@ellibelaresc
En el Partido Popular muchos de sus cuadros presumen de ser radicales de centro. Hacía bastante tiempo que nos preguntábamos en qué consistía esa ideología y mira por dónde hace unos días hemos encontrado un ejemplar que cuadra perfectamente con esta forma de hacer política. Hablamos del concejal y portavoz del PP en el ayuntamiento de Palafolls (Barcelona).

Se trata de Óscar Bermán Boldú, que acaba de llamar ´gentuza´ a las personas de izquierdas y sostiene que ´Ada Colau estaría limpiando suelos si esta fuese una sociedad seria y sana´. Que no lo hayan cesado a los tres minutos de soltar esos disparates explica en qué partido está: en uno donde la ultraderecha tiene sitio y los ladrones han guardado tres décadas las llaves de la caja fuerte, como ha quedado demostrado cuando el juez del caso Imelsa acaba de imputar otra vez al PP, en esta ocasión por blanqueo de capitales, que eso sí que es vergonzoso y no fregar escaleras, un trabajo tan digno como cualquier otro. Si sumamos eso a Bárcenas, Rato, Matas, Granados, Barberá, Fabra, la Gürtel, la Púnica, la operación Taula y demás, es posible que nos dé como resultado ese país que le gustaría a ese sujeto que ahora califica a la alcaldesa de Barcelona de ´descerebrada llena de odio, vaga incorregible y anticatólica´, y que hace muy poco exigió ´el cierre temporal de todas las facultades de Sociología y Ciencias Políticas por ser fábricas de marxistas´; describió como ´chusma a los iglesias y monederos de turno´; exigió aplicar de manera inmediata el artículo 155 de la Constitución para suspender la autonomía de Cataluña; propuso declarar su pueblo ´territorio libre de mezquitas´ y pidió ´derogar algunas de las peores leyes del zapaterismo, entre ellas la del matrimonio entre personas del mismo sexo, la ley de la Memoria Histórica y la de Violencia de Género´, esta última porque sostiene que la mayoría de las denuncias por maltrato son ´literalmente falsas´ y porque, según declaraba en una entrevista publicada en Alerta Digital, se alientan porque son una fuente de ingresos para las arcas públicas: ´Cada vez que en España se tramita una denuncia falsa de malos tratos, el Gobierno recibe más de tres mil euros de subvención de la UE. No importa si esa demanda termina en la papelera a los cinco minutos, (…) porque admitirla genera mucho dinero que las hembristas se reparten como buitres atacando la carroña. Las denuncias falsas por malos tratos las promociona el Estado porque se trata, sin duda, de un negocio rentable´.

También merece mención especial esta otra perla de Óscar: ´Al lado de esta España, la de Franco era la Arcadia feliz´. Podría citarle a este franquista, machista, facha, islamófobo e incivilizado personaje docenas, cientos de ejemplos que testimonian que la España de Franco no fue la Arcadia feliz que proclama (y con él, la inmensa mayoría de líderes del PP), empezando por las cunetas, las detenciones ilegales, las fosas comunes, los campos de concentración, los niños robados, los castigos arbitrarios, los bienes incautados o la prohibición de formar partidos políticos, sindicatos, asociaciones y periódicos.

Lo que dice el jefe del PP en Palafolls da rabia, da asco y da pena, pero sobre todo indignará a cualquier persona cabal, sea cual sea su ideología, porque sus mensajes no incitan más que al odio y son un veneno para la convivencia. Y quienes los toleran, los avalan. Los radicales de centro, qué peligro.
En la gacetilla de mañana hablaremos de ALGO ES ALGO.

Anuncios