@ellibelaresc

Los papeles de Panamá han confirmado lo que todos sabíamos: que Hacienda nunca fuimos todos. Teniendo en cuenta la debilidad de los humanos con el dinero parece legítimo intentar exprimir las ventajas fiscales. Incluso podría llegar a entender que algunas de las personas que figuran en esa lista interminable tengan su dinero repartido por el mundo, de la misma forma que su trabajo se desarrolla en múltiples países. Pero me resulta del todo inexplicable y absolutamente lamentable que haya políticos que busquen atajos para pagar menos, teniendo en cuenta que son ellos los que fijan qué impuestos debemos soportar los demás. Solo por esa indignante falta de ejemplaridad creo que es exigible, como mínimo, la dimisión si están en activo, o la reprobación si están pasivos pero no dejan de incordiar con su altanería, su chulería y por esa sensación de impunidad con la que el poder que tienen o tuvieron les hace actuar.

Don Josemaría, de momento, no presenta problemas de fiscalidad con los paraísos fiscales, pero sí con la Agencia Tributaria, que para el caso es lo mismo. La Agencia Tributaria ha impuesto a José María Aznar una multa de 70.403,96 euros y le ha obligado a abonar una liquidación complementaria de 199.052,19 euros por diversas irregularidades fiscales cometidas en los ejercicios 2011 y 2012. En total, la inspección abierta al ex presidente del Gobierno se habría saldado con el pago de 269.456,15 euros. El expresidente utilizó la misma trampa que Juan Carlos Monedero, es un decir, y declaró sus ingresos a través de la empresa familiar Famaztella S.L. (Familia Aznar Botella. Su razón social es ´la explotación de los derechos de propiedad intelectual en todas sus manifestaciones: libros, escritos, discursos, alocuciones, conferencias y otras análogas´), para pagar la mitad de tributos, aun a pesar de que este gran gurú haya asegurado en su trayectoria al frente del Gobierno que ´el fraude fiscal causa una grave injusticia y un inmenso daño social´.

La noticia la ha desvelado Okdiario, el periódico de Eduardo Inda, que asegura que la investigación abierta contra el expresidente ha enturbiado aún más su relación con el Ejecutivo de Mariano Rajoy. Montoro recibió a Aznar en su despacho, allí, supongo, hablarían del problema (¿el ministro recibe a todos los españoles que defraudan al Fisco?) y se ha filtrado de esa visita lo que sigue: ´No me puedo creer que los míos me hagan esto´, espetó Aznar a Montoro. Montoro le replicó: ´¡Yo no me puedo creer que uno de los nuestros haya hecho algo así!´. Con la creación de Famzatella el matrimonio Aznar-Botella pagaba sus impuestos con un tipo impositivo del 25% a través del Impuesto de Sociedades. Sin embargo, Hacienda determina que al tratarse de ingresos profesionales deben tributar a través del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). En su caso, el tipo impositivo ronda el 50% porque ingresan más de 200.000 euros anuales. ¡Vaya con el señor Montoro!, porque ¿cómo va a pagar Aznar impuestos como persona física si se cree un semidiós? Pero por otra parte debemos considerar que un tipo como Aznar, que intenta engañar a Hacienda, debe perder todos sus derechos como expresidente del Gobierno.

Un noticia tan sabrosa como la que estamos comentando, las irregularidades fiscales de Aznar y de su trampas para defraudar, es primera plana de cualquier medio de comunicación, salvo de TVE, nuestra televisión, la televisión que pagamos todos los españoles. El Consejo de Informativos ´deplora y considera de extrema gravedad´ la ausencia de la noticia y recuerda que ´un acontecimiento muy similar protagonizado hace meses por Juan Carlos Monedero y que entonces sí abrió nuestros telediarios´ y con qué extremos. ´No considerar noticia el hecho de que un ex presidente del Gobierno cometa irregularidades fiscales solo puede explicarse desde una absoluta falta de respeto a nuestra profesión´.

Una vez más encontramos en nuestros telediarios el doble rasero que siempre favorece al gobierno o al partido que lo sustenta. Y en esta situación es obligado recordar que los responsables editoriales que han cometido esta nueva manipulación fueron nombrados para ejercer dicha responsabilidad sin tener en cuenta su trayectoria o capacidad profesional. Probablemente por eso, por su falta de profesionalidad y trayectoria, solo pueden poner su trabajo mercenario al servicio de intereses que no son los de la sociedad a la que todo periodista se debe.

_________________________________

En la gacetilla de mañana hablaremos de MARHUENDA, EL COMISARIO.

Anuncios