos los españoles que no forzamos a los políticos a tratar este asunto, y otros relacionados con la monarquía, en un gran debate nacional. Porque claro, vamos listos si pensamos que los grandes periódicos del país, que están al servicio del poder, traten el tema. El Mundo tuvo en su poder los SMS y miró hacia otro lado. Es triste que los medios ignoren la noticia, el hecho y su contexto, pero también me parece normal.

¿Ha pensado la soberana que la gran mierda es que los recortes en educación, sanidad, derechos y libertades sean cada vez más salvajes, que la corrupción se haya apoderado de todo país y lo esté carcomiendo por dentro, que estemos dejando morir a más de dos millones de refugiados y que todo esto  no le parezca una gran mierda? Si los reyes se preocupasen tanto de sus ciudadanos como del investigado López Madrid o, mejor aún, si no hubiese reyes o si, por lo menos, estos fueran jurídicamente como el resto de ciudadanos, a todos nos iría mejor. La gran mierda de todo esto, Felipe VI y Letizia, es que os parezca una mierda lo que no es y lo que es una mierda no os lo parezca. Esa es la gran mierda, porque quien se solidariza con la corrupción y contemporiza con el presunto corrupto puede ser considerado cómplice de ese modelo cultural que acoge esta lacra.

La actitud de apoyo de los reyes ante estas acusaciones de corrupción desvelan el desprecio, al menos de Letizia, a quienes investigan, a quienes denuncian y a quienes soportan los estragos de la corrupción. ¿Qué es, qué significa ´… lo demás merde´. ¿Qué es lo demás? ¿La justicia? ¿La ética? ¿La penosa situación de una sociedad depauperada, entre otras cuestiones por el asalto de la rapiña  de guante blanco y conciencia sucia? Continuaremos con el tema.

LA ÚLTIMA: Rajoy dice que el PP no actuó antes contra Barberá porque no tenía ´ni idea´ de lo que pasaba en Valencia, ni en casa de Ana Mato, ni en Mallorca, ni en Alicante, ni en Génova, ni en toda Murcia…

____________________________

En la gacetilla de mañana hablaremos de BLAS DE OTERO.

Anuncios